En Actualidad

El arte que viene en 2022


Picasso, Turner, Carraci, Miró, Paula Rego, Alejandra Riera, Teresa Lanceta, Ellen Gallagher, Jean Paul Gaultier, Dubuffet, Alex Katz, La Ribot, Chiara Fumai  o Agustín Ibarrola son algunos nombres propios del primer semestre que acabamos de comenzar, junto a otras más transversales como el trampantojo, el fauvismo, el surrealismo o los grandes fotógrafos españoles como Jorge Ribalta o Pérez Siquier completan un panorama artístico potente, a pesar de la incertidumbre de la pandemia, que se unen a la 41 edición de ARCO (del 23 al 27 de febrero) y la apertura de la 59 Bienal de Venecia (del 23 de abril al 27 de noviembre), en la que Ignasi Aballí presentará su propuesta Corrección en el Pabellón de España.


El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza abre el 2022 con Hiperreal. El arte del trampantojo (del 16 de marzo al 22 de mayo), en la que propone una revisión del género a través de un conjunto de obras de alta calidad para poner en evidencia los temas más representativos de la pintura de caballete, con un arco cronológico amplio, del siglo XV hasta el XXI. Posteriormente, desde el 14 de junio al 11 de septiembre, una retrospectiva de Alex Katz (Nueva York, 1927), una de las principales figuras de la historia del arte americano del sigo XX y precursor del arte pop, que todavía sigue en activo. La instalación reunirá una treintena de óleos de gran formato, acompañados de algunos estudios, que permitirá realizar un recorrido por los temas habituales de Katz: sus retratos en solitario, duplicados y de grupo, alternados con sus flores y paisajes de vivos colores y fondos planos.

El programa expositivo del Reina Sofía arranca con De Posada a Isotype, de Kollwitz a Catlett, que, a partir del 22 de marzo, mostrará al público la evolución de diferentes medios gráficos como el grabado en madera, el linóleo y la litografía y su uso con fines políticos en la primera mitad del siglo XX.

Desde el 7 de abril el Palacio de Cristal del Parque del Retiro acogerá la mayor intervención realizada hasta la fecha en Madrid por Carlos Bunga (Portugal, 1976). A estas dos se sumarán tres muestras diferentes, la de Alejandra Riera, Jardín de las mixturas. Tentativas de hacer lugar 1995-2022; Giro Gráfico: Como en el muro la hiedra retoma también el arte gráfico.

Reunirá una amplia selección de materiales que abordan las prácticas colectivas que visibilizaron las demandas sociales de movimientos como el feminismo, la defensa de los derechos indígenas o la memoria de las víctimas de las dictaduras en Latinoamérica; y la última de este semestre será la dedicada al artista español Néstor Sanmiguel (1949) en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro, a partir del 2 de junio.

Por lo que respecta al Museo del Prado, cabe destacar la presencia de nombres contemporáneos a lo largo de este 2022. Quizá el que más sorprenda sea  Fernando Zóbel, «un pintor que dibujó mucho en este museo» –según Miguel Falomir– y cuyos cuadernos se expondrán a partir de noviembre.

También en el penúltimo mes del año, la pinacoteca se sumará al 50 aniversario de la muerte de Picasso con una exposición comisariada por Carmen Jiménez, donde las copias del malagueño convivirán con algunas pinturas de El Greco. Meses antes, en mayo, Pilippe Parreno reconstruirá La Quinta del Sordo mediante un montaje audiovisual que se presentará junto a la sala de las Pinturas Negras de Goya.

Sin embargo, las grandes apuestas de la temporada serán Annibale Carraci y Luis Paret y Alcázar. Del primero se prepara una selección de pintura mural excepcional en colaboración con el MNAC de Cataluña y el Palacio Barberini de Roma para marzo. Y el 24 de mayo se inaugura la primera monográfica de Paret en el Prado, donde la comisaria Gudrun Maurer reunirá cerca de medio centenar de pinturas, además de dibujos y grabados.

Desde el 18 de febrero se podrá ver en la Fundación Juan March de Madrid la primera retrospectiva en España de Bruno Munari (Milán, 1907-1998), un artista multidisciplinar especialmente conocido por ser una de las figuras más importantes del diseño y de la comunicación visual del siglo XX.

Munari buscaba la esencia del arte y del diseño en el equilibrio entre el rigor y la levedad, sirviéndose siempre del juego, del humor y de la ironía. La muestra incluirá desde sus primeros trabajos vinculados al futurismo y al diseño gráfico, hasta sus últimas experimentaciones de los años noventa.

Y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde mediados de febrero la exposición Picasso. Rostros y figuras, que reúne alrededor de 60 piezas, entre pinturas y esculturas, para abordar su faceta como retratista.

La Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid ha programado varias exposiciones. En la  sala de Alcalá 31 se expondrá una muestra dedicada a La Ribot, entre febrero y abril, que incluirá obra en vivo y las instalaciones de obra permanente en las que combina cine y danza, y danza y video. Y la segunda en el mismo espacio, de mayo a julio, permitirá disfrutar de la singular obra de Guillermo Mora. En la sala del Canal de Isabel II habrá dos propuestas, la de la fotógrafa Vari Caramés, en la que se explora la importancia de lo cotidiano, y una posterior de mayo a julio con las imágenes de Aleix Plademunt, una reflexión sobre nosotros y nuestro entorno.

La Fundación Mapfre en Madrid seguirá apostando por exposiciones pictóricas como El gusto francés y su presencia en España (siglos XVII al XIX), junto a una amplia muestra dedicada al fotógrafo Jorge Ribalta, y más tarde a uno de los grandes renovadores de la fotografía española como Pérez Siquier y otra a la originalidad de Paolo Gasparini y sus fotolibros.

La Fundación ‘la Caixa’ en Caixaforum Madrid continúa con Tattoo. Arte bajo la piel hasta abril, aunque previamente presentará en febrero la exposición Cine y moda. Por Jean Paul Gaultier, y ya en mayo dedicará una gran muestra dedicada al Cómic, un género que cada vez cuenta con mayor interés entre el público.

La Casa Encendida seguirá ofreciendo propuestas como Fantástico interior y Generación 2022, aunque su proyecto más destacado en el primer semestre quizá sea Poemas que nunca mostraré. Chiara Fumai 2007-2017, una retrospectiva en torno a la artista romana que nos acercará a la producción más performativa de la creadora, fallecida prematuramente en 2017.

En el Museo Nacional de Arte de Catalunya continúa la muestra dedicada a Antoni Gaudí. Su gran apuesta de primavera, en colaboración con la Tate, será la exposición de Turner, que coincidirá en el tiempo con una selección de obras de artistas catalanes presentes en la colección del museo con foco en la naturaleza. Además se podrá contemplar una muestra, organizada en colaboración con el Museo del Prado y el Palazzo Barberini de Roma, que reúne por primera vez desde su dispersión las pinturas que realizó Anibale Carracci para la Capilla Herrera de Roma.

El Museo Picasso de Barcelona, a partir del 5 de abril, ofrecerá La época azul en la colección [estudio científico], en la que se examinará los diferentes aspectos de las obras de ese importante período en la trayectoria picassiana, desde el proceso creativo, los materiales constitutivos y la distribución de las capas de color hasta la contextualización y la interrelación entre obras del mismo período o de períodos anteriores, en el caso de las telas reutilizadas, pasando por las estrategias de conservación.

La Fundació Joan Miró de Barcelona continúa exhibiendo hasta el 6 de marzo El sentido de la escultura.  A finales de marzo presentará Miró. El legado más íntimo, proyecto que dará a conocer uno de los ángulos menos conocidos de Joan Miró, su faceta como coleccionista de su propia obra, que a su vez se tradujo en tres colecciones muy personales, la suya, la de Pilar Juncosa y la de su hija  Dolors, abarcando un largo período de su sendero creativo. 80 obras producidas desde 1910 a 1976.

Por último, en la primera parte de la temporada del MACBA se puede destacar la muestra Teresa Lanceta. Tejer como código abierto, que se abrirá al público el 8 de abril, y en la que han seleccionado obras de la creadora barcelonesa, quien a principios de los años setenta tomó la decisión de tejer como medio de expresión artística, forzando los límites de la comprensión de lo que se considera o no se considera arte.

Caixaforum Barcelona presentará, tras su éxito en el Museo Thyssen, La máquina Magritte, a la que seguirá Tattoo. Arte bajo la piel. En CosmoCaixa sigue el proyecto expositivo que tiene como centro a Nicola Tesla. El genio de la electricidad y posteriormente se podrán ver dos exposiciones muy relevantes: El sol. Viviendo con nuestra estrella y Micrarium.

El KBr Centro de Fotografía de la Fundación Mapfre en Barcelona empieza la temporada con Lee Friedlander y Adolf Mas. Los ojos de Barcelona. Y a partir de junio presentará una antológica de Bleda y Rosa, que reunirá gran parte del corpus fotográfico de María Bleda y José María Rosa, en esa original dialéctica entre paisaje, territorio e historia. Junto a esta muestra se podrá contemplar Resonancias-Colección Fundación Mapfre.

El Museo Guggenheim Bilbao, que en 2022 cumple su 25 aniversario, ha programado una programación ambiciosa para el primer semestre, que arranca con Del fauvismo al surrealismo. Obras maestras del Museo de Arte Moderno de París, que podrá admirarse desde febrero a julio, a la que seguirán otra dedicada a Jean Dubuffet, y posteriormente, ya en abril, Motion. Autos, Art, Architectur, comisariada por Norman Foster, que analizará la relevancia del automóvil en relación con la historia del arte y el diseño del siglo pasado.

Por su parte el Museo de Bellas Artes de Bilbao, está acometiendo la ampliación de sus instalaciones según el proyecto Agravitas, de los arquitectos Norman Foster y Luis María Uriarte. Y de su programación expositiva del primer semestre cabría mencionar los siguientes proyectos: Itinerarios, que reunirán  un conjunto en torno a maestros clásicos y contemporáneos de la propia colección; Puntos de vista, Cuerpos, que alternan piezas de la colección con videos que interpretan dichas obras; el Guernica de Agustín Ibarrola, un mural de gran significación histórica y artística creado por el autor bilbaíno en 1977 como reinvidicación de la obra homónima de Picasso; y Los Arrue en París, dentro de la sección La obra invitada.

El Centro Botín en 2022 sigue manteniendo hasta el 6 de marzo la exposición Thomas Demand: Mundo de papel y ya en primavera presentará, desde el 14 de abril hasta el 11 de septiembre, la muestra de Ellen Gallagher (Providence, Rhode Island, EE.UU, 1965), con pintura y obra sobre papel, así como tres instalaciones fílmicas junto al artista neerlandés Edgar Cleijne. Posteriormente ha organizado Estate, la producción como dibujante de Juan Muñoz, donde a través de 200 obras se podrá contemplar su evolución en esta disciplina artística, algunos como bocetos de esculturas y otros muy cuidados que tienen rango propio.

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) ha diseñado un programa  ambicioso, entre los que cabría mencionar Final de partida. Jordi Teixidor (del 3/02 al 05/06), en la que indaga sobre la fisicidad de la pintura; Annie y Josef Albers. El arte y la vida, dos pioneros de la modernidad del siglo XX; Anna Boghiguian, primera monográfica de la artista egipcia en nuestro país, que estará abierta del 10 de marzo al 4 de septiembre; una dedicada a Zanele Moholi (a partir del 6 de abril); y el planteamiento matérico y filosófico de Mar Arza (del 26/05 al 16/10).

El Museo Picasso Málaga continúa exhibiendo la magnífica exposición de Brassäi y ya en febrero inicia su programación de 2022 con Cara a cara. Picasso y los maestros antiguos  (22 febrero – 26 junio 2020),  en la que obras de El Greco y Zurbarán, entre otros maestros, dialogan con las de Pablo Picasso para descubrir los vínculos existentes entre estos grandes creadores. Posteriormente ha organizado una retrospectiva de Paula Rego (26 abril – 21 agosto 2022) para acercar el trabajo y la historia de una artista con una vida extraordinaria, enmarcada en la personal naturaleza de gran parte de su obra y en el contexto sociopolítico en el que está arraigada. Paula Rego (Lisboa, 1935), que reside y trabaja en Londres desde su juventud, ha redefinido el arte figurativo y revolucionado la forma en la que se representa a las mujeres. Las relaciones de poder, la mitología y la sexualidad son temas habituales en su obra.

Por su lado, los Museos de Málaga en los que se integran el Museo Casa Natal Picasso, el Centro Pompidou Málaga y la Colección del Museo Ruso ofrecerán durante el primer semestre, si la situación de pandemia lo permite, los siguientes proyectos: en la Casa Natal una muestra finales de abril de Yukimasa Ida; en el Museo de Arte Ruso entre los meses de mayo y junio se abrirán al público las dos muestras anuales: San Petersburgo Imperial/Color rojo, así como dos temporales el cosmismo ruso y otra dedicada a Aleksandr Golovin. En Sevilla, el Museo Bellas Artes sigue rindiendo tributo a Valdés Leal con una monográfica que rememora el cuarto centenario de su nacimiento (hasta el 27 de marzo).

En el puerto de A Coruña sigue hasta finales de febrero la muestra Untold Stories (Historias no contadas), que reúne las fotografías más personales de Peter Lindbergh (1944-2019), que fueron seleccionadas por él como comisario pero que no llegó a ver expuestas en ninguna de las sedes previstas. Y en la misma ciudad la Fundación Barrié acogerá, desde el 12 de marzo al 19 de junio la exposición Textiles de Artistas, organizada por el Museo Textil y de la Moda de Londres, que incluirá más de un centenar de piezas de algunos de los principales movimientos artísticos (fauvismo, cubismo, abstracción, surrealismo y arte pop) y de autores tan importantes como Picasso, Matisse, Miró, Henry Moore, Dalí, Léger, Warhol, Ben Nicholson y Damien Hirst, entre otros.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search