En Mercado

Fernando Zóbel. En la Escuela de Música de Sevilla, 1979, detalle. Salida y remate: 55.000 euros

55.000 EUROS POR EL ZÓBEL EN FERNANDO DURÁN

Destacaron además las ventas de la escultura de Cristina Iglesias y del lienzo de Jean-Baptiste Greuze

Quizá hayan sido las fechas de la licitación -las tardes del jueves 22 y del viernes 23 de diciembre, cuando muchos coleccionistas comienzan sus vacaciones-, pero esperábamos unas ventas ligeramente más fuertes al menos para la atractiva oferta contemporánea en Fernando Durán que comentamos en nuestro artículo de previos (leer)…

El lote más destacado fue, finalmente, el lienzo de Fernando Zóbel, una especie de cheque al portador, bien seguro en estos tiempos, frente a los pinchazos que sufrieron por un exceso de pretensión en su precio, y eso que eran piezas atractivas, los Broto (991; 25.000 euros), Tàpies (992; 90.000 euros), Canogar (994; 24.000 euros), Sicilia (1000; 16.000 euros) o Esteban Vicente (996; 55.000 euros), entre otros: es la eterna cuestión del ajuste del precio… Frente a ellos, decía, Fernando Zóbel es la seguridad del mercado asiático; no en vano, su cartón grueso En la Escuela de Música de Sevilla (65,5 x 95,5 cm; 995), una especie de memoria de la serie negra, firmada y titulada en febrero de 1979, se adjudicó a un teléfono –probablemente extranjero, entendemos- por la salida, 55.000 euros, que con la comisión y los impuestos ya incluidos (21%) terminarán en 66.550 euros, un precio nada desdeñable para un cartón, es importante tenerlo en cuenta.

Luego fueron llegando poco a poco las gratas sorpresas. La mejor para los coleccionistas de contemporáneo, fue la subida de la pieza de hierro y cemento aparentemente informe de Cristina Iglesias, que había estado presente en la XLII Biennale di Venezia; Sin título 5/3 (pieza única, 159 x 43  28 cm; 990), pasó en pocos segundos de los 36.000 euros iniciales hasta los 40.000 euros, gracias a un teléfono y unos coleccionistas en la sala, que fueron finalmente los compradores. Enhorabuena, sin duda, por su gran compra.

Sin embargo, no corrió la misma suerte Naixament de Valentina (232 x 275 x 275 cm; 985), una pieza única a base de hierro galvanizado, aluminio y malla metálica de Susana Solano, expuesta en la misma Bienal de Venecia dos años después; parece que el interés de los coleccionistas por las obras de la catalana disminuye, o que quizá sea una pieza de grandes dimensiones que no es fácil instalar en una casa más o menos normal… En cambio, Lengua de cera, 1988 (cera y fieltro, pieza única de 125 x 68 x 4 cm; 989), una pieza casi bidimensional como la de Iglesias, de Eva Lootz, se adjudicó por los 12.000 euros pedidos.

Ya en el aparatado de las dos dimensiones reales, destacó la compra por los 18.000 euros de la salida del acrílico sobre lienzo de Luis GordilloNympheas VIII, 2001 (100,2 x 73,2 cm; 986), una especie de abstracción actual con claras raíces monetianas. Parece que poco a poco Gordillo va reafirmándose en un mercado que ha sido un tanto lento o reticente a su producción… Grata sorpresa, sin duda, como la subida del óleo sobre cartulina en rojos y negros de Luis FeitoSin título, 1962 (49 x 68,5 cm; 1004A, ver), expuesto en Nantes en 1963 y en París en 1964, y que pasó de los 10.000 iniciales a unos ambiciosos 14.000 euros.

Si retrocedemos en el tiempo, habría que destacar las pujas por los lienzos de José Vela Zanetti; no es que alcancen precios muy altos, sino que partían de zonas muy bajas para su nombre y calidad, apenas 2.000 euros. Y así, Paisaje mexicano con figuras (48,5 x 38,5 cm; 970) pasó a 4.000 euros, mientras La maternitá (48,5 x 38,5 cm; 972) se escaló a los 7.000 euros, dados por un teléfono.

La pintura finisecular obtuvo dos buenas ventas. La primera y más sonada, y sorprendente, fueron los nada menos que 27.500 euros ofrecidos por una puja previa por el cartoncito de apenas 8,6 x 12,2 cm de Joaquín SorollaBuques en el mar, hacia 1904 (ver; que aparecerá en el catálogo con el número BPS 3738; lote 941), apenas 500 euros por encima de su precio de salida, lo cual no deja de ser curioso. En línea semejante -adjudicado por 19.000 euros, la salida, a una puja previa defendida por la mesa-, se sitúa Pedreo (46 x 55,2 cm; 938), un lienzo de medianas dimensiones con un intenso atardecer en las rocas frente al mar, del asturiano Evaristo Valle. Interesantes fueron también las ventas por 1.900 euros de cada una de las acuarelas de cierto tamaño ya (59,5 x 49,3 cm) de Alberto ArrúeLa autoridad del pueblo (929) y Pescadores de Ondárroa (930), que habían partido de los 1.800 euros.

Y terminamos con la pintura antigua. Sobresalieron los 48.000 euros, la salida, pagados por el pequeño lienzo de Jean-Baptiste GreuzeEl último suspiro de la inocencia (41 x 33 cm; 259), procedente de la colección del industrial francés Eugene Schneider. Los sentidos (O/L, 130 x 172 cm; 242) de Jan Cosssiers, que en su día estuvieron atribuidos a Mattia Preti, habían salido a pujas en Ansorena en marzo de 2011 y se ofrecían ahora por 35.000 euros; se adjudicaron finalmente a una puja por escrito por 37.500 euros. Y la sorpresa: de 12.000 a 25.000 euros subió el Retrato de dama(O/L, 197 x 120 cm; 127, ver) del círculo de Juan Pantoja de la Cruz. Y poco más. Feliz Navidad. Daniel Díaz @Invertirenarte

ARTÍCULOS RECIENTES
0

Start typing and press Enter to search