En Actualidad

La materia que desvela la verdad en los cuadros de Guerrero

Para descubrir la verdad última de la realidad y de todo los que nos rodea, Alberto Guerrero defiende el estudio del origen de la materia y su más tradicional clasificación en los 4 elementos: agua, fuego, tierra y aire. De esta forma ha concebido un proyecto que se expone en el Centro Cultural Volturno (Pozuelo de Alarcón) en el que refleja estos cuatro estados en sus pinturas, sin abandonar la técnica que le caracteriza de superponer capas de lienzo creando texturas elaboradas y otros más planos donde la luz sugiere mucha profundidad.


 

Durante su etapa como restaurador de pintura, empieza en él una obsesión con la búsqueda de la verdad detrás de la realidad, la autenticidad oculta tras las capas que los repintes, el tiempo, la suciedad o las meras circunstancias han añadido al talento de tantos artistas. Su trabajo como creador parte de un proceso inverso a la restauración: el artista yuxtapone capas de materia explorando la relación entre los diferentes estratos de color y las texturas que se generan. Como resultado, busca un todo armónico, que explica una analogía de la Historia, compuesta por millones de factores y circunstancias que se solapan, relacionan e influencian entre si para dar lugar a hechos o períodos concretos. Un trabajo que se refiere, también, a la identidad del hombre, entendida como un compendio de capas de realidad, unas visibles y otras ocultas, que solo sobrepuestas le hacen quien es.

«Creo que el arte es verdadero cuando su contemplación evoca algo ajeno a sí mismo, mayor. El espectador reacciona, anhelando colmar el deseo que se le ha despertado. Como en el mito de la caverna, la obra de arte es destello de la Verdad y del Bien.» Explica el artista. «Mi obra da comienzo con capas de pintura que finalmente no se van a ver, al menos no totalmente. Trabajo con colores y texturas que se van superponiendo y que dan lugar a una armonía final. En un momento del proceso decido detenerme, aunque podría continuar. Trato de expresar algo parecido a lo que ocurre en la vida de cada hombre: somos un compendio de capas de realidad pasada, unas visibles y otras ocultas, total o parcialmente. Alguien nos mira, en un momento concreto de nuestra historia, y observa esta armonía, esta combinación de capas a las que se superpondrán otras muchas. No somos, como no lo son mis cuadros, un resultado perfectamente definido, y esa es, precisamente, nuestra belleza».  

Nacido en Barcelona en1975, Alberto Guerrero es Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Valladolid y diplomado en Restauración por la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid, en la especialidad de Pintura. Ha trabajado durante once años como restaurador de pintura de caballete y mural para importantes colecciones particulares y varias iglesias en España y Oriente Medio. En 2009 abandona la restauración para dedicarse en exclusiva a la pintura.

elementos_web_aire_21
Aire
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search