El genio de El Greco en Zaragoza

El genio de El Greco en Zaragoza

La Fundación Ibercaja inauguró la semana pasada una muestra sobre el pintor cretense en la que han reunido 26 pinturas suyas procedentes de grandes instituciones públicas de nuestro país. Se enriquece además con otros 16 cuadros de artistas de renombre como Velázquez, Ribera, Murillo, Goya o Picasso que dialogan con los greco. El Greco. Los pasos de un genio, podrá visitarse hasta el 29 de mayo. Ha sido comisariada por Palma Martínez-Burgos y Juan Antonio Garcia de Castro.


Organizar una exposición sobre Doménikos Theotokópoulos siempre supone un reto, máxime cuando aún no ha pasado una década desde aquellas que conmemoraron el cuarto centenario de su muerte.

La Fundación Ibercaja ha tomado ahora el testigo y acaba de inaugurar El Greco. Los pasos de un genio, que podrá visitarse hasta el próximo 29 de mayo en el Museo Goya. Colección Ibercaja-Museo Camón Aznar de Zaragoza.

El enfoque planteado es doble, pues por un lado profundiza en la época en la que el artista desarrolló su carrera, la España de la Contrarreforma; visión que se conjuga con otra de carácter más práctico: la de las técnicas, géneros y modelos que explotó y que le dieron fama.

La exposición se estructura en torno a cinco secciones, de las cuales cuatro abordan de manera monográfica su producción.

No obstante, se ha dejado de lado la lectura cronológica habitual para profundizar en aspectos como su formación o su adaptación al mercado artístico toledano, para el que supo crear una gestualidad y una expresividad nueva que tanto éxito le proporcionaría.

El Greco. La expulsión de los mercaderes del templo. 1610-114. Óleo sobre lienzo. 126 x 98,5 cm. Iglesia de San Ginés, Madrid.

En esta línea, la primera sala recorre ese proceso de cambio desde su Creta natal, pasando por la Venecia de Tiziano y Tintoretto, hasta llegar a Roma. En la Ciudad Eterna comenzaría algunas de sus versiones de La expulsión de los mercaderes del templo, tema que retomaría de nuevo en España y cuya última versión, la que se conserva en la iglesia de San Ginés de Madrid, pintada hacia 1610-1614, puede contemplarse en la muestra.

Como ya señalábamos, la gestualidad y los “estados del alma” que emergen de sus pinturas fueron los mejores aliados con los que el artista supo amoldarse a los nuevos criterios estéticos y morales impuestos por el Concilio de Trento. A través de las manos, los rostros o los ojos, cargados de emoción y lágrimas en ocasiones, El Greco supo convertir su taller en un continuo ir y venir de clientes reclamando sus pinturas. Buen ejemplo de ello son La aparición de la Virgen a San Lorenzo de la Fundación Casa de Alba (1579) o la Sagrada Familia con Santa Isabel y San Juanito –ahora denominada Virgen con el Niño, Santa Isabel y San Juanito– del Museo de Santa Cruz de Toledo (1590-1595), ambas presentes en la exposición.

Diego Velázquez. Imposición de la casulla a San Ildefonso. 1622-1623. Óleo sobre lienzo. 165,5 x 115 cm. Ayuntamiento, Sevilla.

“Retratando el alma” permite comparar el retrato de Diego de Covarrubias y Leiva pintado por Alonso Sánchez Coello en 1574 con la copia que realizó El Greco hacia 1600-1602 –ambos en el Museo del Greco de Toledo– y que presumiblemente perteneció a Pedro de Salazar y Mendoza.

Más allá de la fluidez de la pincelada, el segundo supo dotar de una gran introspección psicológica al retratado.

la última sección, “El legado de El Greco”, sirve de marco para que los visitantes comprendan la huella que dejó el artista sobre algunos de nuestros pintores más eminentes, como Velázquez, del que se muestra La imposición de la casulla a San Ildefonso del Ayuntamiento de Sevilla (1622-1623); Goya y su Autorretrato de la propia colección Ibercaja (hacia 1775) o El entierro del conde Orgaz según Picasso del artista malagueño (1969).

Goya. Autorretrato. Hacia 1775. Óleo sobre lienzo. Colección Ibercaja-Museo Camón Aznar, Zaragoza.

Asimismo, figuran pinturas de Murillo o Las lágrimas de San Pedro de Ribera, asunto que desarrolló el cretense hasta en cinco ocasiones entre 1580 y 1605.

En la inauguración de la muestra estuvieron presentes José Luis Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja; los comisarios de la misma, la catedrática de Historia del Arte, Palma Martínez-Burgos, y Juan Antonio García de Castro, gestor cultural y director del Museo del Greco en Toledo de 2013 a 2021; y Rosario Añaños Alastuey, directora del Museo Goya.

Inauguración de la exposición. De izquierda a derecha, los comisarios de la misma, Palma Martínez-Burgos y Juan Antonio García de Castro; José Luis Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja; y Rosario Añaños Alastuey, directora del Museo Goya.
El Greco. La Virgen con el Niño, Santa Isabel y San Juanito. 1590-1595. Óleo sobre lienzo. 178 x 110 cm. Iglesia de Santa Leocadia, Toledo (depositado en el Museo de Santa Cruz de Toledo).