En Mercado

Soledad Sevilla y Úrculo triunfan en Segre

Adjudicados por 55.000 euros, destacó también la subida hasta los 11.000 euros de la tabla atribuida al Maestro del Papagayo


 

Debo reconocer mi profunda alegría interior al comprobar cómo el majestuoso lienzo de la valenciana Soledad Sevilla (1944), titulado Insomnio de las brumas matinales, 2002/4 (O/L, 110 x 212 cm; lote 329), se adjudicaba ayer en Segre por nada menos que 32.000 euros, lejos de los 18.000 euros de inicio. Expuesto en 2004 en la galería Artenueve de Murcia y procedente de colección particular, comentamos en nuestro artículo de previos (ver) que era un “brillante friso de enredaderas sobre una pared, realizado a base de miles de pequeñas pinceladas que recogen los matices del color tras la niebla del amanecer”. Y en la cita de inicio de temporada, por encima de otros nombres más conocidos, acabó imponiéndose su “visión poética (…), lejos ya de sus investigaciones matemáticas y de cálculos, más propios de sus años anteriores”.

Y reconozco también mi sorpresa al adjudicarse, por los 23.000 euros pedidos, el lienzo de generosas dimensiones ya, Patricia en el faro de luces, 1990 (A/L, 140 x 120 cm; 377) del bilbaíno Eduardo Úrculo, un nombre que en los últimos tiempos ha estado algo alejado de los intereses del público en las cifras que antes solía manejarse. El tiempo acaba poniendo a cada cual en su sitio… Y para cerrar este primer tramo, aunque sea de una generación posterior, conviene citar la venta, por los 10.000 euros de la salida de nuevo, del asturiano Pelayo Ortega, con su Radiación de fondo, 1998 (O/L, 200 x 150 cm; 334), expuesto en la galería Marlborough de Madrid, de donde procedía.

Retrocedamos, y encontraremos relativas sorpresas y decepciones. Entre las primeras, la subida a 7.000 euros del óleo sobre papel encolado a tabla, Geológico II, 1996 (37 x 40 cm; 316), de Juan Genovés, y la subida de 3.000 a 6.500 euros de Sin título, 2005 (acrílico y collage/papel, 57 x 75 cm; 279), de Luis Gordillo, que sigue demostrando su buen estado de forma. Estancado parece Albert Ráfols Casamada; su experimental y temprano Espai obert central, 1965/6 (O/T en cuatro módulos, 128 x 184 cm; 280), se adjudicó por los apenas 6.000 euros pedidos. En cambio, nadie se interesó por los lienzos de Juan Navarro Baldeweg (lote 305, 9.000 euros) ni de José Manuel Broto (319; 8.000 euros), que muestran ciertas dificultades…

Sigamos retrocediendo en el tiempo de nacimiento de los artistas y de composición de las obras. Sobresalió la adjudicación por los 13.000 euros pedidos de la Mujer ante un paisaje, 1942 (O/L, 116 x 80 cm; 261), del clasicista y atemperado Pedro Pruna. Dadas la calidad y el mercado que aún tienen sus artistas, se esperaban dos subidas más: de 5.000 a 8.500 euros, el lienzo Composición, c. 1946 (O/L, 66 x 81 cm; 264), de Pancho Cossío, aunque hace años hubiese superado tranquilamente los 20.000 euros…, y de 4.700 a 8.000 euros el del filipino Federico Aguilar Alcuaz, Bodegón de peras, 1970 (O/L, 90 x 72 cm; 238).

Similar fue, pero ya sobre papel, la espectacular escalada de precio del dibujo con acuarela, lápiz y clarión de Joan Cardona, En el café (15 x 23 cm; 245), de 800 a nada menos que 5.000 euros. En la sección de grabados, sucedió lo esperado: triunfaron el conocido y buscado Roig i negre 1, 1985 (aguafuerte, aguatinta y carborundum, 68/99, 96 x 125 cm; 482), de Antoni Tàpies, que pasó en buena lógica de 5.000 a 7.000 euros, y la litografía de Francis Bacon, Triptych 1987, 1989 (34/180, 94,5 x 68 cm; 470), de 5.000 a 5.500 euros.

En el siglo XIX y maestros antiguos, la decepción vino por el supuesto boceto de Eduardo Rosales, Estudio de Bruto, para La muerte de Lucrecia, ofrecido por 5.000 euros, pero por el que no hubo ningún interesado; entendemos que, más que por el precio, porque quizá no fuese tal boceto sino una copia posterior. Pero hubo alegrías sonadas. La primera, la subida de la tabla con la Virgen con Niño (O/T, 32 x 42,5 cm; 136), atribuida al Maestro del Papagayo, que pasó de 4.000 a 11.000 euros; después, la del Paisaje (O/L, 66 x 80 cm; 169), de Escuela cubana del siglo XIX, de 2.500 a nada menos que 8.000 euros; y, por último, la del Retrato de don Felipe Sergeant y Salcedo, I Marqués de Monteflorido, 1772 (O/L, 49 x 42 cm; 169A), de un seguidor de Miguel Alonso de Tovar del siglo XVIII, de 1.200 a 7.500 euros, dada la importancia o lo conocido del retratado, probablemente. Daniel Díaz @Invertirenarte

Soledad Sevilla, Insomnio de las brumas matinales, 2002/4. Salida: 18.000 euros. Remate: 32.000 euros
Soledad Sevilla, Insomnio de las brumas matinales, 2002/4. Salida: 18.000 euros. Remate: 32.000 euros
Pere Pruna, Mujer ante un paisaje, 1942. Salida y remate: 13.000 euros
Pere Pruna, Mujer ante un paisaje, 1942. Salida y remate: 13.000 euros
Atribuido al Maestro del Papagayo, Virgen con Niño. Salida: 4.000 euros. Remate: 11.000 euros
Atribuido al Maestro del Papagayo, Virgen con Niño. Salida: 4.000 euros. Remate: 11.000 euros
Eduardo Úrculo, Patricia en el faro de luces, 1990. Salida y remate: 23.000 euros
Eduardo Úrculo, Patricia en el faro de luces, 1990. Salida y remate: 23.000 euros
Federico Aguilar Alcuaz, Bodegón de peras, 1970. Salida: 4.700 euros. Remate: 8.000 euros
Federico Aguilar Alcuaz, Bodegón de peras, 1970. Salida: 4.700 euros. Remate: 8.000 euros
Pelayo Ortega, Radiación de fondo, 1998. Salida y remate: 10.000 euros
Pelayo Ortega, Radiación de fondo, 1998. Salida y remate: 10.000 euros
Joan Cardona, En el café. Salida: 800 euros. Remate: 5.000 euros
Joan Cardona, En el café. Salida: 800 euros. Remate: 5.000 euros
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search