En Actualidad

Beruete y Regoyos inundan de color y modernidad las salas del Bellas Artes de Bilbao

El museo reúne 70 pinturas del paisajismo español entre finales del siglo XIX y principios del XX firmadas por ambos autores, a los que se suman Riancho, Gimeno, Rusiñol y Sorolla. Todas ellas proceden de las colecciones que José Entrecanales y Santiago Corral adquirieron durante la primera mitad del siglo pasado.


Luz, color y modernidad. Mucha modernidad. Una orgía de colores y matices lumínicos parece haberse apropiado del Museo Bellas Artes de Bilbao, que desde hoy acoge una muestra dedicada al género moderno por excelencia: el paisaje (concretamente desde 1880 hasta 1920).

Beruete, Regoyos y el paisaje es fruto de una “felicísima aventura coleccionista”, en palabras del director, Miguel Zugaza. En efecto, se trata de un viaje iniciado durante la primera mitad del siglo XX, cuando José Entrecanales (Bilbao,1899-Madrid,1990) y Santiago Corral (Santander,1907-Madrid, 1989) comenzaron a adquirir paisajes de los grandes autores españoles de décadas anteriores.

“Nuestra casa estaba abarrotada de cuadros, llegamos a tener 980 colgados, algunos hasta en las puertas correderas”, recuerda María Corral, hija de este último coleccionista. Juan Entrecanales, por su parte, confiesa cómo su madre a veces mostraba ciertas reticencias cada vez que su padre llegaba al hogar con una nueva compra. “¿Otra más?”.

Estas anécdotas ayudan a entender mejor el concepto de la muestra, que se ha concebido como un homenaje a ambos coleccionistas. “Queremos agradecer el esfuerzo de nuestros padres por comprar este tipo de pintura en un momento insólito”, añade María, que ahora es crítica de arte y comisaria. Los dos ingenieros de caminos se dedicaron a la transformación de las infraestructuras de un país entonces atrasado, una apuesta por la innovación que supieron mantener también en sus gustos pictóricos a través de la adquisición de escenas de paisajes.

Aureliano de Beruete (Madrid, 1845-1912) y Darío de Regoyos (Ribadesella, 1857-Barcelona, 1913), los dos únicos pintores impresionistas españoles, fueron sus artistas preferidos. Por eso, son los grandes protagonistas de esta exposición, que se reparte por varios pisos del museo bilbaíno.

El primero contribuyó a renovar la pintura desde la tradición naturalista aprendida de Velázquez; con esos tonos anaranjados tan típicos suyos y su obsesión por pintar al aire libre incluso en los días más fríos e invernales. Sus obras son las que más destacan en el recorrido y las que forman el verdadero corazón de la muestra.

Beruete merece su propia sala, no solo por la calidad de su obra sino por la cantidad de pinturas expuestas: 40. Una reunión insólita que permite apreciar la evolución del artista, tanto en sus numerosas vistas de Toledo como en su serie sobre Los Alpes.

Sin embargo, el recorrido comienza con una soberbia vista de La Ría de Bilbao firmada por Regoyos que los herederos de Entrecanales donaron al Museo Bellas Artes de Bilbao hace 26 años. Esta es una de las ocho pinturas expuestas –70 en total– que no se conservan actualmente en manos de sus dueños originales (vendieron algunos de sus tesoros). Otras dos obras proceden del Museo del Prado y forman parte de la reciente donación hecha por Rodolfo Gerstenmaier.

Del pintor asturiano destaca también El viaducto de Ormáiztegui, una escena donde capta el momento justo en el que un tren cruza el puente, dejando la estela de un humo cargado de matices blancos, azulados y violetas. Curiosamente, este viaducto pintado por Regoyos es el mismo que Santiago Corral restauró después de la Guerra Civil. Por eso se entiende que lo comprase para tenerlo en su casa.

Santiago Corral restauró tras la Guerra Civil el viaducto de Ormáiztegui que Regoyos pintó en 1896

Beruete y Regoyos fueron las dos grandes pasiones de nuestros ingenieros coleccionistas. Pero no las únicas. Los paisajes cántabros de Agustín Riancho, las escenas más mediterráneas y expresivas de Francisco Gimeno, el simbolismo de Santiago Rusiñol y por supuesto Joaquín Sorolla, completan la nómina de autores adquiridos –y ahora expuestos– por Entrecanales y Corral.

Se trata, por tanto, de un paseo por la España de finales del siglo XIX retratada al natural con pincelada ágil y matices cromáticos infinitos. Una muestra donde recrearse en los detalles lumínicos que debemos agradecer al “regeneracionismo español de unos coleccionistas que vieron en el paisaje la riqueza de España”, según el comisario Javier Barón.

Beruete, Regoyos y el paisaje en las colecciones de los ingenieros José Entrecanales y Santiago Corral podrá visitarse hasta el 15 de junio. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search