En Mercado

Vuelve TEFAF y los galeristas miran a España

La feria más exclusiva del mundo vuelve a Maastricht tras dos años y los galeristas participantes quieren nuevos tesoros para sus stands. Las altas expectativas en este retorno de TEFAF están animando a la búsqueda de piezas inéditas o pendientes de una correcta atribución. En las últimas semanas son varias las noticias que refuerzan la posición de nuestro país como proveedor de este tipo de obras. Van Ravensteyn, Machuca, Fontana y Van Aelst son autores que veremos en la feria holandesa.


En el mercado internacional actual, si tomamos los diferentes países como agentes en sí mismos, podemos distinguir entre dos tipos básicos: proveedores y compradores. Nuestro país, por razones históricas, acumuló durante siglos un gran número de obras de arte, ya fuese por la producción de nuestros artistas o por el interés coleccionista de nuestros monarcas. Esta situación nos ha dejado un rico legado y nuestros museos repletos de obras maestras. Pero el rastro de abundancia pasada no acaba ahí. Son muchas las colecciones particulares históricas que aún guardan los tesoros de sus ancestros. Si combinamos esta situación con una menor intensidad del coleccionismo actual dentro de nuestras fronteras, llegamos a la conclusión lógica de que ese hueco en las compras será llenado por entusiastas de otras partes del globo.

Esta dinámica, que es una constante desde hace muchas décadas, se ha reavivado en las últimas semanas. La razón más evidente es el anuncio de que TEFAF Maastricht 2022 no solo vuelve, sino que lo hace de manera presencial. Dos años después de su clausura prematura, la pequeña ciudad holandesa alojará de nuevo a los mejores galeristas y coleccionistas durante más de una semana. La presión por un retorno deslumbrante ha impulsado a los comerciantes de arte antiguo participantes a buscar en las subastas españolas «joyas» que llevar a sus stands.

Una de estas adquisiciones ha sido declarada a viva voz: el Retrato de caballero firmado por Jan Anthonisz van Ravensteyn y fechado en 1635. Esta pintura se subastó en Durán el mes pasado con una salida en 15.000 euros y sorprendió cuando sobrepasó los 30.000 y 40.000 euros que acostumbran a ofrecerse por los retratos anónimos de este pintor en el mercado internacional. El martillo bajó en 120.000 euros y se supo que el comprador había sido la galería Salomon Lilian, participante de TEFAF. Retrato de caballero es ahora el tercer mejor resultado de Van Ravensteyn y se especula que Lilian ha debido descubrir su identidad si pretende tener un beneficio en la feria.

En la misma venta, pero de manera más discreta, también se adjudicó una Sagrada Familia del Círculo de Pedro Machuca que salió por 3.000 euros y se remató en 65.000 euros. Tras una merecida restauración será una de las piezas que representará el arte español en marzo con una atribución consistente gracias el estudio de los expertos.

El resto de compras están más alejadas en el tiempo, pero aún así se espera que estas pinturas también viajen a Maastricht. La adquisición con más previsión fue la del Retrato de Lucia Annibale Bnasoni Garzoni de Lavinia Fontana. Un anticuario italiano se hizo con ella en Segre en mayo de este año por 170.000 euros con la clara previsión del retorno presencial de la feria más exclusiva.

Solo un mes después, en Durán un tríptico del taller de Pieter Coecke van Aelst superó en más del doble su salida, fijada en 75.000 euros. La puja final de 160.000 euros fue recibida como una grata sorpresa y ahora esperamos volver a verla tras un estudio que haya aclarado tu autoría y quizá una restauración que devuelva la frescura a sus figuras.

Toda esta actividad preludia un retorno muy interesante para TEFAF. Después de este tiempo, es necesario.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search