En Actualidad

Christian Bobin y José María Sicilia, pura alegría


La joven editorial La Cama Sol, especializada en unir la poesía con las artes plásticas, apuesta entre otros durante este otoño por Christian Bobin, un poeta francés de 67 años, nacido en Le Creusot, Borgoña, que escribe mayoritariamente prosa poética inspirada en las cosas sencillas y esenciales de la vida. Autor de más de 60 libros, publicados en prestigiosas editoriales francesas como Fata Morgana, Lettres Vives,  L’Iconoclaste y, sobre todo, Gallimard, Bobin es un fenómeno editorial en el país vecino.  Hasta ahora en España se han publicado al menos cuatro de ellos, desde sus conocidos Autorretrato con radiador (Ardora) y Un asesino blanco como la nieve (La Cama Sol), ahora se unen otros dos publicados por esta última El encanto sencilloEl hombre alegría, con prólogo de Juan Manuel Bonet e ilustrado con una veintena de acuarelas, tratadas digitalmente, de José María Sicilia (Madrid, 1954).

Hay como en otros libros de esta editorial, que mima los contenidos y a los autores, la calidad del papel y la tipografía y eso los convierte en únicos, un curioso y novedoso diálogo entre la palabra luminosa del poeta y filósofo Bobin y la gama cromática de un pintor como Sicilia, uno de los mejores representantes del expresionismo abstracto español desde la década de los 80 hasta la actualidad. En la serie de acuarelas, titulada Una calabaza en la corriente del río, realizada en 2014 y posteriormente tratadas digitalmente hay ecos de la tragedia de  la explosión de Fukushima, pero como un creador tan innovador hay destellos de esperanza, en ese corpus de formas orgánicas con una paleta de color tan variada como las palabras y la concelebración que define la poesía de Bobin.

En ese paseo con Bobin y Sicilia los lectores somos invitados a compartir un diálogo y un viaje interior y exterior por un paisaje de ensoñación, que a través de una gama cromática y del bruñido de las palabras revela los infinitos matices del alma humana. En los gestos de las composiciones de José María Sicilia, que recuerdan de algún modo a los papier collé, que oscilan desde el negro, grises, plata, fucsias, ocres, verdes, rojos, amarillos, violetas y, sobre todo, el azul, en tan variada gama, que armónicamente nos adentran en la naturaleza, los claros del bosque y las vivencias cotidianas, sin dejar de lado la espiritualidad de un autor como Bobin, buen conocedor de la tradición cristiana occidental pero también de algunos maestros del zen japonés.

Los dos autores son buenos conocedores, tanto de la escuela pictórica española e internacional en el caso de Sicilia, como en el caso de Bobin de la gran literatura francesa y europea, representada por Montaigne, Corneille, Ronsard, Racine, Rimbaud, Mallarmé, pero también de Holderlin, Conrad, Pasternak o Kierkergaard; la música como lenguaje une los dos mundos porque Bobin cita a Bach como «un modelo de escritura» y a lo solistas de violín Menuhin y Oïstrakh los califica de ángeles tocando un concierto del músico de Leipzig.

A Bobin le interesa la visión de pintores como Georges de La Tour o del contemporáneo Pierre  Soulages y su sabiduría y amor por los libros le han llevado a afirmar «He leído más libros que botellas bebe un alcohólico. No puedo alejarme de ellos más de un día» y añadir en homenaje al poeta: «… ser poeta es mirar de frente la vida y la muerte, y despertar las estrellas en la nada de los corazones». A José María Sicilia, Premio Nacional de Artes Plásticas (1989) y Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes (2015) le ha influido San  Juan de la Cruz por su alcance espiritual y en los últimos años ha demostrado una maestría en su forma de desarrollar tonalidades suaves en formas orgánicas con connotaciones poéticas  muy sutiles.

A ambos les preocupa la luz, a Sicilia por la línea y el color, mientras que a Bobin le fluyen palabras esenciales como las que escribe al final de El hombre alegría: «Miro el azul del cielo, No hay puerta, O quizá está abierta desde siempre, En ese azul a veces oigo una risa, la misma que la de las flores; imposible oírla sin compartirla de inmediato. Ese azul, lo deslizo en este libro, para vosotros». Una muestra más de generosidad, serenidad y sencillez. Julián H. Miranda

El hombre alegría. Christian Bobin y José María Sicilia

130 páginas con 20 ilustraciones

La Cama Sol ediciones

PVP: 40 euros

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search