En Mercado

Los dibujos españoles de la Colección Apelles, en Sotheby’s

Desde principios de la década de 1990, el arquitecto chileno Carlos Alberto Cruz formó una de las colecciones privadas más importantes de dibujo español de los Siglos de Oro. Ahora, Sotheby’s pone a la venta 26 de ellos en sendas subastas celebradas ayer y hoy en Londres. La calidad de algunos de ellos y la presencia de nombres de referencia como Fabrizio Castello, Francisco de Herrera el Viejo, Juan Valdés Leal o Luca Giordano suman interés a esta subasta.

 


La vocación con la que nació la Colección Apelles –que engloba no solo dibujo sino también pintura– quedó de manifiesto por su propietario, el arquitecto chileno Carlos Alberto Cruz Claro (1939), cuando una parte de ella se expuso en 2002 en el Museo de Bellas Artes de Asturias de Oviedo. En su texto de presentación de la muestra, que se tituló Dibujos Españoles del Siglo de Oro. The Apelles Collection, este señalaba: “Parecía un disparate, o una presunción, tratar de formar una colección de dibujos –españoles del Siglo de Oro– hoy día […]. Resultó sorprendentemente muy satisfactorio poder avanzar en este desafío. Poco a poco en el curso de menos de diez años fueron apareciendo en los más diversos lugares del globo las obras […]”.

La responsabilidad de formarla recayó sobre la especialista Zahira Véliz, quien también dejó claro el camino marcado a la hora de formarla: “A la hora de adquirir dibujos para la colección Apelles hemos intentado aplicar dos criterios principales: en primer lugar, que daten del periodo que va desde la colocación de la primera piedra angular de El Escorial en 1563 hasta el incendio del Real Alcázar de Madrid de 1734. El segundo era que tuviesen un aspecto bello o interesante”. Así quedó de manifiesto con obras singulares de Francisco de Urbino, Luca Cambiaso, Romulo Cincinato, además de otros de maestros del XVII como Juan Carreño de Miranda, Juan Antonio Frías y Escalante o Alonso Cano.

En dicha exposición se mostraron un total de 44 dibujos que seguían dichas directrices. Ninguno de ellos comparece ahora en las dos ventas que, ayer y hoy, tienen lugar en Londres y en las que se ofrecen un total de 26 obras. La presentación de los mismos ha corrido de nuevo a cargo de Zahira Véliz, que no solo ha preparado el texto introductorio sino que ha sido la responsable de las atribuciones. Una mirada atenta a cada uno de los lotes permite saber que la mayoría de ellos fueron adquiridos para la colección en tanto en Christie’s como en Sotheby’s, y que algunos de ellos cuentan con procedencias muy relevantes como la colección Standish o la española de Félix Boix.

Como hemos dicho, la primera de las subastas se celebró ayer bajo el título A Fine Line: Master Works on Paper from Five Centuries (subasta por cierto de la que hablamos la semana pasada al hilo del dibujo de Rubens, que se ha rematado en algo más de 523.000 libras). De los tres lotes que pertenecían a la colección Apelles, el que más subió con diferencia fue la Asunción de la Virgen atribuido a Francisco Rizi (lote 17) una espectacular obra de 509 x 303 mm realizada a lápiz, pluma, aguadas azules y realces de albayalde. De las 15-20.000 libras de las que partía, ascendió a un total de 52.420, todo un record para un dibujo del discípulo más destacado de Vicente Carducho.

Con todo, sorprende que la alegórica Piedad de Fabrizio Castello (lote 18), que partía con una estimación similar a la del lote 17, se quedó en 16.380 libras. Llama la atención porque se trata, como demostraron recientemente García-Toraño y García Frías, de uno de los cartones sustitutivos para la decoración al fresco de uno de los medallones de los lunetos de la Celda Prioral Baja del monasterio de El Escorial, que estuvo a cargo de Francisco de Urbino entre 1581 y 1582. La mayoría de este tipo de obras, tan importantes por tratarse de dibujos a tamaño real empleados directamente por los pintores escurialenses para traspasar a los frescos, se conservan aún hoy en el Monasterio, de ahí su importancia. Se da además la particularidad de que en la exposición de Oviedo de 2002 se mostró un dibujo de Francisco de Urbino (Daniel, nº cat. 3) que se corresponde con el mimo luneto en el que Castello pintó la alegoría de la Piedad que ahora se subasta.

El tercero de la venta de ayer (lote 27) también está estrechamente relacionado con El Escorial. Titulado Cristo expulsando al demonio de una piara de cerdos, se trata de uno de los numerosos dibujos del obrador de Diego López Escuriaz destinados a las decoraciones de los ornamentos litúrgicos del real monasterio. La mayoría de ellos se conservan todavía en la Biblioteca del edificio –véase para ello el primero de los volúmenes de los Corpus of  Spanish Drawings de Angulo y Pérez Sánchez–, pero otros tantos salieron durante la invasión napoleónica de principios del XIX y han ido apareciendo en el mercado internacional, de donde han pasado a instituciones públicas y privadas, así como a manos de coleccionistas, en las últimas décadas. En este caso, el precio estimado de salida era de nuevo el mismo de los lotes 17 y 18, pero ha escalado hasta las 25.200 libras.

La venta de hoy, Old Master & British Works on Paper, ha ofrecido los 23 dibujos restantes, algunos de los cuales son de significativa importancia. Destacamos el lote 73. Se trata de un San Juan Evangelista de Francisco de Herrera el Viejo. Perteneció a la colección Standish y posteriormente a la del rey Luis Felipe de Francia. Forma parte de un conjunto de Apóstoles realizado por Herrera hacia 1630-1640 del que se conserva buena parte en la Kunsthalle de Hamburgo (fueron expuestos en Madrid en 2014). El dibujo ya se recogen el tercer volumen del Corpus of  Spanish Drawings de Angulo y Pérez Sánchez (1985, nº 21), por lo que su precio de salida, estimado entre las 4 y las 6.000 libras, ha subido hasta las 35.000.

Los lotes 77 y 79 ponen de manifiesto el interés de Carlos Alberto Cruz por el dibujo andaluz, con singulares piezas de la escuela andaluza de mano de artistas como Juan de Sevilla o Antonio García Reinoso con precios de salida bastante razonables. De esta escuela destacan por su interés y calidad los lotes 91 y 95. El primero es un Cristo con la cruz a cuestas que fue adquirido en 2007 como círculo de Murillo y Véliz propone a Juan Valdés Leal como su autor. Su interés ha quedado de manifiesto en las 47.888 libras, la más alta de las pujas de la subasta. El segundo, Sagrada Familia con ángeles llevando la cruz, parece firmado y fechado en 1666 por el granadino Pedro Atanasio Bocanegra. Como el anterior, fue adquirido en 2007 como del círculo de Murillo. Su precio de salida, entre las 3 y las 4.000 libras, lo han convertido en una interesante puja, que ha ascendido hasta las 30.240 libras.

No podemos olvidar el lote 86, un San Lucas de Jerónimo de Bobadilla, artista al que ya nos referimos en otra ocasión (ver aquí) y cuyos dibujos escasean, de ahí el precio de salida del mismo, que abarcaba de 4 a 6.000 libras, se haya rematado finalmente en 10.700.

Por lo demás, la venta ofrece un variado conjunto de dibujos atribuidos a Juan Antonio Frías y Escalante (lotes 85 y 90), Juan Carreño de Miranda, Claudio Coello o Juan Martín Cabezalero (81), aunque la verdadera estrella es el lote 99, Eliab, arquitecto del Arca de la Alianza, de Luca Giordano. Además de su procedencia, la antigua colección Félix Boix (posteriormente pasó por Ruiz Linares hasta ser adquirido para la Apelles en 2002), se trata de un dibujo preparatorio para uno de los lunetos de la basílica de El Escorial que el napolitano llevó a cabo en 1694. Partía con un precio de salida entre las 6 y las 9.000 libras, rematándose finalmente en 16.380.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search