En Actualidad

El Museo de Bellas Artes de Asturias muestra la Donación Arango

La pinacoteca presenta al público las 33 obras que integran la cesión de obras realizada en 2017 por el empresario y mecenas. La muestra, en la que destacan nombres como Juan de Juanes, Pantoja de la Cruz o Zuloaga, entre otros, se reparte en dos sedes: el Palacio de Velarde y el Edificio Ampliación.


En enero del año pasado, el empresario astur mexicano Plácido Arango donó una treintena de obras al Museo de Bellas Artes de Asturias. Lo hacía después de haber confesado a Fernando Rayón en una entrevista –ARS Magazine número 28– que cedería parte de sus tesoros al museo asturiano y tras haber hecho una cesión de obras maestras al Museo del Prado.

Al principio fueron 30 pinturas y dos esculturas las piezas regaladas. Sin embargo, más adelante se sumó –en el mes de diciembre– una última donación: Inmaculada Concepción de José Antolínez. Este preciado regalo por parte de Arango, dedicado a la memoria de sus padres Jerónimo Arango y María Luisa Arias Fernández, le ha valido el reconocimiento como patrono de honor del Museo de Bellas Artes de Asturias, además de la Medalla de Oro de Asturias 2017.

Todos estos tesoros –33 obras en total– se exhiben ahora en la planta baja del Palacio de Velarde y el segundo piso del Edificio Ampliación, ofreciendo un recorrido por la historia del arte español desde el siglo XV hasta finales del siglo pasado. Un conjunto patrimonial con entidad propia que, al mismo tiempo, complementa los fondos permanentes del museo (18 de los artistas incorporados permanecían inéditos hasta el momento).

El recorrido comienza con obras como el Retablo de la Flagelación, del círculo del Maestro de La Visitación, o las tablas de Juan de la Abadía el Viejo (antes Maestro de Almudévar), que rastrean la evolución del tardogótico en España. El paseo continúa con los maestros renacentistas, desde Correa de Vivar a Juan de Juanes y Luis de Morales, cuya Piedad mantiene ese perfecto equilibrio entre dolor extremo y serenidad.

La llegada al barroco se bifurca con dos escuelas: la madrileña y la sevillana, mediante importantes lienzos de Jerónimo Jacinto Espinosa, Francisco de Zurbarán, Juan de Valdés Leal y José Antolínez, entre otros. Tampoco faltan los retratistas de la Corte como Pantoja de la Cruz (espectacular su Margarita de Austria).

Sin abandonar nunca la senda española, la muestra termina con las tendencias desarrolladas a principios del siglo XX. Una selecta nómina de artistas donde destacan Palazuelo, Equipo Crónica, Tàpies o Millares, así como los escultores Juan Muñoz y Cristina Iglesias.

Donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias podrá verse hasta el 22 de julio. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search