*El Informe que elabora anualmente TEFAF en colaboración con Artnet revela que las casas de subastas han reducido su facturación en las obras rematadas bajo martillo pero han aumentado las transacciones a particulares.

*Según Rachel Pownal, autora del estudio, el mercado se ha incrementado en un 1,7 % con respecto al año anterior, en un contexto en el que las galerías acaparan el 62,5 % de los ingresos totales. 


Un par de visitantes en uno de los stands de TEFAF Maastricht.

El último TEFAF Art Market Report ha venido cargado de novedades. La primera y más significativa ha sido su autora. Rachel Pownal sustituye a la que ha sido responsable del informe durante los últimos ocho años: Clare McAndrew, que el pasado año fichó por Art Basel. Pownal ha aportado su propio método de trabajo, lo cual ha llevado consigo un cambio considerable en las empresas analizadas, su forma de valorar los datos y las conclusiones finales.

Según mantiene Pownal –que ostenta diversos cargos vinculados con Arte y Finanzas en la School of Business Economics de la Universidad de Maastricht y la TIAS School for Business and Society– se han generado en torno a 45 billones de dólares en 2016 entre galeristas, dealers, subastas y ferias; lo que supone un 1,7 % más que en 2015. 

TEFAF Maastricht.

El optimismo se desvanece ligeramente si analizamos los resultados obtenidos por las grandes casas de subastas, que no han conseguido recaudar las cifras estimadas con sus lotes estrella. De hecho, sus perdidas anuales han supuesto una caída del 18,8 %, especialmente en el mercado americano, que ve cómo su poder hegemónico se desinfla poco a poco ante el creciente ascenso del mercado asiático.

A pesar de ello, las casas de subastas se han repuesto gracias a las ventas privadas –estas han aumentado entre un 20-25 %–, razón por la cual tanto Sotheby’s como Christie’s han podido hablar de números verdes. “Algunas operaciones no quedan registradas”, mantiene la autora del estudio, por eso resulta tan complicado establecer un porcentaje exacto de dichas ventas directas.

En cualquier caso, las grandes casas siguen encontrando un importante nicho de mercado en el continente asiático. Los chinos, los japoneses y los indios continúan prefiriendo acudir a las subastas para comprar; de hecho, son sus clientes más fieles al representar más del 40 % del total. Cabe señalar que China sigue liderando el grueso de las subastas en el continente, pues acapara nada más y nada menos que el 90 % de las ventas asiáticas.

TEFAF Maastricht.

El informe dibuja un mercado estable y resistente, donde los precios se mantienen y las transacciones se desplazan de las subastas públicas al sector privado (más anónimo y opaco). Esto supone romper que el equilibrio que hasta ahora tenía el mercado del arte, repartido casi a partes iguales entre subastas y galerías. Si en 2015 las cifras oscilaban entre los 23,25 billones de dólares recaudados por dealers y los 21 billones conseguidos en subasta, en 2016 el volumen de ingresos generado por los primeros ascendió hasta casi los 28 billones, muy por encima de los 16,9 conseguidos en subasta. Es decir, que representan ya el 62,5 % del total.

Las más de 200 páginas que componen el documento presentado en la XXX edición de TEFAF muestran, igualmente, un cambio de tendencia de los tres principales mercados mundiales: el europeo crece –Reino Unido representa un 24 %–; mientras el americano pierde fuerza, a pesar de alcanzar el 29,5 %; y el asiático se mantiene con un 18 % del total. La feria de Maastricht, que permanecerá abierta hasta el próximo domingo, contribuye sin duda a ese ascenso del mercado europeo, con ventas millonarias como el bodegón de Cavarozzi o la escultura de Pedro de Mena. Sol G. Moreno