En Actualidad

Una tabla de Francesco Francia para el Prado

El Ministerio de Cultura y Deporte ha adquirido, con destino al Museo Nacional del Prado, un San Francisco de Asís del pintor boloñés, por 70.000€. Se trata de la primera pintura de este artista en un museo público español, ya que hasta la fecha solo nuestra primera pinacoteca poseía una obra atribuida a sus hijos Giacomo y Giulio. Procede de una colección particular española.


Las colecciones de pintura italiana del Prado tienen un nuevo inquilino. Se trata de un óleo sobre tabla de Francesco Francia (Bolonia, hacia 1450-1517) que representa a San Francisco de Asís, curiosamente con una iconografía poco habitual pues no aparece barbado. La compra resulta del todo interesante, pues añade un nuevo nombre a la nómina de artistas a caballo entre el Quattrocento y el Cinquecento presentes en nuestras colecciones públicas. De hecho, son escasísimas sus obras en la Península, pues la nómina se reduce a un San Sebastián en una colección particular madrileña. Fue publicado en el catálogo de la exposición Tesoros de las colecciones particulares madrileñas: pintura desde el siglo XV a Goya que se celebró en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1987. También la Biblioteca Nacional de Madrid posee un dibujo suyo en el que aparece representada la Virgen María (Dib/16/42/14).

Por lo que se refiere a los demás géneros en los que trabajó, se conocen dos medallas en bronce atribuidas a su círculo y conservadas en el Museo Lázaro de Galdiano de Madrid. La primera representa a Bernardo de’ Rossi y está fechada en 1519, mientras que la segunda efigia al cardenal Francesco Alidosi y se fecha hacia 1520. Finalmente, el Prado posee una tabla fechada en 1518 con San Jerónimo, Santa Margarita y San Francisco (P143) que se atribuye a sus hijos Giacomo y Giulio y que ingresó en el Museo de la Trinidad en 1859 procedente del Colegio de San Clemente de Bolonia.

Pintor, orfebre y medallista activo en la ciudad de Bolonia, el estilo de Francesco Francia bebe directamente de Perugino y, en sus obras más tardías, de su discípulo más aventajado, Rafael. De su faceta como pintor se conservan numerosos ejemplos en Italia, a los que se suman otros en museos europeos como la National Gallery de Londres, que posee, entre otros, un retrato de Bartolomeo Bianchini y una imponente Santa Ana con la Virgen y el Niño y santos; o la Gemäldegalerie de Berlín, que cuenta una Virgen con el Niño y San Juanito.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search