En Mercado

TEFAF busca más independencia en su equipo de expertos del Vetting 

La feria de arte y antigüedades por excelencia prescinde de algunos especialistas con los que lleva trabajando durante años, como James Roundell o Robert Bowman, debido a una revisión de su política global de buen gobierno. A partir de ahora, todos aquellos que formen parte de los Vetting Committees deberán ser completamente ajenos a las galerías o las casas de subastas.


Es todo un clásico. Los miembros del Vetting paseándose por los stands de TEFAF Maastricht antes de que comience la feria para examinar cada obra, su estado de conservación, su procedencia y su atribución. ¿Rubens o taller? ¿Antonio Canova o una falsificación? Aunque en realidad estos expertos no emiten juicios de valor sobre la autoría de las piezas que revisan, sí que aceptan o rechazan las atribuciones propuestas por cada uno de los anticuarios.

Lo cierto es que sus opiniones son inapelables. Si tienen dudas sobre si una pintura es original o una copia, o intuyen la mano de taller además de la del maestro, le piden al galerista que retire la pieza. Entonces esta acaba irremediablemente en el Salon des Refusés, un almacén que permanece cerrado durante toda la feria y del que no se puede sacar nada hasta el último día.

Esto ocurre porque TEFAF busca la excelencia y la garantía de que lo que ofrece a los compradores de sus ferias –Maastricht y, desde hace tres años, también Nueva York– es lo mejor. De hecho, presume del Vetting, ese equipo de 189 expertos que estudia, analiza y evalúa al detalle cada una de las obras que se ponen a la venta.

Precisamente por eso, el Comité Ejecutivo de la feria ha decidido restringir el privilegio de ser miembro de los Vetting Committees a especialistas “con el menor interés comercial posible en el mercado del arte”. Se trata de evitar así conflictos de intereses o posibles injerencias.

“Hemos adoptado una nueva política global de examen y evaluación, uniforme para todas nuestras ferias y que satisface el elevado nivel de exigencia que nos hemos impuesto a nosotros mismos”, explica Nanne Dekking. Como consecuencia de ello, continúa el Presidente del Patronato de TEFAF, “se despedirá a varios miembros de estos comités que han servido fielmente a la organización durante muchos años”.

Esta decisión implica que tanto galeristas como expertos vinculados a casas de subastas dejarán de ser invitados a participar en este prestigioso comité. De manera que habituales como James Roundell, director de la galería Dickinson, el dealer alemán Daniel Blau, o Robert Bowman, de Bowman Sculpture, se despiden de la feria.

De ahora en adelante, los miembros con derecho de voto serán representantes de instituciones académicas, conservadores o restauradores científicos, además de comisarios y eruditos independientes. Aunque nombres como Christopher Brown, director del Ashmolean de Oxford, y Robert van Langh, jefe de Conservación y Restauración del Rijkmuseum, se mantienen, falta por saber quién será, por ejemplo, el responsable de Antigüedades. El listado renovado y definitivo no se dará a conocer hasta diciembre. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search