En Actualidad

El Prado quiere atraer nuevos públicos en 2020


Esta mañana Miguel Falomir, director del Museo del Prado, acompañado del director adjunto de Conservación e Investigación, Andrés Úbeda, ha presentado en el Casón del Buen Retiro, tras el éxito del Bicentenario, las actividades expositivas, educativas y de acción cultural de 2020 de la pinacoteca española, que quieren incorporar a nuevos públicos mediante nuevas narrativas. Habrá dos exposiciones fundamentales: una sobre el papel de la mujer en la pintura, ya iniciado con las muestras de Clara Peeters, Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, y otra sobre el Arte Colonial, una novedad en su programación. Además se podrán ver otras como Pasiones mitológicas; Carracci. La Capilla Herrera; William Blake. Ilustraciones para la Divina Comedia; Marinus van Reymerswale; y los Estuches del Tesoro del Delfín.

Además se continuarán dos programas de gran relevancia en la sociedad española como son El Prado en las calles, Hoy toca el Prado, y Arte y Mito. Los dioses del Prado, así como una potenciación de los desarrollos tecnológicos, que gracias al apoyo de Telefónica va a permitir crear una herramienta de gestión de datos aplicando la inteligencia artificial conocer mejor el comportamiento de los ciudadanos que se sienten atraídos por el Museo y de ese modo optimizar y personalizar su atención.

El programa de exposiciones arranca con la nueva instalación de Los estuches del Tesoro del Delfín, desde el 18 de febrero al 13 de septiembre, lo que ahondará en el conocimiento de esta colección. En este caso dichos estuches, fabricados en finas pieles con estampaciones en seco y oro, o en terciopelos y telas, han hecho posible que llegaran en buen estado hasta nosotros.

Posteriormente, se inaugurará el 31 de marzo una de las dos grandes muestras de 2020: Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1932),  que recupera el papel de la mujer en la pintura en un período histórico, a través de fondos del Museo y algunas piezas de otras colecciones, que reflejan la imagen de la mujer supeditada al talento masculino que el Estado legitimó con premios y exposiciones, ofreciendo también la travesía épica que algunas mujeres iniciaron para romper esas ataduras.

La segunda gran apuesta expositiva será Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España, que se abrirá el 17 de noviembre, y supone la apertura del museo a nuevas geografías. A través de las obras seleccionadas se podrán observar las aportaciones artísticas del nuevo mundo a España y, por ende, a Europa. Mucho de ese patrimonio, procedente de América, se conserva en instituciones culturales, religiosas y colecciones particulares tanto de España como de otros países.

Este panorama se completará con otras cinco exposiciones: una dedicada a Annibale Carracci y el conjunto de obras que decoraban en Roma la capilla de la familia Herrera en la iglesia de San Giacomo degli Spagnoli; los trabajos de Marinus van Reymerswale; las ilustraciones de William Blake para la Divina Comedia; y Pasiones mitológicas, coorganizada con la National Gallery de Londres, las Galerías Nacionales de Escocia en Edimburgo y el Museo Isabella Stewart Garner de Boston, que reunirán las seis pinturas mitológicas que Tiziano pintó para Felipe II inspirándose en la poesía clásica griega, y que son un hito en el modo de abordar el relato pictórico de historias literarias. Por último la muestra sobre el Legado de Carmen Sánchez García exhibirá las obras que se han podido adquirir gracias a la generosidad de esta profesora y benefactora del Museo.

Otra novedad girará alrededor a la Colección permanente y su instalación museográfica Prado 200, que reflejará la historia del Museo del Prado, y estará ubicada en las salas 100, 101 y 102 del edificio Villanueva (antiguas salas del Tesoro del Delfín) para mostrar al público los aspectos esenciales de la construcción y evolución del museo, pero también de la imagen proyectada, con la exhibición de objetos y bienes no artísticos ligados al Museo. Asimismo se utilizará la Galería Jónica (que da al Paseo del Prado) para mostrar 52 nuevas esculturas de la colección del museo. También se remodelarán las salas de pintura europea del siglo XVIII y la de El Bosco.

Por último, la obra invitada La última comunión de san José de Calasanz de Francisco de Goya seguirá mostrándose hasta fin de año, así como las pinturas del Greco, procedentes del Hospital de la Caridad de Illescas en Toledo o la gran Asunción de la Virgen, del Instituto de Arte de Chicago. La Cátedra del Prado en 2020 estará dedicada a Museos e iglesias: repositorios de patrimonio y acceso al pasado y será dirigida por Justin Kroesen, especialista en la historia del arte y de la arquitectura cristiana de la Edad Media y la temprana Edad Moderna.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search