En Actualidad

El IPCE restaura cuatro cartones para tapices de Corrado Giaquinto

Los lienzos, que pertenecen a la colección de la Fundación Real Fábrica de Tapices, sirvieron de modelo para las cenefas de una serie de tapices a partir de pinturas de Luca Giordano, ideada en 1756 por el pintor molfetense para la decoración del Palacio Real de Madrid.


Han sido necesarios nueve meses, desde octubre de 2018 hasta mayo de este año, para recuperar cuatro paños pintados por Corrado Giaquinto (Molfetta, 1703-Nápoles, 1766) que conserva la Fundación Real Fábrica de Tapices de Madrid. El proceso de conservación y restauración ha corrido a cargo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) y ha consistido, fundamentalmente, en la estabilización estructural de los soportes mediante un reentelado realizado con mesa de succión. También se ha consolidado y limpiado la capa pictórica.

El precario estado de conservación de los lienzos responde a la función para la que fueron concebidos, pues se trata de modelos confeccionados para las cenefas de la serie de tapices encargada por el rey Fernando VI en 1756 para el ornato del nuevo Palacio Real de Madrid.

Giaquinto había llegado a Madrid en 1753 para encargarse de las decoraciones murales del palacio, pero poco después asumió también la tarea de proporcionar cartones para las series de tapicerías que se estaban confeccionando en la Real Fábrica de Santa Bárbara. Entre ellas, en 1756 se solicitó un conjunto a partir de las pinturas de Salomón, David y José de Luca Giordano que se conservaban en el Palacio del Buen Retiro procedentes de las colecciones de los Austrias*. Giaquinto se reservó el diseño de las cenefas y eligió a algunos de sus discípulos, entre ellos José del Castillo, para que copiasen los cuadros de Giordano y los adaptaran a las dimensiones de los telares. Con la llegada de Carlos III al trono, la serie se destinó a la denominada «pieza de conversación» del Cuarto del Rey. En la actualidad se encuentran aún en el Palacio Real, en Salón de Tapices.

De los cuatro fragmentos conservados, uno de ellos (424 TAP) corresponde al mascarón central de la cenefa superior de los paños. Otros dos (415 y 425 TAP) se corresponden con motivos ornamentales de la cenefa inferior de los tapices, uno con un putti apoyado sobre un león y sosteniendo un medallón; y el otro con una esfinge sobre un podio arquitectónico. El último lienzo (TAP 416) incluye putti y esfinge.

La suerte que corrieron los cartones fue muy diferente a la de los paños. Tras su empleo en la Real Fábrica, se enrollaron y guardaron, de ahí su precario estado de conservación. Aún con todo, hay que felicitarse porque hayan llegado hasta nuestros días. El uso continuado de este tipo de piezas suponía un gran deterioro y, en muchos casos, su destrucción, especialmente en los modelos para cenefas, que eran retocados y cortados hasta alcanzar el modelo final. Afortunadamente, la recuperación de estas piezas por parte del IPCE permitirá su disfrute y estudio de ahora en adelante.

 

 

* De Frutos Sastre, Leticia. «Quiaquinto copista y Giaquinto copiado. Participación de Corrado Giaquinto en la Real Fabrica de Tapices de Santa Bárbara». En Pérez Sánchez, Alfonso E. (dir.). Corrado Giaquinto y España. Cat. exp. Madrid: Patrimonio Nacional, 2006, pp. 57-73.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search