En Mercado

Un bernini de Felipe IV en Barcelona



Ha vuelto a pasar. La historia del Caravaggio de Ansorena se repite, esta vez con un Bernini en La Suite que salía por 2.400 euros. El pasado jueves 25 de noviembre el lote 54 tenía que haber salido a subasta con el resto de piezas, pero apenas una hora antes de comenzar la licitación la casa catalana llamaba por teléfono a un pujador, lamentando que «El Ministerio lo había declarado inexportable y que el propietario lo había retirado para poder estudiarlo mejor».

Sin duda, habrá que analizar la pieza con detenimiento. Aunque todo indica que la pequeña figurilla –de bronce dorado al mercurio– no se trata de una representación de Vulcano de «Escuela italiana. Posiblemente Florencia. Siglo XVII-XVIII» que sigue los modelos de Pietro Simoni Pietro da Barga (activo en Florencia entre 1574-88), como figura en la ficha del catálogo; sino de la personificación del río Ganges que Bernini esculpió para la Fuente de los Cuatro Ríos de la Plaza Navona en Roma.

Lo cierto es que la calidad de la obra retirada habla por sí misma. Aparentemente se trata de una de las figurillas mutiladas de la versión de dicha fuente, propiedad de Patrimonio Nacional [10086546], que en tiempos recientes ha sido expuesta en Madrid y en Roma.

Parece que la escultura fue encargada a Gian Lorenzo Bernini a instancias del Papa Inocencio X, para que el cardenal Girolamo Colonna se lo regalase a Felipe IV en 1664. Así se infiere de que la reproducción en miniatura –que estuvo en el Despacho de la Torre Dorada del Alcázar de Madrid–, incluya las armas del monarca hispánico. Ya en el inventario del Alcázar de 1686 se describe en la Galería del Cierzo junto a las «Funciones de los papas» de Pietro da Cortona.

Esta exquisita pieza fue mutilada en el siglo XIX, privándole de las imágenes alegóricas que contenía. Hace tiempo que apareció el león de la taza, montado sobre una base de pórfido, que fue a parar casi por casualidad a las manos de un coleccionista de piedras italiano. No ha tenido la misma suerte el pujador que ahora ansiaba este río Ganges y que este jueves recibió la –para sí– funesta llamada de La Suite.

Con este bernini de Barcelona no ha habido, y seguramente no habrá, el revuelo que causó el Ecce Homo de Caravaggio… Las aguas proceden de otras fuentes y solo desearemos que el Estado sea capaz de recuperar tan significativa obra. Antonio Romero Dorado

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search