En Actualidad

CARLOS CRUZ-DIEZ EN EL MUSEO WÜRTH LA RIOJA


Recientemente y como todos los meses de enero desde hace años el Museo Würth La Rioja invita a un artista nacional o internacional para que presente durante varios meses un obra singular, que ahonda en los conceptos plásticos de la contemporaneidad. Este año la obra invitada es una creación de Carlos Cruz-Diez (Caracas, Venezuela, 1923), uno de los principales autores del Op Art y del Arte Cinético, que desde hace más de seis décadas eligió investigar sobre el color. La obra titulada Chromosaturation, 1965/2017, forma parte de la exposición principal del museo, Todo es movimiento. Op Art y Arte Cinético en la Colección Würth.  El color y la Chromosaturation ha sido uno de los ejes centrales en la trayectoria plástica del creador venezolano y uno de los que mejor le han servido para vertebrar su lenguaje plástico.  

En la obra monumental que se expone en el Museo Würth La Rioja hasta el 2 de abril puede observarse el modo en que Carlos Cruz-Diez trabaja el color de un modo autónomo y cómo esta paleta cromática, a bases de tonos verdes, rojos y azules, interactúa y evoluciona con el espacio de las salas donde se exhibe. Su investigación constata que esa gradación está en constante mutación, en una especie de presente perpetuo.

En Chromosaturation crea una ambiente artificial con tres cámaras de color, lo que conlleva que el espectador se sumerja en una experiencia de monocromía absoluta, que perturba su retina porque altera el modo en que recibe las gamas de colores propuestas por Carlos Cruz-Diez, al reducir la percepción del color que tenemos en la vida cotidiana, mucho más amplia, y situarle en un marco material y físico concreto. Este concepto de obra ha ido evolucionando desde que presentó su primera Chromosaturation hace 52 años, porque ha ido realizando diferentes montajes en los principales centros de arte contemporáneo del mundo. No en vano algunas de sus obras hoy forman parte de los mejores museos como el MoMA, la Tate Modern y el Centre Pompidou, entre otros.

En la singladura plástica de Carlos Cruz-Diez, que vive y trabaja en París desde la década de los años 60, con estancias también en Panamá, la investigación en torno al color ha sido constante como un acontecimiento en sí mismo, y eso se evidencia en la propuesta que ahora se exhibe en el Museo Würtz La Rioja. En su quehacer ha sabido combinar la práctica artística con la arista más científica, heredada del físico alemán Johann Wolgang con Goethe (1749-1832) y el artista también alemán Josef Albers (1888-1976), poeta del color y la forma y uno de los protagonistas en la Bauhaus y posteriormente en el Black Mountain College en su exilio norteamericano, que han sido referentes indiscutibles en la obra del venezolano.

Sin embargo cuando contemplo las piezas de Cruz-Diez hay una tercera figura que asocio a su innovación plástica, John Cage, compositor, filósofo, poeta y pintor, que supo reflexionar sobre la importancia del color y el silencio, rasgos inequívocos en el universo que nos plantea este creador. Como el propio artista venezolano afirma y constituye toda una declaración de principios: «toda mi obra, en sus diferentes manifestaciones, pretende revelar otra percepción y otro disfrute del mundo del color. No como una anécdota de la forma sino como un hecho de transfiguración, una situación, un acontecimiento que evoluciona de instante en instante». Julián H. Miranda

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search