En Actualidad

Un san Luis de Francia de Juan de Mesa en Houston

La Galería Nicolás Cortés depositó el pasado mes de noviembre en el Museum of Fine Arts de Houston una talla en bulto redondo del escultor de origen cordobés afincado en Sevilla, Juan de Mesa. Fechada entre 1620-1627, procede de la iglesia del convento de san Francisco de Sevilla. Ahora, puede contemplarse rodeada de algunas de las pinturas de la colección de arte español del museo americano.


Hasta enero de 2021, el Museo de Houston cuenta con una invitada en sus salas: una talla del imaginero Juan de Mesa (Córdoba,1583-Sevilla, 1627) que fue dada a conocer el pasado año por la galería madrileña Nicolás Cortés. Ha sido estudiada por el especialista José Luis Romero Torres y reproducida con detalle en el volumen Seven Centuries of Spanish Art. From Barnaba da Modena to Julio Romero de Torres (Nicolás Cortés Gallery, 2019, pp. 130-133). Para su exhibición en Houston, la escultura se ha colocado en el centro de una de las salas de la colección permanente de pintura española, junto con la Cocinera de Velázquez, el Bodegón con fruta de Van der Hamen, la Virgen de la Anunciación de Murillo y otras pinturas de Ribera.

La talla, una pieza de gran calidad realizada en madera dorada y policromada de 177 x 90 x 75 cm, representa a san Luis Rey de Francia. El santo está viste atuendo militar a la española y porta en su mano un crucifijo, aunque en origen este elemento hubo de ser el cetro coronado con la flor de lis propio de los soberanos franceses. Perdido el cetro, la gran flor de lis que aparece labrada en la coraza permite identificar sin ningún tipo de dudas al personaje, que de otro modo podría haberse relacionado fácilmente con san Fernando. Aún con todo y precisamente para evitar esta confusión, ya en su momento se escribió en la peana y con letras capitales el nombre del efigiado.

Según Romero Torres, el hecho de tratarse de una escultura de bulto redondo parece indicar que fue la imagen titular de un retablo dedicado al santo. Para su creación, Mesa hubo de tener muy en cuenta la escultura orante de Guzmán el Bueno que su maestro Martínez Montañés labró entre 1609-1613 para el monasterio de san Isidoro del Campo en Santiponce (Sevilla).

La promoción del culto a san Luis en Andalucía durante el siglo XVII se produjo a través de dos vías: de un lado, su impulso por parte de la orden de los Jesuitas y la de la Tercera Orden de San Francisco; y por otra, la de la comunidad francesa residente en Sevilla, Cádiz y Málaga, los tres puertos de comercio más importantes del sur de España. Este corrió además en paralelo al de los otros dos santos militares, san Hermenegildo y san Fernando. En la elaboración de su iconografía durante la Edad Moderna, además de los modelos basados en estampas, en Sevilla contamos con las imágenes de artistas como Francisco Pacheco, el gran teórico andaluz del siglo XVII.

Tendiendo en cuenta todo lo anterior, ha sido posible identificar la escultura con la imagen que presidió la capilla de la Nación Francesa en la iglesia conventual de San Francisco de Asís, conocida como la Casa Grande, de Sevilla. Ahora, podrán disfrutarla hasta finales de enero de 2021 quienes visiten Houston, así como contextualizarla con otras obras creadas en la capital hispalense por aquellos mismos años, como la Cocinera de Velázquez (hacia 1620).

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search