En Actualidad

¿FRANCISCO DE GOYA O SIMONE CANTARINI?

La revisión del corpus artístico de los grandes maestros de la pintura española sigue siendo necesario, máxime cuando se trata de figuras tan destacadas como las de Goya o Velázquez. En los últimos tiempos hemos asistido a la aparición de nuevas pinturas del genial sevillano. Ha sucedido lo mismo con el pintor aragonés (ver por ejemplo aquí). Una de estas novedades verá precisamente la luz en el próximo número impreso de nuestra revista (nº 36). Junto a las adiciones, otro de los cometidos de nuestros historiadores pasa por hacer justo lo contrario: depurar su catálogo en pos de definir con mayor precisión la producción artística de cada pintor.

Buen ejemplo de lo que acabamos de señalar lo encontramos en un reciente artículo de investigación que acaba de publicar Frédéric Jiméno, doctor en Historia del Arte y secretario del Comité de historia de la ciudad de París, en la prestigiosa revista francesa Revue de L’Art (nº 196, 2017-2). Bajo el epígrafe «Faux Goya, vrais Cantarini» (Falso Goya, verdadero Cantarini), Jiméno restituye al pintor y grabador italiano Simone Cantarini (Pesaro, 1612-Verona, 1648) dos pinturas que hasta la fecha habían sido consideradas como obra de Francisco de Goya.

Se trata de sendos cobres (37 x 24,5 cm cada uno) propiedad de la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País de Zaragoza y depositados en la Museo Goya (Colección Ibercaja) de la misma ciudad. Representan respectivamente a La Virgen entregando el hábito a santa Teresa en presencia de san José y a La Virgen presentando el hábito a santa Teresa en presencia de san José. Fueron dados a conocer por José Gudiol en 1970 en su monografía sobre el aragonés (Vol. I, p. 255, nº 133) y desde entonces se ha mantenido su atribución por parte de cuantos historiadores los han abordado, fechándolos además en torno a 1781-1785. El estudio realizado por Jiméno, basado en la comparación de los cuadros con otros de Cantarini, así como con algunos de sus dibujos, parece corroborar este sorprendente cambio de atribución; sorprendente, sobre todo, porque adelanta más de un siglo su fecha de ejecución y las sitúa fuera de nuestras fronteras.

Según el historiador, nos encontraríamos ante sendos bocetos realizados al final de la carrera del pintor boloñés. En relación con ellos se conservan algunos dibujos preparatorios fechados por el especialista en Cantarini, Massimo Pulini, en torno a 1643-1648. Cabe destacar los que conforman el denominado Album Horne, conservado en el museo del mismo nombre de Floriencia, así como otros tres pertenecientes a la Bibliothéque nationale du Brasil de Río de Janeiro, de los que os ofrecemos dos imágenes. Ahora queda esperar la respuesta de la comunidad científica, que habrá de pronunciarse para ratificar o no el cambio de atribución de Goya a Cantarini.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search