En Actualidad, Mercado

Orden de arresto a dos sospechosos de las famosas falsificaciones

 

El escándalo de los cuadros falsos da un paso más en su investigación con el arresto de dos sospechosos: el falsificador y el supuesto distribuidor.


El pasado 10 de septiembre se arrestó al sospechoso de unas famosas falsificaciones que han circulado por el mercado del arte la última década: el pintor Lino Frongia, de 61 años. Fue detenido por los carabinieri en el norte de Italia y retenido en Reggio Emilia. De ahí será trasladado a París donde tendrán lugar sucesivas entrevistas de investigación, entre ellas una con el juez Aude Burési que lleva liderando en el caso los últimos cinco años.

La orden de arresto también ha sido enviada para el francés Giuliano Ruffini, un coleccionista que vendió docenas de pinturas por millones de euros durante las pasadas décadas. A medida que se iban desvelando las falsificaciones, el “coleccionista” Ruffini declaraba que sus piezas siempre fueron expertizadas y atribuidas por conservadores de museos.

Este crimen ha involucrado a instituciones como el Louvre, la National Gallery de Londres, y el Metropolitan de Nueva York entre otros. Así como a marchantes y casas de subastas como Sotheby’s, que en 2017 tuvo que devolver 840.000€ a un comprador por haber descubierto que su adquisición de un san Jerónimo atribuido a Parmigianino era una falsificación. También se dio el caso de una Venus de Lucas Cranach comprada por el Príncipe de Liechtenstein por 7 millones de euros, y el de un retrato de Frans Hals falso para cuya compra el Louvre comenzó una campaña nacional para recaudar cinco millones. Por este Hals también Sotheby’s tuvo que reembolsar al comprador, que pagó 12 millones de dólares. En todos estos casos se ha sospechado de la implicación tanto de Lino como de Ruffini, es más, el Cranach y el Hals los vendió el último.

En total este círculo vicioso donde han corrido las falsificaciones en ventas y exposiciones durante más de cinco años, ha reunido alrededor de 200 millones de euros. El científico y conservador James Martin, de la empresa de autentificación Orion Analytical, con sede en Massachusetts, analizó el supuesto trabajo de Frans Hals y la pintura atribuida a Parmigianino. Encontró que ambas eran falsificaciones modernas. Sotheby’s después contrató la compañía de Martin para mejorar los trabajos de investigación.

El arresto de Frongia está vinculado a una pintura incautada en abril de 2016 durante el último día de una exposición de El Greco en el Ca ‘dei Carraresi en Treviso. Según los informes, el artista niega las acusaciones de haber falsificado la pieza, titulada San Francisco. Pero en 2008 este graduado en Bellas Artes por la universidad de Bolonia fue sospechoso de falsificador. El historiador y crítico de arte italiano Vittorio Sgarbi, amigo del artista, afirmó que había visto en el estudio de Frongia una supuesta pintura de Correggio, Rostro de Cristo, que se exhibió en una exposición de la Galleria Nazionale di Parma. Ruffini, el marchante al que ahora buscan, vendió ese trabajo a la Fundación Correggio, según Art Newspaper.

Al igual que Frongia, Ruffini ha insistido en su inocencia, alegando que él es solo un coleccionista y que fueron los curadores y expertos quienes juzgaron las pinturas como auténticas. Sin embargo, las casualidades son cada vez más numerosas.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search