En Actualidad

Miguel Falomir, nuevo académico de Bellas Artes de San Fernando


El director del Museo del Prado e historiador del arte, Miguel Falomir, ha sido elegido esta semana nuevo académico de número por la sección de Escultura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a propuesta de tres académicos de la institución: Antonio Bonet Correa, Juan Bordes Caballero y José Luis García del Busto, que fue quien leyó la laudatio.

Miguel Falomir (Valencia, 1966) se licenció en Historia del Arte por la Universidad de Valencia en 1989, amplió su formación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Posteriormente se doctoró en la Universidad de su ciudad natal y disfrutó de una beca Fulbright posdoctoral en el Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York.

En su trayectoria profesional ha estado alternando la docencia –Universidad de Valencia, el Centro de Estudios Avanzados en Artes Visuales de la National Gallery of Art de Washington, profesor invitado en las universidades de Udine en Italia y UCLA en Estados Unidos- con la investigación y la gestión cultural, en su condición de Jefe del Departamento de Pintura Italiana y Francesa del Museo del Prado.

En 2017 fue nombrado director del Museo del Prado, cargo que ostenta en la actualidad cuando se está celebrando el Bicentenario del Museo, institución que ha merecido en 2019 dos galardones tan prestigiosos como el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades y la reciente Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que ha reconocido la modernización de la gestión, una política museográfica planificada y una gran programación de exposiciones.

Miguel Falomir es autor de numerosos libros, artículos y ensayos, y ha comisariado excepcionales exposiciones sobre los maestros Tintoretto, Tiziano, Arcimboldo o la más reciente de Lorenzo Lotto, celebrada en el Prado y en la National Gallery de Londres, que ha merecido el Premio Arte y Empresa de ARS Magazine a la mejor internacional de 2018. Con su elección como académico se cubre la vacante dejada por Francisco Calvo Serraller, y se reconoce su valía profesional e intelectual, así como la estrecha relación histórica y actual que mantienen el Museo del Prado y la Academia.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search