En Mercado

La moneda norteamericana cotiza al alza y las subastas que vienen


Tras el éxito de la moneda norteamericana en las últimas subastas de Estados Unidos, con dos piezas que alcanzaron altos remates: una moneda de 2,5 dólares que llegó a 576.000 dólares y otra de 10 centavos que alcanzó 1.320.000 dólares. Ahora Europa comenzará con la nueva temporada, donde las monedas griegas y romanas tendrán un claro protagonismo.

En agosto se celebra habitualmente la World Fair of Money, una convención veraniega organizada por la American Numismatic Association. Es una feria itinerante, que va cambiando de ciudad, y reúne a cientos (casi medio millar) de expositores de todo el mundo, con mayor presencia de norteamericanos. Asociaciones, clubs, exhibiciones, cursos y seminarios… animan la feria también. Varias casas de moneda de todo el mundo tienen presencia. Y por supuesto, además de la propia feria, hay varias subastas que amenizan los días que pasamos en esta ocasión en Rosemont, cerca de Chicago.

De las ventas realizadas allí destacaban algunos remates de Heritage y Stacks Bowers Galleries. El primero vendió más de 45 millones de dólares en esos días. 10 piezas por encima de los 300.000, naturalmente monedas locales. La reina de la fiesta fueron los 2.5 dólares de 1837 en una calidad extraordinaria, la mejor conocida, que se fue hasta los 576.000. Pero no se quedó corta la otra casa que vendió más de 30 millones. Hubo fortísimos resultados en moneda norteamericana de nuevo. Marcaron el récord de venta en subasta de una moneda moderna de Estados Unidos (sin tener en cuenta errores) con la cifra de 156.000 dólares para un medio dólar de 1964.

Sin embargo, uno de los remates más importantes fue el del dime (10 centavos) de 1894-S que alcanzó 1.320.000 dólares. De este rarísimo ejemplar se acuñaron en la ceca de San Francisco solo 24 ejemplares, de los que se tiene noticia solo de 9 piezas. Su historia es llamativa y hay varias teorías al respecto del por qué de la acuñación. La más romántica y popular es que esos ejemplares se repartieron entre 8 personalidades del sector bancario, recibiendo 3 ejemplares cada una de ellas. Aunque también se dice que un banquero numismático revisaba de entre la calderilla de bolsillo, con la ayuda de amigos y conocidos, todas las monedas posibles para localizar fechas raras, errores … y pudiera ser que las encontrase.

En todo caso, sí parece que dicho banquero entregó 3 monedas de 1894-S a su hija mayor, una adolescente, con la indicación de guardarlas hasta que fuese muy mayor ya que entonces valdrían dinero. Sin embargo, era un día caluroso y la niña, de camino a casa, no pudo resistirse y pagó un helado con una de las monedas. Con las otras sí siguió el consejo de su padre y las vendió años más tarde por 2.750$. Es interesante el pedigrí ya que se tiene constancia de todas las transacciones durante el siglo XX de este ejemplar que ahora superó los 1.3 millones de dólares; en 1953 se vendió por 2.100 dólares, en 1973 alcanzó la cifra de 52.000 , y la última vez que salió al mercado, en 1988, se adjudicó por 70.400.


La rentrée

La primera subasta se celebra mañana en Francia. La casa CGB presenta algo más de 600 lotes. Una primera parte para la moneda antigua, donde destacan algunos tetradracmas griegos (Atenas, Sicilia y Macedonia) con precios entre los 600 y los 1.800 euros. Además se incluyen varios áureos, destacando un bello ejemplar de Lucio Vero con una salida de 9.500 euros. Pero las piezas más importantes son las series locales, naturalmente. Así se presenta una de las estrellas del remate, un ejemplar de Luis XIV, un Luis de oro de 1693, con una salida de 22.000 euros (estimación 28.000). Habrá que ver si encuentra comprador, aunque la rareza es indiscutible. Otro destacado es el ejemplar de Luis XV, estaba vez en plata, un ecu de tres coronas, de 1715 con una salida de 15.000 euros (estimación 25.000).

A continuación, tendremos que mirar a las islas británicas y no para comentar algo del Brexit. Una nueva compañía, Sovereign Rarities sita en Londres, presenta un remate con piezas raras. 400 lotes seleccionados, destacando, como no podía ser de otra manera, la moneda inglesa. La estrella del remate es un spur ryal de oro (15 shillings) de Jaime I. Su condición es sobresaliente. La presentan de hecho como la mejor pieza conocida. Se estima en 100.000 libras esterlinas (salida en 70.000). Además, hay otra decena de piezas inglesas con salida por encima de las 25.000 libras; entre ellas cuatro piezas áureas de la serie triple unite de Carlos I, una prueba del soberano de 1820 (extraordinaria ya que solo se acuñaron sesenta piezas), y una libra de 1643 de Carlos I acuñada en Oxford. Muy buenos ejemplares todos ellos.

Por último, hemos de señalar de nuevo a la casa especializada en moneda antigua, Numismatica Ars Classica, que vuelve a presentar dos sesiones de raros y bellos ejemplares, no aptos para todos los bolsillos. Será el 1 de octubre en Suiza. La primera parte son algo más de 200 lotes de moneda griega. Cinco lotes con salidas de seis dígitos (francos suizos -chf-), y otra media docena de ejemplares por encima de los 50.000 chf. Por destacar algunos: un tetradracma de Anfípolis con la cabeza de Apolo en alto relieve con un magnífico pedigrí que lo hace trazable desde 1894, con salida en 240.000 chf (estimación 300.000); un bello ejemplar decadracma sin firmar de Evainetos con una salida de 120.000 chf (estimación 150.000); un raro y muy atractivo nomos de Siri o Sirinos (aún se discute la polis), con un pedigrí del siglo XIX también que, sin duda, va a llamar la atención de numerosos coleccionistas, aunque su salida ya son 40.000 chf (estimación 50.000, que quizá sea corta); y una bonita estátera de oro de Cirene que exhibe a Nike en una cuadriga tiene una salida de 28.000 chf (estimación 35.000).

La segunda sesión son un centenar de lotes con mayor protagonismo de Roma. Cinco piezas por encima de los 40.000 chf, y uno con seis dígitos de salida. La de mayor salida exigirá al comprador al menos 100.000 chf, aunque parece que su estimación de 125.000 se nos antoja un mínimo más probable para el ganador. Es un raro áureo de Trajano que muestra a su mujer Plotina en reverso del que solo se conocen dos ejemplares, siendo éste el único en manos privadas. Las estrellas a los lados de los bustos y las leyendas indican la deificación de ambas personas, pasando a ser dioses, lo que pudiera argumentar establecer la fecha de acuñación en el 122. También es muy llamativo un áureo de Quintilio, hermano de Claudio II, por su rareza y dificultad, que tiene una salida de 48.000 chf (estimación 60.000). En total son más de 100 áureos, y algunas rarísimas piezas orientales. Estaremos atentos a lo que ocurra. Juan Cayón

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search