En Actualidad

El alfabeto del Museo de Bilbao, una nueva mirada en el 110 aniversario


El Museo de Bellas Artes de Bilbao celebra mañana su 110 aniversario con la exposición ABC. El alfabeto del Museo de Bilbao, con el comisariado literario de Kirmen Uribe (Ondarroa, Vizcaya, 1970), premio Nacional de Narrativa de Narrativa en 2009 por su novela Bilbao-New York-Bilbao, que reúne más de 200 piezas y artistas representados en la colección de la pinacoteca vasca y algún préstamo de otras instituciones. Esta tarde el Rey de España realizará una visita privada por la exposición, que será inaugurada mañana por el lehendakari, Iñigo Urkullu; acompañado por el diputado General de Vizcaya, Unai Rementería; el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza; y el presidente de la BBK, Xabier Sagredo, entidad que patrocina la muestra, entre otras personalidades.

Con esta ambiciosa exposición, que se podrá ver del 6 de octubre al 2 de junio de 2019, el Museo de Bellas Artes reinaugura el edificio antiguo después de la intensa renovación museográfica desarrollada en los últimos meses. En las 31 salas donde se cuelgan las obras, siguiendo las 31 letras del alfabeto extendido de cuatro lenguas: español, euskera, francés e inglés, que han inspirado al escritor vizcaíno Kirmen Uribe no sólo para unir arte y literatura, sino también para ofrecer una mirada diferente con obras maestras del Museo, otras menos conocidas que están en los almacenes y algún préstamo temporal en un tránsito por la historia del arte occidental.

Desde que se fundara el Museo de Bellas Artes de Bilbao en 1908 ha ido reuniendo una colección de más de 14.000 obras de arte, que abarcan fundamentalmente desde el siglo XIII hasta nuestros días, y que incluye pinturas, esculturas, obras sobre papel y artes decorativas, así como una selección de piezas en depósito. La reciente renovación museográfica del Museo ha afectado a casi 1.900 m2 con  un presupuesto de cerca de un millón de euros, financiados por los patronos fundadores de la institución: Ayuntamiento de Bilbao, Diputación Foral de Vizcaya, Gobierno Vasco y BBK, como patrono de honor.

El recorrido por las 31 salas permite apreciar la amplitud espacial y visual de cada una de ellas, gracias al respeto de la luz natural y a la eliminación de paneles que cegaban los ventanales y vanos del primer nivel del museo, así como la recuperación de la visibilidad exterior del entorno ajardinado y su contexto urbano; la elevación de los lucernarios en el primer piso ahonda en ganar altura y superficie expositiva. Todo ello, junto a la incorporación de un suelo de madera de roble emplazado sobre un suelo original de mármol negro Marquina, y el mantenimiento del mármol bicolor se mantiene visible en las zonas de paso entre las dos alas del edificio, lo que redunda en un ambiente más neutro.

En este paseo por el alfabeto extendido de los cuatro idiomas, más un dígrafo II del abecedario español y los tres dígrafos del euskera, ts, tx y tz, iremos encontrando en la sala Arte piezas tan significativas como el óleo de Paul Gauguin, Lavanderas en Arlés, pintado en 1888, junto a una plaqueta de arenisca procedente del yacimiento prehistórico de Ekain (Guipúzcoa), datada en el 12.000 a.C, y la litografía en color de Josep Beuys, 1974, titulada Spur I (Huella I), que representa un animal que nos retrotrae a la figuración de las primeras pinturas prehistóricas. Y de ahí a la segunda con el nombre de Bilbao, en la que observamos una magnífica Vista de El Arenal de Bilbao, 1783-1784, de Luis Paret y una fotografía en blanco y negro de Itxone Sádaba, Morir de éxito en Bilbao, entre otras piezas.

82-1613
Josep Beuys. Spur I. Huella I. 1974. Litografía en color sobre papel, 52 x 72 cm. Cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao

Y en ese lento paseo por obras emblemáticas del arte occidental, aunque no solo, podemos admirar una composición  de Lucas Cranach el Viejo, Lucrecia, 1534, cerca de un busto masculino anónimo de Palmira en piedra caliza, datado en el siglo II d.C, ambos en la sala Heriotza (muerte),  sin olvidar a dos maestros como Zuloaga y su Retrato de la condesa Mathieu de Noailles, 1913, y el Retrato de Unamuno, de Sorolla, pintado un año antes. En esa secuencia no faltan los grandes ejemplos de la escuela española con pinturas de Ribera, Murillo, Zurbarán y Goya, las esculturas de Oteiza y Chillida, las creaciones de Mary Cassat, Isabel Baquedano, Francis Bacon, Tàpies, Ucelay, Ibarrola y Txomin Badiola, sin dejar de mencionar a dos grandes fotógrafos: Alberto Schommer y Gabriele Basilisco.

El relato literario artístico, de la mano de Kirmen Uribe, un apasionado del arte y especialmente de este museo desde su infancia, está lleno de referencias culturales con algunos de los escritores y filósofos que han sabido reflexionar durante el pasado siglo y aún antes como Homero, Baudelaire, Walter Benjamin, Gombrich, Virginia Woolf,  Berger, Gabriel Aresti, Koldo Mitxelena y Bernardo Atxaga, entre otros. Todos ellos como el propio Uribe remarca hacen posible que los aficionados al arte tengan más perspectivas para contemplar las obras porque la forma de mirar un cuadro, una escultura o una obra gráfica, o incluso el diálogo entre ellas, nos permite ver lo actual, el pasado y quizá vislumbrar el futuro por las sugerencias que esos nuevos prismas nos traen.

Para concelebrar con los amantes del arte el Museo de Bellas Artes de Bilbao lanza una promoción durante un mes, del 6 de octubre al 5 de noviembre, que hará posible que al adquirir la entrada al Museo se lleven gratuitamente el libro, editado en cuatro idiomas, que conmemora el 110 aniversario de la institución, con textos del comisario y diseño de Fernando Gutiérrez. Julián H. Miranda

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search