En Mercado

El Meadows adquiere el último cuadro de Fortuny

La obra, prácticamente acabada, se titula ‘Playa de Portici’ (1874) y había permanecido en una colección particular estadounidense desde la muerte del pintor. Se expone en la galería roja ‘Treasures’ del museo. 


Es el último cuadro del pintor, por eso no está del todo acabado. El Meadows Museum de la Southern Methodist University (Dallas) acaba de anunciar la adquisición de Playa en Portici (1874), un lienzo pintado por Mariano Fortuny pocos meses antes de su muerte. La tela resulta inusual, por su gran escala en comparación con el resto de obras del autor, pero mantiene su genial habilidad para plasmar la luz.

El cuadro estaba aún en manos del pintor cuando murió. Un año después, fue adquirido por el destacado coleccionista neoyorquino Alexander Turney Stewart, en 1875. Ha permanecido en manos de sus herederos durante décadas, hasta que el Meadows Museum se decidió a comprarlo. Aunque la cifra pagada no ha trascendido, ha sido necesaria la donación de fondos de más de 24 familias. Esta nueva incorporación se suma a la única pintura al óleo del artista que poseía: un estudio de menor tamaño en la que Fortuny pintó una continuación de la playa italiana.

La obra recién adquirida se podrá ver a partir de mañana en las salas del museo. Además, será objeto de una exposición titulada En la playa: Mariano Fortuny y Marshal y William Merrit Chase entre el 24 de junio y el 23 de septiembre. El cuadro de Fortuny colgará entonces junto a la pintura de Chase Horas muertas (hacia 1894) –préstamo excepcional del Amon Carter Museum of American Art– para comprobar cómo el español influyó notablemente sobre el americano, admirador confeso del primero.

Este último lienzo de Fortuny posee todos los elementos esenciales que definen su estilo, desde las figuras con poses dinámicas –los niños jugando junto al mar o las mujeres en la hierba– hasta la minuciosidad en el detalle cuando dibuja los elementos arquitectónicos del fondo, con los que define el espacio, o la pincelada suelta, precursora del Impresionismo. La adquisición de esta pintura supone todo un hito para el museo norteamericano, en un momento en que la figura de Fortuny está en alza, gracias a la gran monográfica organizada por el Prado.

“Pintado en Italia, vendido en París tras su muerte y propiedad exclusiva de coleccionistas estadounidenses durante casi 150 años, Playa de Portici personifica el carácter internacional de la breve carrera de Fortuny”, declara Mark Roglán, Director Linda P. y William A. Custard del Meadows Museum. “Por estos motivos, además de por su evidente belleza, constituye una adquisición perfecta para el museo, ya que cumple con nuestro objetivo de ofrecer lo mejor del arte español al público estadounidense y resaltar su papel en el desarrollo de la propia cultura y estética estadounidenses”.

Acaparó todas las miradas en el Pabellón de Estados Unidos de la Exposición Universal de Chicago, celebrada en 1893 y seguro que volverá a hacerlo ahora, desde el museo de Dallas. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search