En Mercado

Tres grandes lienzos de Munuera en Durán, en su apuesta por lo contemporáneo

En la despedida de la temporada del 23 de julio encontramos atractivas obras de reconocidos españoles de la segunda mitad del siglo XX


(Si quiere ver los resultados de la subasta, pulse aquí)

 

Nico Munuera (Murcia, 1974) es ya un reconocido artista, con muchas exposiciones individuales y colectivas a sus espaldas. Becado en 2003 en el Colegio de España en París, realiza su primera individual con T20 en 2004, en su Murcia natal, y despega por decirlo de algún modo con la exposición Hernández Pijuán – Munuera, miradas afines entre el maestro y el aprendiz; apenas un año más tarde, en 2005, obtiene el primer premio en Generaciones de Cajamadrid y desde allí ha convivido con La Caja Negra en su faceta de grabador y como pintor con Max Estrella primero, y desde hace poco con Moisés Pérez de Albéniz. Pregunten por sus precios en galería, mercado primario, es cierto…

Pues Durán se ha sacado de pronto de la chistera una interesante oferta para cerrar la temporada. Lo más destacado, al menos lo más atípico pero interesante, me parece que son los tres lienzos grandes dimensiones del murciano. Elégie 6 Debussy, 2003 (A/L/T, 180 x 160 cm; 205), Palladio 1 Kenkins, 2003 (A/L/T, 180 x 160 cm; 206) y Elégie 10 Debussy, 2001 (A/L/T, 180 x 160 cm; 207), procedentes todos de la galería Max Estrella.

Su pintura, creada a base de sucesivas capas de pintura, comunica con grandes masas de color, donde lo más interesante suelen ser las sutiles variaciones. Gran parte del siglo XX intenta detenerse en el límite y ahondar en lo que allí sucede. En Munuera ese límite puede estar en la misma masa de color o en el contacto con otra distinta, consiguiendo finas transiciones que, a pesar de las apariencias pueden llegar a crear incluso espacios diferentes.

Sus precios, atractivos aún para el que siga el mercado primario pues las dos primeras se ofrecen por 4.500 euros mientras la última sube a 5.000 euros. En este sentido, es interesante recordar que Phillips vendió en febrero de 2011 su tríptico Badaboom 6.7, 7.1, 7.2 (A/L/T, 200 x 180 cm cada panel) por 17,500 GBP (ver), a cierta distancia de la estimación de 10,000 a 15,000 GBP. En nuestro país, en abril de 2019, su buen Redgoldblack X, 2007 (A/L, 180 x 200 cm) subió de 4.900 a 5.500 euros, en Segre (ver).

Más interesantes quizá, para los coleccionistas que busquen artistas más asentados, sean las obras de Rafael Canogar (1934) y de Alfonso Albacete (1950). Del toledano, se ofrece una pieza del año pasado, 2019, Lema (O/L, ref.: 2019-003; 61 x 50 cm; 208); aunque es la portada del catálogo, su precio de inicio será de 5.000 euros. Del malagueño, siguiente generación ya, Interior nº 11, 2004 (A/L, 150 x 110 cm; 210), se ofrece por 4.500 euros, procedente de la galería Ampario Gámir, de Madrid. Y en este tríptico figurado se ve perfectamente cómo funciona la evolución de precios, siendo muy similares: los más consagrados con piezas de tamaño reducido, los medianos con un cierto tamaño, y los jóvenes, con grandes. Estoy siendo simple y reductivo, soy consciente, pero creo que de alguna manera se ven así más claramente las diferencias.

De los consagrados, me parecen interesantes varias piezas, pero con matices… Por comenzar, de Carmen Calvo (1950) y de José Manuel Broto (1949). De la valenciana, su muy trabajada obra Cristales blancos, 1996 (Tm y cristales/T, 200 x 140 cm; 211) sale a pujas por 16.000 euros; en línea similar, Sin título, 1985 (O/L, 195 x 270 cm; 204), más expresionista de José Manuel Broto, por el que se piden 17.000 euros.

De más consagrados y buscados aún, generación anterior: Luis Gordillo (1934) y Antoni Tàpies (1923-2012), dos papeles. Del sevillano, Después de las piscifactorías, 1998 (A/papel/T, 130 x 168 cm; 193), expuesto en el IVAM de Valencia, en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y en el Meadows Museum de Dallas, por 5.000 euros; del catalán, un buen Sin título, 1975 (pintura y lápiz graso sobre papel, 76 x 56 cm; 203), pero por unos sorprendentes aún 25.000 euros, a cierta distancia ya de los 32.500 euros en que se ofreció en mayo pasado (ver). Lógicamente, podríamos haber puesto otro ordenamiento, pero el resultado creo que sería similar.

Para terminar, las referencias al mundo más clásico, para coleccionistas más tradicionales. Vean La novia (O/L, 73 x 59 cm; 146), de Raimundo de Madrazo, con sus típicas gasas y pinceladas aéreas, por 32.500 euros. Y quizá una Sagrada Familia (O/T, 123 x 91 cm; 103) de Escuela flamenca del siglo XVI, por 22.500 euros. Se nota la apuesta de la sala por lo contemporáneo en esta cita. Daniel Díaz @Invertirenarte

Nico Munuera. Élégie 6 Debussy, 2003, Palladio 1 Kenkins, 2003 y Élégie 10 Debussy, 2001. Salidas: 4.500, 4.500 y 5.000 euros, respectivamente. No vendidos
Nico Munuera. Élégie 6 Debussy, 2003, Palladio 1 Kenkins, 2003 y Élégie 10 Debussy, 2001. Salidas: 4.500, 4.500 y 5.000 euros, respectivamente
Antoni Tàpies. Sin título, 1975. Salida y remate: 25.000 euros
Antoni Tàpies. Sin título, 1975. Salida: 25.000 euros
Carmen Calvo. Cristales blancos, 1996. Salida: 16.000 euros. No vendido
Carmen Calvo. Cristales blancos, 1996. Salida: 16.000 euros
Raimundo de Madrazo. La novia. Salida: 32.500 euros. No vendido
Raimundo de Madrazo. La novia. Salida: 32.500 euros
Luis Gordillo. Después de las piscifactorías, 1988. Salida: 5.000 euros. No vendido
Luis Gordillo. Después de las piscifactorías, 1988. Salida: 5.000 euros
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search