En Actualidad

El empoderamiento de la mujer en la Francia de los 70 y los 80

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía inauguró el pasado martes Delphine Seyrig y los colectivos feministas en Francia en los 70 y 80, una muestra que explora la intersección entre el cine, el vídeo y el feminismo en el país galo.


La nueva temporada de otoño trae al Reina Sofía una exposición reivindicativa con un tema que está de plena actualidad. Para ello, toma como eje bascular a la actriz francesa de origen libanés Delphine Seyrug (1932-1990). A través de su figura, una de las más brillantes del panorama cinematográfico de la Francia de los años 70 y 80, la muestra nos sumerge la lucha de los movimientos feministas, que, sirviéndose de las nuevas tecnologías del vídeo portátil, se implicaron en la necesidad de dar voz y visibilidad a muchos colectivos mujeres que hasta entonces habían sido prácticamente invisibles.

Durante la rueda de prensa de presentación de la exposición, las comisarias, Nataša Petrešin-Bachelez y Giovanna Zapperim, hicieron hincapié en su intención de mostrar, a través de la actriz, el esfuerzo colectivo generado en la Francia del momento para narrar el movimiento feminista. Desde un puesto privilegiado, el de una de las actrices de más éxito del momento, Delphine se replanteó a partir de la década de los 70 su trabajo como actriz y la imagen que se daba de ella. Fruto de esta reconversión son los vídeos y proyectos cinematográficos que empieza a producir para dar su visión del panorama social y mostrar la lucha por el feminismo. En otras palabras, utilizó su visibilidad para dar voz y visibilidad a este colectivo social.

La muestra se inicia con un espacio introductorio que aborda la encrucijada entre la política y la interpretación, en su lucha por desprenderse de esa imagen de feminidad idealizada en pos de su activismo. Para ello, Delphine no actuó sola, sino que se rodeó de otras mujeres cineastas como Chantal Akerman, Marguerite Duras o Ulrike Ottinger. Junto a ellas, fue fundamental su colaboración con la activista y realizadora Carole Roussopoulus y la traductora Ioana Wyeder, junto a las cuales produjo una serie de vídeos bajo el sobrenombre colectivo de “Les Insoumises” (Las Insumisas). De estos primeros momentos de la década de 1970 es uno de sus vídeos más significativos, Sois belles et tais-toi! [Calladita estás más guapa], rodado en 1976.

De ese mismo año son SCUM Manifesto y Maso y Miso vont en bateau [Maso y Miso van en barco], las obras más vistas del movimiento francés de los setenta; vídeos que, como señalaron las comisarias de la exposición durante la rueda de prensa, están de plena actualidad puesto que se proyectan con mucha asiduidad en nuestros días. En estos y en otros muchos se plantean cuestiones como el tema de la prostitución, el aborto y la libertad sexual. También reflejan el surgimiento del movimiento de liberación gay y lésbico y la situación de las trabajadoras inmigrantes en el contexto francés.

Para Seyrig y Las Insumisas, el feminismo fue una empresa transnacional. Por ello, sus producciones no se circunscribieron únicamente a Francia, sino que abordaron asuntos como el de la causa palestina, los presos políticos, la Guerra de Vietnam o las torturas. Una de las piezas más significativas es Inês (1974), donde se llama a la liberación de la opositora brasileña Inês Etienne Romeu a través de la reconstrucción de las torturas a las que fue sometida. Asimismo, el paso del grupo durante la década de los 80 les llevó a abordar otros temas, como el del movimiento de la antipsiquiatría o la importancia de las genealogías de las mujeres y la creación de un archivo feminista. Fruto de ello es el proyecto, que sin embargo no pudo llevarse a cabo, de la película Cartas a su hija, basada en la historia de la exploradora y defensora fronteriza americana Calamity Jane (1852-1903).

Por el contrario, Delphine y sus compañeras sí pudieron dar forma a un archivo feminista. En 1982, junto a Carole Roussopoulus y Ioana Wyeder, fundaron en París el Centre Audiovisuel Simone de Beauveoir, un archivo audiovisual sin precedentes dedicado a documentar las luchas feministas de la época. Muchos de los vídeos allí conservados se reproducen ahora en la exposición junto a fotografías, trajes y una gran diversidad de materiales visuales.

Delphine Seyrig y los colectivos feministas en Francia en los 70 y 80, podrá visitarse en la planta tercera del museo hasta el próximo 23 de marzo de 2020. Ha sido organizada en colaboración con el Centre Audiovisuel Simone de Beauvoir y el LaM (Lille Métropole, Musée d’art moderne, d’art contemporain et d’art brut). Después itinerará, entre el 5 de julio y el 22 de septiembre de 2020, al LaM Lille Metropole.

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search