En Mercado

Una escultura atribuida al círculo de La Roldana sube hasta los 46.000 euros en Goya

La sorpresa de la edición de los días 11 y 12 junio en Goya fue la subida del lote 233, se trataba de una talla en madera policromada, que representaba a “San José con el Niño”, trabajo andaluz del s. XVIII atribuida al círculo de la Roldana, se remató en 46.000 euros desde sus 1.200 iniciales, nada hacía presagiar esta sorprendente subida, si bien es cierto que todo lo que rodea a la escultora Luisa Roldán, apodada “La Roldana”, (Sevilla, 1652-Madrid, 1706) despierta interés y atracción, de ahí el gran ascenso de la misma. Esta artista fue una de las imagineras más importantes del barroco español, era hija del escultor Pedro Roldán, y fue la primera mujer en ostentar el título de escultora de cámara de Carlos II y Felipe V, pero debido a su condición de mujer, los contratos y cobro de sus obras debían ser gestionados por su marido por lo que a lo largo de muchos periodos de su vida se vio sumida en la pobreza. Su obra se caracteriza por la delicadeza que aplicaba a los rasgos faciales, y talla de las manos, y por el tratamiento más dramático de las expresiones y los rasgos físicos de las figuras, definidos por rostros ovalados, ojos rasgados, cejas arqueadas, bocas anhelantes, plasmó como pocos escultores el dolor en los rostros, tal vez por el gran sufrimiento que padeció a lo largo de su vida, periodos de indigencia y pérdida de hijos, que convirtieron a esta artista en una de las grandes de la época, tanto por su sensibilidad a la hora de plasmar sentimientos como por la maestría a la hora de desarrollar sus obras con el gran mérito de hacerlo en una sociedad en que el espacio de la mujer se reducía al hogar y a la vida religiosa, el ser mujer en el s. XVII fue un factor determinante en el desarrollo de su trayectoria personal y profesional pero pese su valía fue reconocida por muchos coetáneos .

Éxito también en otras de las bazas que la sala proponía para esta edición de junio, me refiero a los relojes, con dos sobresalientes subidas, por un lado, el citado lote 315, un gran reloj francés de bronce dorado y cincelado con caja arquitectónica decorada con motivos vegetales, con esfera firmada “Piolaine A. París”, Francia principios s. XIX, atribuido a Pierre-Philippe Thomire (París 1751-1843), con salida en 4.000 euros, alcanzó la cantidad de 9.000 euros. Fue considerado el mejor de su especialidad en la época del Primer Imperio. Comenzó su aprendizaje en el taller de Pierre Gouthière, y a partir de aquí creó notables obras junto a destacados escultores como Pruh´don, Boizot, y otros autores que fueron destinadas a los más ilustres dignatarios del momento y que están en los museos y colecciones más importantes, como en el Palacio Real de Madrid, Museo del Louvre. Una de sus obras icónicas fue la de la cuna del Rey de Roma que se encuentra en el Kunsthistorisches Museum de Viena, también digna de mención fue la subida del lote 372 un reloj de sobremesa francés con máquina de tren autómata, de ff s. XIX, que desde sus 1.000 euros de partida se remató en 7.000 euros. Mariano Santos @AntgOln

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search