Eva Kotátková, cuando el monstruo es el miedo al diferente

Eva Kotátková, cuando el monstruo es el miedo al diferente

La Casa Encendida presenta la primera exposición en España de la artista checa, dentro del ciclo anual Fantástico Interior. Este tercer capítulo se titula Entrevistas con el monstruo y es el resultado de una investigación realizada por la autora en 2019 sobre un par de proyectos de viviendas protegidas para personas con necesidades especiales que fueron paralizados en Moldavia.

Eva Kotátková. Entrevistas con el monstruo (detalle del monstruo). Instalación. Imagen cortesía de La Casa Encendida y Galerna.  Galerna, 202201
Eva Kotátková. Entrevistas con el monstruo (detalle del monstruo). Instalación. Imagen cortesía de La Casa Encendida y Galerna. Galerna, 202201

Esta es una muestra para despertar conciencias. Una reflexión sobre lo que ocurre cuando nos negamos a aceptar lo diferente y lo que es ajeno a la “normalidad” (entiéndase esta última palabra con todas las salvedades que se quieran). Parece una historia contada para niños con personajes de cabezas gigantes, relatos narrados en diferentes audios y un monstruo. Solo que este no es imaginario sino real: el miedo.

La artista checa Eva Kotátková apela a nuestra sensibilidad para mostrarnos, visualmente, una historia real ocurrida en 2018 en un par de pueblos de Moldavia, cuando un arquitecto trató de desarrollar un proyecto de viviendas protegidas para acoger personas con necesidades especiales. Como los habitantes del pueblo no querían que esto ocurriese –incluido el alcalde–, se movilizaron hasta conseguir paralizar el plan urbanístico, que finalmente nunca llegó a realizarse.

“Fue un asunto que salió en los medios de comunicación y que me interesó bastante porque soy miembro de una asociación de personas con trastornos de ansiedad”. Así que se puso a investigar sobre el tema y estuvo meses entrevistando a las personas que se habían opuesto al plan, a los periodistas que habían escrito sobre ello y, por supuesto, a los afectados.

Tardó dos años en completar el trabajo y mostrarlo al público en su país. Pero la exposición apenas duró una semana, porque la COVID-19 obligó al cierre de la sala. Ahora esta propuesta recala en La Casa Encendida de la mano de Rafael Barber Cortell, comisario del ciclo Fantástico Interior, quien ha preparado un montaje algo diferente en la Sala A del edificio madrileño.

EL MONSTRUO REPRESENTA EL TEMOR A LO DESCONOCIDO, A LA OTREDAD. SIN EMBARGO, NO DA MIEDO SINO QUE TRANSMITE TRANQUILIDAD” 

Entrevistas con el monstruo gira en torno a la empatía y las relaciones entre personas. Reflexiona, asimismo, sobre esa figura temida y fantástica que aquí aparece representada como un pulpo negro cuyos grandes tentáculos se expanden por todos los rincones.

Eva Kotátková. Entrevistas con el monstruo (detalle). Instalación. Imagen cortesía de La Casa Encendida, Galerna.
Eva Kotátková. Entrevistas con el monstruo (detalle del personaje que firmó la petición de paralización del proyecto). Instalación. Imagen cortesía de La Casa Encendida, Galerna.

“Muestra el temor a lo desconocido, a la otredad. Sin embargo, en este caso, no es un monstruo que de miedo, sino que transmite tranquilidad, porque la gente se puede sentar entre sus blandos tentáculos y escuchar los audios de casi una hora que dan voz a diferentes historias de discriminación”. Como la de un chico que descubre su itinerario a través de varios centros que le van etiquetando de ‘raro’, otra joven que describe cómo le miran mal cuando pasea delante de un grupo de personas o el relato de esa anciana que ha desarrollado una discapacidad por su edad. También hay experiencias de gente con diversidad funcional.

Esta instalación es la primera incursión de la artista checa en España y pretende adentrarnos en uno de esos edificios que nunca llegaron a construirse. Aparece poblado de seres reales o inventados –en cualquier caso posibles– que tratan de convivir: el alcalde, el director de la ONG que dona los hogares, la señora con andador y cesta de la compra que se muestra favorable a la inclusión, el hombre que se resiste o el arquitecto, que duerme en primer plano mientras sueña con su edificio imaginario.

El proyecto, que podrá verse en La Casa Encendida hasta el 2 de octubre, suma así el tercer capítulo del ciclo Fantástico Interior, en el que ya han participado Ad Minoliti y Marina González Guereiro. En este caso, Kotátková repasa la esfera de lo íntimo dentro del ámbito de la convivencia y pone de manifiesto cómo el monstruo, en realidad, no es más que el miedo al diferente. Sol G. Moreno