En Actualidad

Miquel Navarro al completo en Fundación Bancaja

 

El artista valenciano expone sus 40 años de trabajo en uno de los centros culturales más relevantes de la ciudad: la Fundación Bancaja. Principalmente esculturas, pero también dibujos, pinturas y fotografías, se reúnen bajo el título de Fluidos y abarcan los años entre 1976 y 2018.


 

Comisariada por Lola Durán Úcar, la exposición se estructura en torno a dos de los elementos más representativos en la obra de Navarro: por un lado, la ciudad y el paisaje, y por otro, el cuerpo humano. Los dibujos muestran temas más líricos y sensuales: cuerpos predominantemente masculinos, aunque también femeninos, en los que se plasma el deseo, el ser interior del artista, tanto de forma metafórica como directa.

Las 73 obras que componen la muestra vienen de colecciones del artista, de la Fundación Bancaja y de la Fundación Caja Mediterráneo. En el bloque de paisajes y ciudades destacan cuatro instalaciones donde, jugando con las líneas horizontales y verticales habla de poder: La Ciutat (1984-1985), Espacio de batalla (2000-2001), Marjal (2017-2018) y Ciudad de las torres (2018). A modo de tótems se presentan sus Figuras para la batalla, esculturas -algunas de más de tres metros de altura- realizadas con aluminio marino macizo, poderosas, firmes, amenazadoras y al mismo tiempo protectoras, en esa dualidad que es propia de la obra del escultor. Junto a ellas, un conjunto de piezas de menor formato ejecutadas en barro, cinc o aluminio, que se muestran como el laboratorio de creación y experimentación.

Acuarelas, dibujos y fotografías componen la sección bidimensional de su carrera artística. Las obras sobre papel permiten al artista la transcripción directa del pensamiento. Las acuarelas o los dibujos son creaciones inmediatas frente a la lentitud del proceso escultórico. En ellos manifiesta, como decíamos, su deseo y su sexualidad más abierta. Una serie de fotografías reproducen algunas de sus obras monumentales, esculturas ubicadas en el espacio público y que le procuran una gran dimensión social. La exposición incluye también la proyección de dos películas realizadas por Miquel Navarro: Mineral y Fuerte como el opio.

Muchas de las piezas del recorrido son inéditas, por ejemplo las antes mencionadas Ciudad de las torres (2018) y Marjal (2017-2018); además de Casco de avispa (2012), o Campo rojo (2016). Asimismo, gran parte de las fotografías se ven por primera vez en esta exposición. Su faceta de fotógrafo nunca fue muy demostrada. Se exhiben tanto sus fotografías de esculturas de espacios públicos, como las que pertenecen a su vida íntima.

 

Permanecerá abierta hasta el mes de noviembre de 2018.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search