En Actualidad

Los grandes museos del mundo debaten en el Prado


La Fundación de Amigos del Museo del Prado ha organizado uno de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid, con el apoyo de la Fundación ACS, que tiene como núcleo central reflexionar sobre el futuro de los grandes museos. Desde anteayer y durante tres jornadas el Museo del Prado, en el marco de su Bicentenario, ha convocado a los directores de los principales museos como la National Gallery de Londres, el Musée d’Orsay, el Kunsthistorisches de Viena, el Hermitage de San Petersburgo, la Galleria degli Uffizi, la Galería Nacional de Escocia, los museos Vaticanos o el Metropolitan de Nueva York, entre otros.

Con el título «Presente y futuro de los museos mundiales», los directores de estos importantes templos del arte universal que atesoran siglos de conocimiento están analizando los principales retos de futuro: cómo pueden convivir el arte antiguo y el contemporáneo, cómo mejorar la divulgación, la gestión y la atención al público interesado y a las nuevas audiencias que se acercan a los museos en la segunda década del siglo XXI.

En el acto de presentación, que tuvo lugar la tarde del martes, intervinieron Amelia Valcárcel, vicepresidenta del Real Patronato del Museo del Prado; Carlos Zurita, Duque de Soria y presidente de la Fundación Amigos del Museo del Prado, e Isabel García Fernández, Vicerrectora de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria, Universidad Complutense, entre otras personalidades.

En la jornada vespertina y tras la presentación oficial del curso, intervino Miguel Falomir, director del Museo del Prado, con la conferencia Desafíos para un museo singular, en la que abordó, entre otros temas, el crecimiento experimentado por el museo madrileño en todos los aspectos: visitantes, superficie, número de amigos o exposiciones. Afirmó que “los últimos 20 años que nos ha tocado vivir han sido los más extraordinarios”, mencionando aspectos de candente actualidad y la posición del Prado en los mismos, como la calidad de la visita, los museos franquicia, el cambio que ha supuesto el mundo tecnológico o la prohibición de realizar fotografías. Por último, señaló algunos de los retos a los que se enfrenta el Prado, destacando la necesidad de mantener la calidad de la investigación, conseguir que las nuevas generaciones se interesen por el arte o plantear nuevos acercamientos alternativos a los tradicionales.

Por su parte Max Hollein, director del Metropolitan de Nueva York, apuntó que el cambio de audiencia que han experimentado los museos quizá sea el más grande que se ha dado nunca. Hollein explicó cómo el Metropolitan se ha adaptado a un mundo globalizado en el que se pretende que todas las culturas y sensibilidades tengan cabida, y cómo se está reflexionando sobre fenómenos actuales como el terrorismo islámico o el posicionamiento frente a polémicas como la solicitud de retirada de un Balthus de sus salas. Coincidió con Falomir en cómo las nuevas tecnologías han transformado totalmente la manera de acercarse al arte.

Ayer continuó el curso con la intervención del director del Museo del Hermitage de San Petersburgo, Mikhail Piotrovsky, que versó sobre esa institución y el diálogo de las culturas contra la guerra de las memorias e insistió en abrir ese vasto museo a la ciudadanía, recuperando público local pero atrayendo además al turismo internacional, sobre todo norteamericano. Esbozó el concepto de «la narrativa de lo vertical», un recorrido a lo largo de los siglos que sirve para explicar las controversia humana,  la historia con el cambio de ideas, creencias y también el cambio de los estilos artísticos.

Poco después Sabine Haag, directora del Kunsthistorisches de Viena, habló en su conferencia titulada De las colecciones imperiales a un museo para el público actual sobre la experiencia del museo que dirige, explicando cómo se formó la colección de los Habsburgo, mecenas de las artes y coleccionistas, desde lo atesorado por Maximiliano I pero también lo conseguido por Rodolfo II, Fernando I o María Teresa de España, subrayando la importancia de la mujer como coleccionista. Añadió que el mundo digital complementa pero no debe sustituir la visita física a un museo y contemplar la obra directamente. El Museo de Viena ha realizado innovaciones tecnológicas y adaptaciones que han incentivado que el público se acerque al museo, junto a préstamos de sus fondos para darlos a conocer en museos de varios continentes.

Ya por la tarde, el director de la Galleria degli Uffizi de Florencia, Eike Schmidt, comentó la estrategia experimental del gran museo italiano, antes de dar paso a Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres, que centró su ponencia en los maestros antiguos y los artistas actuales, como es el caso del museo que lidera en la capital británica.

El último día del curso lo ha abierto la presidenta del Musée d’Orsay y de l’Orangerie de París, Laurence des Cars. A partir de su experiencia en la dirección de ambos museos, así como de su gestión durante seis años en el proyecto del Museo del Louvre de Abu Dhabi, des Cars ha planteado los retos a los que se enfrenta la institución que dirige y preside. El eje de su discurso no es otro que el público que acude a los museos y cómo mostrarle lo que supuso para la Historia del Arte la modernidad de finales del siglo XIX con Manet como su primer representante. También ha hecho hincapié en la reelaboración de los discursos y la reorganización de las salas (a partir del 10 de septiembre se abrirán al público nuevos espacios dedicados al Postimpresionismo).

Acto seguido, el director del Städel Museum de Fráncfort, Philipp Demandt, desde una perspectiva histórica, ha narrado los más de 200 años de historia y de coleccionismo artístico del museo alemán y cómo esa característica ayudó a transformar la ciudad.

Esta tarde, John Leighton, director de las Galerías Nacionales de Escocia, enunciará cómo puede ser el futuro y la inspiración que pueden suscitar globalmente las obras de las galerías que dirige. Y Barbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, impartirá una conferencia muy estructurada donde hablará sobre la historia y los números de la colección pontificia; así como sobre la misión, la organización y los programas futuros que deberá acometer en este conjunto de galerías, museos y obras maestras que se concentran en la Ciudad del Vaticano, especialmente el reto de conseguir una visita pausada a pesar de los 23.000 visitantes que recibe al día.

Posteriormente Miguel Falomir, acompañado del director de los Cursos de Verano de la UCM, Manuel Álvarez Junco, y de Nuria de Miguel, secretaria general de la Fundación de Amigos del Museo del Prado, procederán a entregar los diplomas a los alumnos matriculados y clausurarán este ambicioso encuentro de directores de los grandes museos. Julián H. Miranda y Redacción

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search