En Mercado

Segre, 275.000 euros por el Tàpies y golpe de efecto

De nuevo, muy buenas ventas en la esperada subasta de mayo, con un continuo goteo de lotes vendidos por encima de los 10.000 y 20.000 euros


 

Segre ha vuelto a demostrar que es una de las salas más potentes en nuestro panorama mercantil, en lo que a la venta de pintura se refiere.

Sólo en la cita de ayer, la casa del Viso facturó una cifra muy cercana al millón de euros; y de esta manera, produce el golpe de efecto deseado en el coleccionismo, necesitado de esperanza y de confianza en estos tiempos donde se atisban ya a lo lejos los nubarrones de una nueva etapa complicada…

La venta por antonomasia ayer fue, como era de esperar y comentamos en nuestro artículo de previos (ver), la de la efectista y grata pieza matérica de Antoni Tàpies, con sus grafismos habituales en rojo y blanco sobre negro jugando sobre la superficie rugosa de la arena que cubre dos tercios de la superficie, Má sobre negre, 1998 (pintura y materia/T, 114 x 146 cm; lote 202). Procedente de la galería Toni Tàpies de Barcelona, expuesta en el ARCO de 2000 en esa galería, y publicada en el Agustí (vol. 8, nº 7144, pág. 64, repr.), recibió dos pujas, la de los pedidos 210.000 euros, y la definitiva en la sala, de 230.000 euros, que con la comisión de la sala del 20,57%, iva ya incluido, sube a 277.311 euros. Enhorabuena por la venta.

Aunque sea casi una simple cita, me gustaría citar otros remates interesantes, de este mundo contemporáneo. El instante, 2012 de José María Sicilia, una bella tinta sobre papel japonés de 100 x 100 cm (244), que subió de 9.000 a nada menos que 12.000 euros, y que no dejan de sorprenderme. En esa cantidad, los 12.000 euros de la salida, se vendió también Nocturno. Homenaje a Erik Satie, 2001 (O y A/L, 200 x 200 cm; 190), de Orlando Pelayo. De 7.800 a 10.000 euros subió también Sin título, 1998 (A/L/T, 150 x 150 cm; 247), de José Manuel Broto. Buda, 2008 (hierro, pieza única, 68 x 30 x 42 cm; 245), de Xavier Mascaró, escaló también de los 5.000 iniciales hasta los 10.000 finales. 7.500 euros se ofrecieron por Composición VIII, 1958 (O/T, 88 x 65 cm; 221), de Gerardo Rueda; 7.000 euros por Atroido carnaval, 1984 (O/L, 115 x 149 cm; 230), de Antón Patiño; y 6.500 euros por Santo con dos asuntos en la cabeza, 1979 (pintura/cartón y madera, 174 x 87 cm; 231), de Antón Lamazares, y por Estudio para cuartetos prusianos nº 6, 1978 (tinta/papel, 100 x 70 cm; 222), de Elena Asins, por citar a vuelapluma sólo algunas de las ventas.

En el apartado internacional, vistos los remates internacionales de la pasada semana, manda el mercado de los fuegos artificiales. Nada menos que hasta 13.000 euros subieron las tres piezas de vinilo pintado Small lies. Brown, black and grey, 2017 (de tirada desconocida, 27,5 x 12,9 x 12,2 cm c/u; 262), de KAWS, que partieron de los 1.500 euros. El Ballon Dog (magenta), 2015 (porcelana metalizada) de Jeff Koons, ejemplar 1167 de una tirada salvaje de 2300 ejemplares, se adjudicó por nada menos que 9.500 euros. Y el papel de Sonia Delaunay, Project de Tissus (acuarela, 22,5 x 14,3 cm; 217), por 10.000 euros, desde los 7.000 iniciales.

Y ya que estamos con lo internacional, mencionemos dos increíbles. El primero, los 10.000 euros pagados por la Andrómeda (1929), 1991 (serigrafía con sello del Estate, 156/175, 113 x 77,5 cm; 337), de Tamara de Lempicka; hasta dónde llega el capricho de algunos coleccionistas, encantados con la exposición reciente que tuvo y dispuestos a pagar esas cifras por algo que ni vio ni pensó ni siquiera hizo la artista polaca. El segundo increíble fue la venta de todos los grabados del Equipo Crónica de la colección Kent, del 2000 al 2052, con buenos remates, facturando casi 80.000 euros; pocas veces se ve un cien por cien de ventas en un cuadernillo especial… ¡Enhorabuena también!

Retrocedamos, al paso del mundo antiguo a una cierta modernidad en lo que al paisaje hispano se refiere. Aquí, Benjamín Palencia volvió a demostrar que sigue siendo el autor de referencia. Su lienzo de 1951, El encinar de santa Teresa (O/L, 89 x 120 cm; 157), pasó de los 25.000 de la salida hasta unos ya interesantes 37.000 euros finales.

Pero no tomo es perfecto, y si seguimos retrocediendo a la generación anterior, y nos detenemos brevemente en el mundo finisecular, me temo que aquí pesan más los fiascos que las buenas ventas, sabiendo como sabemos ya que esta época tiene siempre ventas complicadas… Y es que fallaron la excepcional acuarela del gran José Tapiró: La fiesta de la Issawa, c. 1885 (48,5 x 69,5 cm; 110), que partía de nada menos que 90.000 euros y que fue declarada bien de interés catalán, inexportable; y los óleos de Joaquín Sorolla: ni La bendición del abuelo. Primera comunión, c. 1892 (O/L, 18,4 x 25 cm; 125), se vendió por la cifra inicial, 30.000 euros, como se dijo, ni su otra obrita, un pequeño óleo sobre cartón Moirinat, Cala de Ibiza, 1919 (19 x 24 cm; 112), por el que nadie ofreció los 50.000 euros pedidos.

Sin embargo, en el mundo asturiano, debemos mencionar dos buenas ventas. La primera, la de las Bañistas (O/L, 47 x 56 cm; 160), de Evaristo Valle, que mostraba una atractiva gama de variados tonos e verdes con pequeñas bañistas a modo de excusa, por los 25.000 euros pedidos. Y el somero Paisaje, 1900 (O/T, 26,5 x 33,5 cm; 164), de Darío de Regoyos, que también encontró comprador por los 13.000 euros de inicio.

En la siguiente liga de calidades de esa época, de Mariano Bertuchi, su buen Patio de Comares o de los Arrayanes. Alhambra de Granada, 1898 (O/L, 62 x 84,5 cm; 109) fue adjudicado a una puja previa por escrito por 13.000 euros, la salida. En ese mundo orientalista, también sobresalió la subida de Boabdil y Fátima (O/L, 60 x 50 cm; 130), de José Cruz Herrera, que pasó de 6.000 a 9.000 euros. Y buenas fueron también las ventas del Paisaje de Suiza (O/L, 28,5 x 58,8 cm; 117), de Martín Rico, por los 7.000 euros pedidos, y de El porquero, 1899 (O/L, 109 x 80,5 cm; 118), de Manuel Benedito, vendido también por los 10.000 euros iniciales. Por último, de Juan Luna se ofrecía un interesante Ciociaro (O/L, 45,5 x 38,4 cm; 111), firmado en Roma en 1884; esta vez la conexión filipina no funcionó, y a pesar de las expectativas de ventas, apenas pasó de 10.000 a 11.000 euros.

En la pintura antigua, muy gratas sorpresas. La primera y más llamativa fue la venta del San Jerónimo penitente (O/L, 111 x 92 cm; 77) de Francisco Collantes, por los 25.000 euros pedidos, más que cercano en los planteamientos al modelo de José de Ribera del Museo del Prado. Sorprendió, todo hay que decirlo, La Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago apóstol (O/L, 158 x 115 cm; 78), de Escuela española del siglo XVII, que subió de 2.800 a 10.000 euros, imaginamos que pujado por coleccionistas aragoneses.

Bastante interés hubo también en otras interesantes adjudicaciones. De 5.000 a 9.500 euros subió la Adoración de los pastores (O/L, 134 x 114,5 cm; 71), de Escuela española de finales del siglo XVII; por su pareja, la consabida Adoración de los Reyes Magos (72), en cambio, sólo pujó la salida el coleccionista perdedor del primer envite, y se adjudicó por 5.500 euros al otro coleccionista, en sala con un teléfono. Interesante fue también la puja del San Juan Bautista (O/L, 160 x 105 cm; 64), que la sala sacaba como Atribuido a Antonio Arias, y que en Ars Magazine lo hemos visto como un muy bello ejemplar salido de los siempre gratos pinceles de Juan Antonio de Frías y Escalante; varios coleccionistas debieron pensar en él o en alguien similar, pues fue pujado repetidamente desde los 1.500 euros iniciales hasta los 7.000 finales, ofrecidos por un teléfono.

Tras este breve repaso, muy por encima y sin apenas detenernos a valorar cada pieza vendida, creo que queda bastante claro ese golpe de efecto del que hablábamos al inicio. ¡Enhorabuena! Daniel Díaz @Invertirenarte

Antoni Tàpies. Má sobre negre, 1998. Salida: 210.000 euros. Remate: 230.000 euros
Antoni Tàpies. Má sobre negre, 1998. Salida: 210.000 euros. Remate: 230.000 euros
Benjamín Palencia. El encinar de santa Teresa, 1951. Salida: 25.000 euros. Remate: 37.000 euros
Benjamín Palencia. El encinar de santa Teresa, 1951. Salida: 25.000 euros. Remate: 37.000 euros
Atribuido a Antonio Arias (de Juan Antonio de Frías y Escalante). San Juan Bautista. Salida: 1.500 euros. Remate: 7.000 euros.
Atribuido a Antonio Arias (de Juan Antonio de Frías y Escalante). San Juan Bautista. Salida: 1.500 euros. Remate: 7.000 euros
José María Sicilia. El instante, 2012. Salida: 9.000 euros. Remate: 12.000 euros
José María Sicilia. El instante, 2012. Salida: 9.000 euros. Remate: 12.000 euros
Evaristo Valle. Bañistas. Salida y remate: 25.000 euros
Evaristo Valle. Bañistas. Salida y remate: 25.000 euros
Tamara de Lempicka, Andrómeda, 1929 (edición del Estate, de 1991). Salida: 5.000 euros. Remate: 10.000 euros
Tamara de Lempicka, Andrómeda, 1929 (edición del Estate, de 1991). Salida: 5.000 euros. Remate: 10.000 euros
Francisco Collantes. San Jerónimo penitente. Salida y remate: 25.000 euros
Francisco Collantes. San Jerónimo penitente. Salida y remate: 25.000 euros
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search