En Mercado

Joan Reixach. Oración en el huerto, detalle. Estimación: 18.000 a 25.000 euros

LA SUITE O LA PINTURA GÓTICA CATALANA

Buenas tablas de Reixach, Gonsalbo o del Maestro de All en la cita del 27 de octubre

Desde hace un tiempo, La Suite, la pequeña casa situada casi entre Balmes y la Diagonal de Barcelona, se ha especializado en la alta época, ofreciendo pocas piezas pero muy seleccionadas. Prueba de su éxito fue su licitación del pasado junio, cuando vendieron por 82.000 euros El martirio de San Vicente de Tomás Giner (ver), por 50.000 euros un tríptico atribuido a Rafael Vergós (ver), o por nada menos que 250.000 euros un retablo completo de San Miguel Arcángel de Escuela catalana, Lérida S. XV (ver).

La oferta actual no tiene esa calidad, es cierto, pero entre los lotes sí podemos entresacar varias piezas que, desde luego, atraerán las miradas de los pocos y siempre exigentes coleccionistas de este tipo de arte tan particular (para muebles y artes decorativas, leer).

La primera de ellas podría ser una Oración en el huerto (temple, óleo y fondo de oro puntillado/T, 93 x 80,5 cm; lote 29), procedente de un retablo y enmarcada con su crestería original, de Joan Reixach). Importante pintor gótico valenciano, formado con Jacomart y autor de numerosos retablos como el realizada hacia 1460 que posee actualmente el Museo de Bellas Artes de Valencia (ver), la tabla muestra una única escena con dos grupos de apóstoles separados y Cristo sangrando mientras se acerca un ángel  a confortarle y los judíos a prenderle. La estimación de 18.000 a 25.000 euros habla de una cierta mano, pero sin su calidad superior de otras tablas. La única referencia de mercado que tenemos es de diciembre de 2004, cuando una Adoración de los Magos (O/T, 91,5 x 92 cm) subió en Bonhams Londres hasta las 18,000 GBP (24.169 euros, ver).

Hace pocos años se encontró la documentación del contrato para la realización del retablo de san Vicente de la parroquia del mismo santo en Montferrer, próxima a la Seo de Urgell. Gracias a ello, emergió la personalidad de Ramón Gonsalbo, previamente escondido, como quien dice, bajo el genérico nombre de Maestro de All. De Gonsalbo se ofrecen ahora dos calles laterales de ese retablo dedicado a san Vicente mártir en Montferrer, realizado probablemente entre 1456/8 y 1475 (temple y óleo/T, 218 x 71,5 cm c/u; 28). Representan a san Vicente y a san Valero ante Daciano, san Vicente en el lecho de clavos, la muerte de San Vicente, y la procesión para recibir las reliquias de san Vicente. Según indica el profesor Pitarch, autor del informe, dos tablas procedentes del mismo retablo están en el Museo del Prado, nº de inventario 2670 y 2671 (no localizadas). 22.000 a 40.000 euros es la estimación de venta.

Muy cercana en el tiempo –y aparecen además ambos aún en la website de la galería Bernat, ver-, la casa ofrece, esta vez como del Maestro de All, una tabla con la Virgen Dolorosa y san Pedro (temple/T, 59 x 68 cm; 30), que iniciará las pujas desde los 10.000 euros. Compartimentos de una predela y con unas figuras dentro del gótico internacional, sin embargo unos roleos de la tapia trasera muestran quizá un cierto avance ya renacentista. Según Albert Velasco, autor de la ficha, “se reconoce su autoría por la tipología de los personajes que es la habitual en la obra del maestro, así como en la estructuración general de los compartimentos”. Y de Joan de Burgunya, nuestro Juan de BorgoñaMartirio de San Lorenzo(O/T, 118,5 x 61,5 cm; 52), según nuevamente el profesor Pitarch. Se nota, es claro, un nuevo lenguaje, marcado fundamentalmente por un incipiente estudio anatómico, un color diferente y el contraposto clásico, que llevan a situar la obra en 1510 y 1520, y ser estimada entre 9.000 y 15.000 euros (ver otra obra, del Museo de Gerona).

Si avanzamos en el tiempo, destaca especialmente la tabla atribuida a Hernando de Ávila, Liberación de San Pedro por el ángel, c. 1580 (O/T, 115 x 66 cm; 53). Para Isabel Mateo, esta tabla quizá formó parte del desaparecido retablo de la iglesia de San Pedro en Santa Olalla, Toledo, que contrató Hernando de Ávila en 1574 junto con Diego de Velasco de Ávila. Es, eso sí, “una exquisita composición de color y técnica. Aunque carezca de originalidad al basarse íntegramente en un grabado del flamenco Sadeler, Hernando de Ávila (a quién se lo atribuimos) supo enriquecerla con su minuciosa pincelada y su dominio en la consecución de las transparencias y en las variadas gamas de color“. 10.500 a 15.000 euros.

Por último, una Adoración de los reyes, c. 1580/90 (O/T, 167 x 112 cm; 51) atribuida al taller de Roland de Moys, que reproduce la Epifanía del retablo mayor del monasterio de Nuestra Señora de la Oliva, Navarra, encargado por Martín de Gurrea y Aragón, IV duque de Villahermosa, a los pintores Paulo Scheppers y Roland de Moys. Éste realizó una réplica para el retablo principal del cenobio navarro de Fitero (1590-1591) y otra para su capilla funeraria en la iglesia de Santo Domingo de Zaragoza; a estas tres, se sumaría la presente, que se ofrece con una estimación de 18.000 a 30.000 euros.

Hay más piezas, ya posteriores, como el san Ignacio de Loyola (O/L, 49,5 x 63 cm; 59), de Escuela italiana S. XVIII, seguidor de Francisco Solimena, por 5.000 euros, u otros. La Suite busca paladares finos, por encima de las modas y de lo que marcan los mercados; pintura para disfrutar. Daniel Díaz @Invertirenarte 

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search