En Actualidad

Pep Agut ‘rescata’ la memoria en el Palacio de Cristal


El Palacio de Cristal del Parque del Retiro acoge desde ayer y hasta el 29 de agosto la exposición Meridiano de Madrid: sueño y mentira, organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que es un proyecto creado específicamente por Pep Agut (Terrassa, 1961) para un espacio como este en el corazón de Madrid. El artista catalán reflexiona sobre el contexto histórico en el que fue construido este palacio, diseñado por Ricardo Velázquez Bosco y construido entre los años 1884 y 1887 para la Exposición General de las Islas Filipinas e inspirado en el Crystal Palace de Joseph Paxton de Londres, erigido en 1851.

La muestra ha sido coordinada por Soledad Liaño y su título hace referencia a dos aspectos cruciales para el desarrollo de la exposición. Por un lado, tenemos el “meridiano de Madrid”, que tiene su origen en el año 1884, cuando en octubre tuvo lugar en Washington la Conferencia Internacional en la que se aprobó establecer un meridiano único de referencia, tangente con el Real Observatorio de Greenwich.

España promovió en ese mismo año un intento, fallido, de crear un meridiano local 0º de Madrid (3º 41´ 16´´ al oeste de Greenwich, 14 minutos y 41 segundos por delante de aquel).Este meridiano de Madrid se tomó como referencia en el catálogo de la Exposición General de las Islas Filipinas, inaugurada en 1887. Once años después con el desastre de  1898 se hizo insostenible tener un meridiano propio. En 1942, en pleno conflicto bélico en Europa, por decisión de Francisco Franco España adoptó el huso horario del meridiano de Berlín, que actualmente es el que continúa en nuestro país desde entonces.

Pep Agut estudió en la Facultad de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona, y ha vivido y trabajado en diferentes ciudades europeas. En su trayectoria hay un cuestionamiento y reflexión del papel del artista, de cómo debe transcurrir la representación y qué lugar ocupa el arte, siendo muy crítico con el sentido del espectáculo y que la obra de arte se vea reducida a una mercancía económica más. Le interesa conferir a sus obras una narrativa que sea inherente a la propia pieza artística en un proceso de innovación constante.

En esta ocasión ha creado un conjunto de obras inspirado en el catálogo que editó el gobierno español para la Exposición General de las Islas Filipinas y en la dimensión de dos creadores universales españoles como Goya y Picasso. Del primero fijó su atención en ese trabajo que hizo el pintor de Fuendetodos en El sueño de la razón produce monstruos, mientras que del pintor de las Señoritas de Avignon, parte de Sueño y mentira de Franco, unos grabados realizados por Pablo Picasso en 1937, previos a su monumental Guernica.

En el suelo del Palacio de Cristal podemos observar varias columnas de escayola que reproducen las originales del Palacio, cuyos moldes están hechos en seis partes de las que solo se han montado dos. Como el propio Agut dice: “A partir de la estructura central donde se encuentran estas dos columnas, se van construyendo espacios para expresar diferentes grupos de ideas”. Los objetos resultantes no dejan de ser una huella del proceso constructivo, y esa disposición horizontal resta al origen arquitectónico del Palacio todo rastro de funcionalidad.

Agut ha sabido conferir un rasgo de individualidad a cada columna o a cada una de las partes y secciones surgidas de sus moldes. Además en ellas ha hecho varias inscripciones realizadas con el buril, herramienta que ya habían usado  Goya y Picasso en las dos series de aguafuertes mencionados anteriormente.

Este proyecto es de nuevo un ejercicio de pensamiento crítico desde su concepción del arte, que tiene en cuenta el contexto y las circunstancias políticas que afectan a la sociedad actual. Ha dispuesto asimismo junto a las diferentes columnas un grupo de tubérculos de escayola que crea a partir de moldes extraídos de raíces naturales, algunos de origen norteamericano y filipino, como los siete que se encuentran en la estructura central. Todo el conjunto es una reflexión desde el presente sobre esos acontecimientos y una invitación para dialogar con algunas similitudes que vivimos en los tiempos actuales.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search