En Actualidad

Revisitar la Colección del Reina Sofía en su reapertura


Poco a poco los museos y fundaciones españolas van recuperando una cierta normalidad y abriendo sus puertas. A partir del sábado los tres grandes museos nacionales volverán a hacerlo, casi tres meses después. El Museo del Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía lo harán el próximo sábado con todas las garantías higiénico-sanitarias para una visita segura, con circulación reglada y aforo reducido. Los tres museos tendrán acceso gratuito durante todo el fin de semana para que los aficionados al arte puedan admirar con tranquilidad las colecciones permanentes de estos templos del arte.


El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ha elegido bajo el hastag  #ElReinaEnCasa>>>>>>>#ElReinaEsTuCasa. Después de recorrer el itinerario al que se podrá acceder en los próximos días tengo la impresión de que la empatía y otro modo de interactuar con los aficionados al arte, tanto por el esfuerzo en adaptar un espacio tan grande, con la señalética adecuada, y con una circulación regulada que velará por la seguridad de trabajadores y del público, va a permitir el descubrimiento o el reencuentro  con ese conjunto de obras maestras de su colección, que se exhiben en muchas de las salas de la planta segunda, en el jardín y en el claustro o en la muestra temporal de Jorg Immendorff. El precio de la entrada se reduce a 5 euros, se mantienen las franjas horarias gratuitas y los horarios, aunque ahora además de los martes se cerrará los domingos por la tarde.

Progresivamente se irán abriendo diferentes espacios del museo como la Biblioteca y el Centro de Documentación, que reducirá su aforo a un tercio del aforo máximo y dará prioridad a usuarios especializados en arte contemporáneo o investigadores, entre otras medidas; nuevas salas de la Colección permanente; y las exposiciones temporales Musas Insumisas o la de Ignacio Gómez de Liaño. En las terrazas de Nouvel también se verán  las piezas de Cristina Iglesias, Calder y Antoni Miralda que allí se exhiben, mientras que la de Mario Merz en el Palacio Velázquez del Retiro abre este fin de semana con un máximo de 108 personas al mismo tiempo.

Muy probablemente la reducción del aforo a un tercio, con un máximo de 938 personas cada día, que será controlado con un sistema automático que posibilita conocer en tiempo real cuántos visitantes están en el edificio Sabatini,  va a suponer una experiencia más personal al contemplar en el jardín las esculturas de Miró, de Calder y de Chillida, sin agobios ni prisas y con el distanciamiento social adecuado. Y después ir al claustro y admirar esa instalación escultórica de Juan Muñoz, Lo ví en Bolonia, a través de ocho columnas y esa figura sin piernas que revela un efecto de ilusionista, antes de acceder a esa especie de capilla en la sala que reúne dos obras de Richard Serra: Inversión (2001) y sobre todo Igual-paralelo:Guernica-Bengasi (1986), con esos cuatro bloques en acero cortén donde el escultor norteamericano experimentó con el espacio y la forma.

Ya en la segunda planta, la mayoría de salas abiertas al público con aforos limitados y debidamente señalizados, se podrán disfrutar de muchas de las pinturas y esculturas más emblemáticas de la Colección del Reina Sofía en un recorrido más íntimo que interactúa con el espectador y tener una experiencia estética cercana con ese conjunto de piezas, reforzada si se desea por el equipo de mediadores e informadores para una atención personalizada. Gracias a los códigos QR dispuestos en las salas los visitantes con sus móviles o tabletas tendrán la posibilidad de acceder a más información y contextualizar lo visto para un mejor aprovechamiento de la misma.

En el recorrido por estas salas una vuelta a la emoción estética con las salas de Modernidad. Progreso y decadentismo, con esas obras de la época azul y rosa de Picasso o de Ramón Casas; El surrealismo, entre lo popular y lo moderno; La nueva figuración. Entre clasicismo y sobrerrealidad, con esos dos soberbios dalís de 1925 y Un mundo de Ángeles Santos; los dos espacios dedicados a Cubismos y experiencias de la modernidad, con ese conjunto de piezas de Braque, Picasso, Léger o Lipchitz, entre otros.

Y continuar con la sala dedicada a Salvador Dalí y Óscar Domínguez; la de Julio González: el dibujo en el espacio, con esas formas de Picasso en Mujer en el jardín, la Dafne de Julio González, una escultura de Gargallo, otra de David Smith y esas pequeñas máscaras y cabezas de Julio González, maestro de la escultura; la pintura y antipintura en la obra del mejor Miró; y cómo no todos los dibujos preparatorios de Guernica, la escultura de La dama oferente, y Guernica, cuya contemplación con un aforo limitado a 30 personas va a permitir una experiencia  sosegada, que repare en los muchos matices de esta obra de Picasso. Sin duda, una visita estimulante para los sentidos y para recuperar el valor que tienen las colecciones permanentes como las de este museo.

Dentro del programa de mediación autónoma Como la palma de mi mano, el Reina Sofía ha diseñado unos recorridos presenciales con mediador de unos 20 minutos de duración, para ser realizados por los públicos que lo demanden con la presencia física de un mediador/a, tanto de forma individual como por unidad familiar. Estos recorridos estarán disponibles para Guernica, Richard Serra, el jardín del Museo y la muestra de Immendorff. Junto a este paseo habrá otros recorridos presenciales autónomos en línea realizados por aquellos que quieran usar dispositivos móviles.

El Museo Reina Sofía tiene previsto abrir en julio el Palacio de Cristal del Retiro, con la obra de Petrit Halilaj. A finales de ese mismo mes podrá verse en el edificio Sabatini la exposición dedicada a Concha Jerez y ya en septiembre se presentarán dos exposiciones de arte sonoro: Disonata y Audiosfera. En octubre, después de que cierre la exposición de Mario Merz, será el turno de exhibir la obra de Anna-Eva Bergman en el Palacio de Velázquez. Y dentro del contexto del programa Fisuras se presentará una muestra de El Niño de Elche. Si la situación lo permite y no surgen nuevos imprevistos, el noviembre se inaugurará la exposición temporal dedicada a Piet Mondrian y De Stilj, quizá la más esperada de esta temporada. Julián Hernández

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search