En Mercado

Tetradracmas, decadracmas y ducados animan la numismática en otoño


Las subastas de numismática no cesan y en el último trimestre se están rematando con fluidez la multitud de lotes a finales de septiembre y durante estos días de octubre. De la subasta por internet y correo que celebró Classical Numismatic Group prácticamente se vendió todo. Los tetradracmas arrojan precios entre los 1.000 y los 2.000 dólares para los menos raros, y en las piezas escasas la horquilla suele elevarse a los 3.000 y 5.000 dólares. Podemos destacar un bello ejemplar de Siracusa, Sicilia, de Agatocles acuñado hacia el 300 a.C. con una estimación de 5.000 dólares y que fue adjudicado en 11.000; una rara estátera de Arcadia, salía en 24.000, y se adjudicó en 40.000 dólares. Las piezas romanas también arrojaron buenos remates. Los denarios han superado las estimaciones, e incluso han multiplicado por dos o tres las mismas. Así, sobresale un escaso ejemplar de Julio César que partía de 2.400 dólares y llegó a los 9.000. dejando muy atrás la estimación de 4.000. Como no podía ser de otra manera, los áureos tampoco fueron asunto menor. Todos vendidos, estando entre los 3.000 y 5.000 dólares los remates para los ejemplares menos raros o no especialmente atractivos. Los señalados en la nota previa de Claudio y Nerón se fueron a los 37.500 y 19.000 dólares, respectivamente (desde unas salidas respectivas de 18.000 y 12.000).

Por otro lado, el sestercio de Nerón del Puerto de Ostia superó la estimación de 10.000 dólares en un 30%, adjudicándose finalmente en unos notables 13.000 para la calidad que presentaba. Y no podemos dejar de mencionar el sorprendente remate de una pieza de Judea, de las guerras judías; un shekel de plata acuñado en Jerusalén (hacia el 66 d.C.). El precio de salida eran 60.000 dólares, y su estimación 100.000, pero todo quedó muy atrás hasta que el martillo zanjó el debate adjudicándolo en 270.000. Sorpresa mayúscula.

Del remate, también electrónico, de la madrileña Jesús Vico hubo algunos lotes sin vender, aunque las onzas que destacábamos sí encontraron nuevo propietario. El cara rata de Nuevo Reino de 1768 se adjudicó en la salida de 3.200 euros. Otra de Sevilla de Carlos II (1699) se remató en 3.800 euros.

La subasta de la casa catalana Áureo & Calicó remataba una colección de billetes extranjeros donde la casi totalidad de los lotes se vendieron. Lo más llamativo eran los 5 y 10 dinares de Jordania de 1949 con salida de 900 euros cada uno, y se remataron en 1.100 y 1.000, respectivamente.

Pero la atención estaba en la cita de Numismatica Ars Classica. La primera parte de la venta era una colección de moneda griega de 125 lotes donde solo 5 no encontraron comprador. Hubo cuatro lotes estrella, con remates de seis dígitos (francos suizos). El tetradracma de Naxos con una estimación de 600.000 francos suizos, se fue hasta los 725.000.  El doble decadracma en oro de Siracusa también dejó atrás la estimación de 100.000 francos suizos y se vendió en 370.000.  Llamativo también la cifra que alcanzó la triestátera de oro cartaginesa que partiendo de los 120.000 francos suizos, estimándose en 150.000, que dobló con creces esa cifra hasta zanjarse  en 350.000.

De la segunda sesión, un importante conjunto de monedas de oro romanas, también se vendieron prácticamente todas. Destacábamos el medallón de 2 sólidos de Constantino acuñado en Tesalónica con una estimación de 100.000 francos suizos y rematado en 160.000. De las docenas de áureos y sólidos que se remataron, en más de 25.000 francos suizos hubo dos docenas de ellos. El de Tetrico no encontró comprador; sin embargo sí fueron a un nuevo coleccionista los de Galba y Plotina que se remataron en 42.000 y 55.000 (salidas de 40.000 y 32.000). Por otro lado, el escaso de Vitelio se fue hasta los 65.000 francos suizos (salida 40.000), y el bellísimo ejemplar de Probo que salía en 32.000 se adjudicó en 60.000.

Otra cita, esta vez en Londres, la marcaba Roma Numismatics. Mencionábamos la casualidad de que ofrecía otro ejemplar del raro tetradracma de Naxos con una estimación mucho más baja de 80.000 libras esterlinas, que se disparó hasta las 154.000.

Para concluir, en el mes de octubre marcábamos dos citas más. Una en Madrid, Cayón Subastas, con más de 1000 lotes de monedas extranjeras, incluyendo una colección de medios duros. La previsión de la venta electrónica fue ampliamente superada. Los 50 céntimos de Argentina de 1881 (Krause estima en 1500 dólares) y que tenían una salida de 120 euros, se remataron en 2.425. Llamativo también el ½ $ de Hong Kong de la reina Victoria de 1866 que salía en 30 euros y se remató en 2.525 euros.

La segunda cita del mes era para la casa alemana de Osnabruck, Fritz Rudolf Kuenker. Eran más de 8.000 lotes en seis días de subastas. El total arroja una venta de más de 11 millones de euros de martillo en total. Cabría mencionar varias piezas: un decadracma siracusano de Evainetos con una estimación de 50.000 euros que se ha rematado en 42.000; un raro áureo de Otón que se vendió en 27.000 euros (estimado en 30.000); el 20 ducados de 1739 de Carlos Alberto de Bayern que se estimaba en 40.000 euros fue una de las sorpresas, alcanzando finalmente un remate de 200.000. También debemos resaltar el resultado de otro ejemplar de Bayern, el 8 ducados de 1598 en una conservación excepcional que se estimaba en 30.000 euros y se fue hasta los 140.000. Naturalmente la moneda alemana ha arrojado buenos resultados, pero ha habido jugosos remates también para las piezas más atractivas como han sido los de un bello didracma de Larissa, Thessalia, que se ha rematado en 11.000 euros y un tetradracma de Ática, no especialmente raro pero en calidad extraordinaria, sin circular, que se fue a los 5.500 euros. Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search