En Actualidad

La Albertina de Viena inaugura un nuevo museo dedicado el arte moderno

Tras el parón provocado por la crisis sanitaria, la institución consigue abrir las puertas de Albertina Modern, un segundo centro auspiciado bajo el paraguas de los Museos Federales de Austria. Con sede en el histórico edificio de Künstlerhaus [Casa de los Artistas], exhibe más de 60.000 obras, incluida la Colección Essl. 


El público por fin regresa a los museos. Y aunque lo hace muy poco a poco, con temor y cierta cautela, también acude con la curiosidad de descubrir cosas nuevas, como el recién inaugurado Albertina Modern. Si la institución original es toda una referencia en el sector –posee una de las colecciones de dibujo más importantes y extensas del mundo–, es fácil imaginar que esta nueva ampliación está llamada a convertirse en uno de los grandes museos de arte contemporáneo de la escena vienesa.

En realidad estaba previsto que el centro abriese sus puertas el pasado mes de marzo, pero el covid-19 obligó a retrasar el día de inauguración hasta este miércoles. La nueva filial de la Albertina se aloja en Künstlerhaus, un palacete construido entre 1865 y 1868 por la Sociedad Austríaca de Artistas que se ha adaptado para las actuales necesidades, aunque desde los años 80 se usaba ocasionalmente como sala de exposiciones y de cine.

Los orígenes del proyecto se remontan a 2017, cuando la familia Essl y Hans Peter Haselsteiner cedieron a la Albertina en préstamo permanente (hasta 2044) todos sus tesoros de la Colección Essl, que incluye obras de artistas tan conocidos como Franz West, George Baselitz, Alex Katz o Anselm Kiefer, además de fotografías firmadas por Andreas Gursky, Candida Höfer o Cindy Sherman.

Entonces el dueño de las piezas acordó con el director general de la institución, Klaus Albrecht Schröder, trasladar el conjunto a la capital e integrarlo con el resto de obras de arte contemporáneo pertenecientes a la Albertina para crear un museo ad hoc.

El edificio escogido para alojar las más de 60.000 piezas de los 5.000 artistas presentes en la colección es una construcción del siglo XIX ubicada en pleno centro de la ciudad que cuenta con una extensión de 2.500 metros cuadrados. En los últimos tres años esta Casa de los Artistas se ha restaurado y modernizado para cumplir con los estándares de la Albertina, además se han recuperado las pinturas murales y parte de la decoración original, como el suelo antiguo de terrazo.

Ahora, además de acoger a la Asociación de Artistas de Bellas Artes de Austria –que sigue en la primera planta–, la Künstlerhaus será el hogar de miles de dibujos, acuarelas, pinturas y fotografías de creadores como Markus Lüpertz, Andy Warhol, Jörg Immendorff, Alex Katz y todo un elenco de autores locales: Arnulf Rainer, Maria Lassnig, Franz West o Erwin Wurm, entre ellos.

El director de las dos Albertinas, Albrecht Schröder, se felicita de “poder mostrar nuestras colecciones de arte contemporáneo mejor que nunca. Viena cuenta ahora con un nuevo museo de arte moderno en el que se combinarán las obras más importantes de la Colección Essl y la adquisición más reciente, la Colección Jablonka, junto a las piezas ya conocidas para formar la base de una serie de exposiciones que, hasta ahora, no era posible admirar en esta ciudad. La idea es que la historia del arte austríaco posterior a 1945 adquiera una importancia y ocupe un lugar nunca vistos», explica.

Precisamente por eso, la exposición inaugural incide en este periodo, fundamental para el desarrollo de los movimientos de arte contemporáneo a nivel internacional. El inicio, el arte en Viena de 1945 a 1980 podrá verse hasta el 15 de noviembre de 2020. Sugerente título para establecer un punto de partida, ahora que todos tratamos de empezar de nuevo. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search