En Actualidad

Chus Burés diseña un brazalete inspirado en ‘La Anunciación’ de Fra Angelico

El diseñador de joyas rinde homenaje a esta obra maestra del Museo del Prado con una pieza que recuerda la compleja restauración de la tabla en 2019, especialmente las plumas de oro y pavo real que aparecieron bajo los repintes del arcángel Gabriel. Ala de ángel quiere ser una “memoria” del Bicentenario, según su autor, y se ha creado en exclusiva para la tienda del Museo.


Cuando Almudena Sánchez, restauradora del Museo del Prado, acometió en 2018 los trabajos de limpieza y rehabilitación de La Anunciación de Fra Angelico, no imaginaba que iba a encontrar unas alas completamente distintas a las que presentaba entonces el ángel. Al parecer, la tabla sufrió en fecha indeterminada graves daños en el soporte y Jerónimo Seisdedos tuvo que restaurarla en 1943, retocando con acuarela las pérdidas sobre la capa pictórica y dejando los viejos repintes al óleo.

Sánchez pensó entonces que algo no le cuadraba en esas alas, ajenas al estilo del artista del Quattrocento y al resto de sus Anunciaciones. Por eso acordó con el director Miguel Falomir recuperar el trazo original del maestro. Primero descubrió en la espalda de san Gabriel una partícula de oro y, más tarde, al levantar el repinte opaco, fueron apareciendo decenas de plumas de oro con diferentes sombras y tonalidades. También emergió alguna pluma de pavo real pintada por Fra Angelico en los extremos de las alas, si bien apenas se han conservado leves tonos verdes y azules.

Este hallazgo de las plumas en La Anunciación ha sido el punto de partida de Chus Burés a la hora de concebir su joya, fabricada en latón y después dorada. Los dibujos preparatorios de la pieza demuestran cómo desde el principio el diseñador tuvo claro que sería una pulsera que “abrazaría con sus alas la muñeca” y que recordaría la perfección técnica y la elegancia de esas plumas pintadas una a una con tanto esmero.

“Hemos querido huir de reproducir el ala tal cual, buscábamos algo más futurista… Pensemos que estamos hablando del Renacimiento, un arte que marca una diferencia con la época anterior”, explica el propio autor.

El resultado es una exclusiva pulsera de edición limitada que se ha creado a partir de un modelo 3D en un taller de orfebrería de Barcelona con el que Burés trabaja desde hace cuatro décadas. De esta forma, se ha podido reproducir fielmente el dibujo a mano creado por el autor para esta pulsera conmemorativa del Bicentenario del Prado.

No es la primera vez que el diseñador se inspira en una obra de arte para concebir sus joyas. Lo cierto es que desde sus inicios ha tenido una constante relación con el arte, tendiendo puentes hacia los diversos movimientos de vanguardia, desde el arte cinético de Le Parc, a las formas orgánicas de Barceló o la arquitectura imposible de Zaha Hadid (ver Portfolio publicado en ARS Magazine número 32).

El diseñador nació en Barcelona pero desde la década de los ochenta vive en Madrid. En su obra alterna la creación de piezas únicas como esta del Prado con objetos producidos en pequeñas series (como las que se exhibían en la Academia de San Fernando antes de la pandemia, que previsiblemente podrán verse durante el mes de junio).

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search