En Mercado

Millares y Domínguez, entre canarios anda el juego en Durán

Una acuarela y un gouache serán las piezas destacadas en la cita del 28 de marzo


(Si quiere ver los resultados de la subasta, pulse aquí)

 

No estamos hablando de piezas verdaderamente importantes –aviso desde el inicio para los lectores-, pero sí son especialmente interesantes para los coleccionistas que no llegan al nivel económico de sus grandes obras, que en ambos casos suben ya a costosas cifras de seis dígitos.

Manolo Millares (1926-1972) es conocido por sus arpilleras, de raíz indígena pero de significación universal; su abstracción en tonos grises, negros y rojos, queda atrapada fundamentalmente por el horror, es desgarrada, agujereada, cosida, recosida y traspasada por el vacío, y apenas dejar percibir nada más allá de sí misma. Tremenda definición del hombre. Pero no fue así al inicio, como en el Génesis. Antes, un mundo plagado de imágenes infantiles, ingenuas sí se quiere, que poco a poco se va oscureciendo. El puerto (acuarela, 52,5 x 65,5 cm; lote 214), fechada en 1953 y comprada directamente en el taller del artista por el actual propietario, nos habla precisamente de ese mundo feliz, con algún eco incluso del primigenio de Torres-García. Se piden unos no fáciles -me temo-,10.000 euros.

Este tipo de piezas no son lo más buscado de su mano, por la sencilla razón que no muestran su reconocible e inconfundible estilo; en ese sentido, me parece que son, o pueden ser, un complemento muy atractivo para aquellos coleccionistas que ya tenga algo típico suyo, para ilustrar la evolución del canario. Y así, en el mercado no suelen alcanzar precios excesivamente altos. Así, recuerdo que Segre vendió en julio de 2008, poco antes del estallido de la crisis, un muy buen Dibujo nº 3, 1954 (tinta/papel, 47,8 x 57,5 cm), una especie de enterradores con un féretro que avanza por la ciudad negra, por 12.000 euros, y su similar Dibujo nº 7, Castañera, 1954 (tinta, 53 x 45 cm), alcanzó los 13.000; lamentablemente, en febrero de 2012, en plena crisis aún, se vendió el primero de ellos en la misma sala por apenas 6.500 euros… En junio d e2011, Fernando Durán remató por 4.750 euros un mucho más sencillo Rejoneador (serie Toros), 1953 (gouache, 61 x 45 cm)…

Del otro importante canario, Óscar Domínguez (1906-1957), sale a pujas un interesante gouache sobre cartón titulado Femme allongée, 1948/50 (30,6 x 24,4 cm, lote 215), con ese lenguaje suyo simplificado, de herencia tardocubista, pero que funciona a la perfección. Con certificado de autenticidad de Ana Vázquez de Parga (13 de junio de 2017), pertenece a ese grupo de piezas que gritan casi la alegría de vivir –herencia picassiana de Dinard-, que hablan de una vida feliz y hasta cierto punto cómoda, idílica, la que no vivió.

15.000 euros se piden por el cartón, un precio más que razonable. Tengamos en cuenta, por ejemplo, que el pequeño pero fino Le cerf-volant, 1950 (O/L, 41 x 27 cm), se vendió en Christie’s París en junio pasado por 45.000 euros (ver); que en Tajan en diciembre de 2017 Sans titre, c. 1950 (O/L, 16 x 22 cm) se quedó en los 14.300 euros (ver), mientras otro Sans titre, c. 1950 (O/L, 14 x 18 cm) subió hasta los 19.500 euros (ver); y que un mes antes, Ansorena había adjudicado su potente Revólver, 1949 (gouache/papel, 43,9 x 29,9 cm) por 17.000 euros.

Avancemos porque la otra pieza importante es el lienzo de Julio Le Parc, Alchimie 96, 1990 (A/L, 80 x 80 cm; 219), de su serie Alquimias. Algo ha debido ocurrir por la pieza porque salió a pujas en noviembre pasado por 8.000 euros y subió hasta los 11.000 euros, como comentamos en nuestro artículo de remates de aquella sesión (ver). Problema quizá de impago, la obra sale de nuevo a pujas por el mismo precio, 8.000 euros, y suponemos que subirá alguna puja, en buena lógica aunque no esté ya el comprador anterior.

Por último, dos autores más, interesantes en su producción, con cotizaciones lo suficientemente bajas a día de hoy como plantearse su compra como inversión, pues su calidad es más elevada que su precio. De Francisco Farerras, se ofrecen Sin título, 1994 (Tm/T, 29,5 x 22,5 cm; 217), por apenas 800 euros, y Sin título, 1987 (Tm/T, 100 x 100 cm; 218), por 3.500 euros. Y de Bonifacio (Alonso), cuatro tristes lienzos, plenos de vapores de alcohol y ennegrecidos ya por las sombras de su muerte, realizados dos en 1985 (ver y ver), 1986 (ver) y 1987 (ver), por precios entre 850 y 3.500 euros. Daniel Díaz @Invertirenarte

Manolo Millares. El puerto, 1953. Salida: 10.000 euros
Manolo Millares. El puerto, 1953. Salida: 10.000 euros
Francisco Farreras. Sin título, 1994. Salida: 800 euros. Remate: 900 euros
Francisco Farreras. Sin título, 1994. Salida: 800 euros
Óscar Domínguez. Femme allongée, 1948/50. Salida y remate: 15.000 euros
Óscar Domínguez. Femme allongée, 1948/50. Salida: 15.000 euros
Bonifacio. Sin título, 1985. Salida: 3.500 euros
Bonifacio. Sin título, 1985. Salida: 3.500 euros
Julio Le Parc. Alchimie 96, 1990. Salida: 8.000 euros. Remate: 15.000 euros
Julio Le Parc. Alchimie 96, 1990. Salida: 8.000 euros
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search