En Actualidad

Retazos de vida por 20 reporteros gráficos de ‘El País’


El pasado viernes se abrió en el Museo Cristina García Rodero de Puertollano la muestra Fotógrafos de El País, que reúne 180 imágenes de 20 redactores gráficos de ese diario, Nueve fotografías de cada uno de ellos, que resumen en buena medida muchos de los acontecimientos de los últimos 44 años de la vida española e internacional. Muchas de esas transformaciones han sido captadas por ese grupo de reporteros gráficos, que con sus cámaras nos han dejado un testimonio gráfico de gran valor documental y estético. La exposición permanecerá abierta hasta el 17 de enero.

Comisariada por Vicente López Tofiño y por Julián Rojas, del que se exhiben nueve imágenes por su trabajo en El País, esta exposición -patrocinada por la Junta de Castilla-La Mancha- se inicia cronológicamente con una serie de imágenes de César Lucas, como esa que hizo en una manifestación de asociaciones vecinales por la carestía de la vida en 1976, donde captó a un niño sonriendo que mira con esperanza al futuro, conocida como Puñito, y concluye con otra imagen de Samuel Sánchez tomada el 23 de marzo de 2020 en una Gran Vía desierta durante el confinamiento.

Y en ese arco temporal de casi cinco décadas además podemos encontrar imágenes de Marisa Flórez, Raúl Cancio, Pablo Juliá, Chema Conesa, Ricardo Martín, Ricardo Gutiérrez, Bernardo Pérez, Luis Magán, Uly Martín, Cristóbal Manuel, Gorka Lejarcegi, Claudio Álvarez, Luis Sevillano, Alejandro Ruesga, Carlos Rosillo, Jaime Villanueva y Álvaro García.

El diseño austero con el que nació El País en 1976 no impidió que, desde el principio, buscara a algunos de los mejores fotoperiodistas de la época que, poco a poco, fueron transformando gracias a su mirada y exigencia otro modo de contar la vida en imágenes. Algo que todavía se ha impulsado más gracias a las ediciones digitales que permiten amplios despliegues gráficos con sus galerías. En el prólogo del catálogo, la exdirectora Sol Gallego Díaz escribe que “los fotógrafos han creado una escuela, en la que la exigencia de calidad es esencial”. Y añade que “todas (las fotografías) reflejan la mirada peculiar de su autor pero también la verdad del instante que vivieron y reflejaron. Son verdadero periodismo, el que busca la verdad y el testimonio”.

El recorrido se inicia con una imagen emblemática de Ricardo Martín en la que vemos a un grupo de periodistas leyendo El País en las escaleras del hotel Palace en la larga noche del 23 de febrero de 1981, del que también se exponen algunos retratos de Umberto Eco, Antonio López, de Carmen Martín Gaite y de Victoria Abril, entre otras imágenes. Mientras que de César Lucas observamos testimonios de algunos de los hombres que protagonizaron la transición, desde una conversación informal de Adolfo Suárez y Felipe González a momentos en los que Fraga y Carrillo están juntos sonriendo. Ese período de la transición también está presente en las instantáneas de Marisa Flórez: la ‘Pasionaria’ y Alberti juntos en la primera sesión de las Cortes democráticas de 1977; la soledad de Suárez en el banco azul; y el dolor que late en la capilla ardiente del Tribunal Supremo por los abogados laboralistas asesinados en Atocha.

Además destacar el retrato que le hizo Raúl Cancio en La Factoría a Andy Warhol para una entrevista en 1983; el testimonio de Pablo Juliá cuando captó a Manuel Fraga sosteniendo un periódico con publicidad electoral del PSOE durante su comparecencia ante los medios sevillanos a finales de mayo de 1982; la imagen histórica de Chema Conesa al recoger cómo un ciudadano ejerce su derecho al voto en las primeras elecciones democráticas de junio de 1977, sin olvidar cómo Luis Magán fijó a José María Aznar disfrazado de El Cid cuando era presidente de Castilla y León en 1989; ni como Uly Martín dejó un retrato como el de Camarón de la Isla actuando en el mítico concierto en el Palacio de los Deportes en mayo de 1990, y Ricardo Gutiérrez en esa instantánea de un cartero junto a su perro atravesando las nieves de la Comarca de los Ancares en León o reflejando los triunfos de Fernando Alonso como campeón del mundo y el de Fermín Cacho como campeón olímpico en Barcelona 92.

Y ya fuera de nuestras fronteras ese conjunto de fotos de Bernardo Pérez, que forman parte de la serie Los agujeros del planeta, cuatro reportajes publicados en El País con textos de Javier Ayuso, que les llevaron a recorrer Haití, Gaza, República Centroafricana y Bangladés. Son imágenes que impactan por su crudeza, no exentas de belleza como los niños abandonados que duermen en la estación de Chittagong (Bangladés); la pequeña Qussi de diez años que mira a cámara con lágrimas en su rostro tras saber, como le ocurrió a su hermana, que había dado positivo en el test de la enfermedad del sueño en una aldea de la República Centroafricana.

Y enlazando con esas imágenes en otras latitudes una muy poderosa que hizo Cristóbal Manuel, actual redactor jefe de Fotografía de El País, cuando retrató  a Omran Shaban, el miliciano que atrapó a Gadafi, posando con las pistolas del dictador libio en Misrata el 2 de octubre de 2010; algunas de Gorka Lejarcegui bien del astrofísico Stephen Hawking en 2015, y otras de Claudia Schiffer o de Pedro Almodóvar y Penélope Cruz en una limusina de promoción en Los Ángeles; la mirada intensa de Julián Rojas que fijó a esos migrantes subsaharianos que están en el CETI de Melilla después de saltar la valla en octubre de 2005, parecido motivo que le sirvió a Claudio Álvarez once años después al detener ese instante con decenas de subsaharianos a bordo de un bote antes de ser rescatados por la organización Médicos Sin Fronteras; y el momento del primer acto público de la princesa Leonor, captado por Luis Sevillano,  saludando a su padre el rey Felipe VI tras la lectura del primer capítulo de la Constitución en la sede del Instituto Cervantes hace un par de años.

De nuestra historia más reciente esa foto aérea de Alejandro Ruesga en la que captó a miles de personas abarrotando la Puerta del Sol de Madrid durante ‘La Marcha por el cambio’ que convocó Podemos el 31 de enero de 2015; una imagen de perfil del actual presidente del Gobierno en La Moncloa, hecha por Carlos Rosillo a finales de agosto de 2019, y esa otra que fue portada del diario, la vista desde el cielo de un devastador incendio en Mati (Grecia); la impactante instantánea de Jaime Villanueva con motivo de la celebración del Orgullo Gay en Madrid en 2018, tomada desde la terraza del Ayuntamiento con una luz muy especial para que la bandera arco iris terminara resplandeciendo; y de ese mismo año con motivo del 40 aniversario de la Constitución española, los cuatro expresidentes del Gobierno vivos sentados delante del banco azul, captados informalmente por Álvaro García. Y como epílogo esa imagen, ya citada al comienzo, de Samuel Sánchez con esa mujer atravesando una Gran Vía desierta y algo fantasmagórica la última semana de marzo de este año debido al confinamiento severo motivado por la pandemia. Todo el conjunto exhibido revela diferentes sensibilidades a la hora de captar la realidad pero todas ellas convergen en la búsqueda de la verdad y nos ayudan a comprender mejor el mundo que habitamos.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search