En Actualidad

30 años de Chus Burés en Mallorca

El diseñador catalán celebra sus tres décadas en la isla con una exposición que reúne parte de sus joyas más célebres, como las realizadas en colaboración con Barceló o Sierra, al tiempo que presenta tres nuevas series de oro, plata y elementos precolombinos que muestra por vez primera en su estudio mallorquín.


Es un repaso por el trabajo de uno de los joyeros más originales y transgresores. Chus Burés ha querido celebrar sus 30 años en Mallorca con una selección de joyas que le define a la perfección, desde Les algues du mer hechas junto a Michel Barceló o los colgantes con mensaje tipo Diamond traffic kills ideados en colaboración con Santiago Sierra, hasta su anillo Satélite de plata y amatista. Todas estas piezas muestran la búsqueda constante del orfebre por doblegar el material –generalmente precioso– y crear obras únicas con las que vestir el cuerpo humano. “Porque las piezas cobran sentido cuando las lleva su dueño”, confiesa el propio Burés.

Materia, forma, artesanía y experimentación se alían para conseguir, en las manos del diseñador, colgantes, pendientes o pulseras de carácter singular. Piezas en las que se aprecia la técnica de un maestro de la orfebrería –aprendida durante sus viajes por Oriente y Occidente para conocer los secretos de culturas milenarias– pero también la mente de un artista con inquietudes creativas.

Burés llegó a Mallorca a finales de los años 80, cuando participó en la muestra Un siglo de joyería y bisutería española en el Instituto Balear y presentó algunas de sus primeras colecciones en la joyería Paco Calatayud. A partir de entonces, ha formado parte del ambiente cultural de la isla gracias a conferencias, debates y exposiciones, muchas de las cuales ha organizado en la galería de su amigo Joan Guaita.

En la década de los noventa el Palau Solleric le dedicó una retrospectiva y también el Castillo de Bellver ha alojado parte de sus creaciones, concretamente las pertenecientes a VOL DE NUIT. Su experimentación y búsqueda constante le han llevado a indagar sobre las posibilidades expresivas de la cerámica local de Pòrtol con la que ahora trabaja.

Este mes de agosto ha querido celebrar la efeméride de sus 30 años en la isla con una exposición que presenta en el atelier que acaba de abrir en su casco histórico. “Es un estudio nómada, porque con la pandemia me estoy reinventando”, comenta.

Chus Burés. 30 años en Mallorca reúne sus obras más conocidas y algunos trabajos recientes, en un diálogo cuyo hilo conductor es siempre el mismo: la joyería de autor. Entre las primeras, destacan algunas pertenecientes a la colección Mae Nam, en la que recurre a objetos cotidianos en un juego de apariencias muy sugerente. Bajo este prisma crea una pulsera de plata que titula Potatoes o un original brazalete aparentemente fabricado con botones, que en realidad están hechos de oro de 18 quilates y seda de colores.

«El collar Princesa Lelia está inspirado en la joya de esmeraldas que Richard Burton regaló a Elizabeth Taylor, solo que en este caso se trata de cantos rodados encontrados en la calle montados en oro oxidado».

Entre las novedades, tres de las colecciones desarrolladas en los últimos seis años que se exhiben por vez primera en la isla balear. L’Or dans L’Univers gira en torno al origen del oro, a raíz de unas conversaciones de Burés con el presidente del Observatorio de París Daniel Egret.

Este material precioso deja paso a la plata en Subverted Jewellery, colección ideada entre París y Nueva York donde el diseñador subvierte el habitual sentido de la alta joyería al recurrir a piedras y materiales encontrados. “El collar Princesa Lelia, por ejemplo, está inspirado en la joya de esmeraldas que Richard Burton regaló a Elizabeth Taylor, solo que en este caso se trata de cantos rodados encontrados en la calle montados en oro oxidado. Aparentemente no vale nada pero es muy espectacular”.

En la tercera serie, Past Future, echa la vista atrás y recupera la belleza de objetos precolombinos de la colección de Luz Miriam Toro. Esta arqueóloga colombiana posee cerca de 12.000 piezas entre collares, colgantes, narigueras y hachas de oro tumbaga –“una aleación de oro y cobre”– que Burés ha recuperado y adaptado al presente.

Chus Burés es un diseñador de joyas cuya trayectoria ha estado siempre muy vinculada con el mundo artístico. Su desembarco en el cine vino de la mano de Almodóvar y esa horquilla matadora que ya se ha convertido en todo un clásico. También está presente en los museos, especialmente desde que el Museo de Artes Decorativas de Madrid le dedicó una retrospectiva en 2016. Desde entonces no ha parado de mostrar su trabajo: Chus Burés, maestro orfebre en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (2020), la joya inspirada en Fra Angelico con la que el Museo del Prado celebró su bicentenario, sendas exposiciones en los Museos Picasso de Málaga y Barcelona o esta 30 años en Mallorca, que puede visitarse en el taller del artista hasta el 3 de septiembre. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search