Los rayogramas de Man Ray en el Museo Carmen Thyssen

Los rayogramas de Man Ray en el Museo Carmen Thyssen

El centro cultural malagueño reúne varias imágenes del fotógrafo estadounidense, entre ellas su famosa El violín de Ingres.

Man Ray. Rayograma. c. 1921-1928 (1966). Gelatina de plata sobre papel. Colección particular, París. ©Man Ray 2015 Trust, VEGAP, Málaga, 2024. Fotografía: Telimage, París.

La Sala Noble del Museo Carmen Thyssen de Málaga, en colaboración con el Ayuntamiento de Estepona, acoge la exposición Man Ray. Fotografías selectas con más de 60 piezas firmadas por el fotógrafo estadounidense. La muestra permanecerá abierta al público hasta el próximo 21 de abril.

Man Ray (1890-1976) –pseudónimo de Emmanuel Radnitzky– fue un artista visual que desarrolló buena parte de su carrera en París. Siempre ligado a las vanguardias, no tardó en destacar en la fotografía abstracta. Así, junto a los dadaístas Marcel Duchamp y Francis Picabia creó el conocido como Dadá neoyorquino.

Su trabajo fotográfico estuvo marcado, sobre todo, por el uso de procesos físico-químicos. Un ejemplo de ello son sus solarizaciones –negativos expuestos a la luz– y sus rayogramas o rayografías. Este último lo descubrió por casualidad, un día que colocó sobre una hoja de papel fotográfico húmedo un pequeño embudo, un vaso de vidrio graduado y un termómetro, y después encendió la luz.

Fue el poeta Tristan Tzara quien inventó el término –una adaptación al español de rayographie–, en un juego de palabras con el propio nombre de Man Ray (Hombre Rayo). El autor incluyó la denominación en el prefacio del álbum Champs délicieux (1922).

Man Ray. El violín de Ingres. 1924. Gelatina de plata sobre papel. Copia moderna. Colección particular, París. ©Man Ray 2015 Trust, VEGAP, Málaga, 2024. Fotografía: Telimage, París.

La muestra que ahora puede verse en Málaga se compone de obras procedentes de una colección privada francesa y se estructura en tres temas: el desnudo, el retrato y los citados rayogramas, que se obtienen con la colocación de objetos sobre el papel fotosensible y su posterior exposición a la luz durante unos segundos. Ocho de este tipo de imágenes se pueden ver en la exhibición.

Por otro lado, los desnudos y la captación del cuerpo humano se presentan con encuadres, juegos de luces y otros recursos que vinculan su trabajo con el surrealismo. En el recorrido se muestran principalmente desnudos femeninos, para los que posaron amigas, amantes y musas del artista, como Kiki de Montparnasse, protagonista de El violín de Ingres.

Man Ray. Lee Miller. c. 1930. Gelatina de plata sobre papel. Copia actual. Colección particular, París. ©Man Ray 2015 Trust, VEGAP, Málaga, 2024. Fotografía: Telimage, París.

El retrato y la fotografía de moda del artista ocupa también su lugar en el Carmen Thyssen. Célebres personajes del París de los años veinte y treinta –entre los que se encuentran autores coetáneos españoles como Juan Gris, Dalí, Picasso, Miró o Buñuel– aparecen como protagonistas en varias de sus imágenes.

Esta última sección incluye, además, una vitrina con 13 retratos y autorretratos del propio Man Ray, en los que aparece mayoritariamente en actitud desenfada y burlona, y que aportan un contrapunto a la propuesta expositiva.

La directora artística del museo, Lourdes Moreno, ha afirmado que con este proyecto reivindican el espacio propio que merece ocupar la fotografía. “En esta ocasión, lo hacemos con un nombre esencial en el arte del siglo XX: Man Ray”.

Man Ray. Joan Miró. 1932. Gelatina de plata sobre papel. Copia moderna. Colección particular, París. ©Man Ray 2015 Trust, VEGAP, Málaga, 2024. Fotografía: Telimage, París.