“Hitler está en todas partes” Maurizio Cattelan

“Hitler está en todas partes” Maurizio Cattelan

La subasta de Christie’s de Nueva York que tuvo lugar el pasado domingo, se organizó bajo la temática de Bound to fail (destinados al fracaso) y resultó como obra destacada una escultura de Hitler de rodillas vendida por $17,189,000.


Se trata de una más de las polémicas creaciones del italiano Maurizio Cattelan, el que recientemente ha seguido el ejemplo de Duchamp y ha instalado un retrete de oro macizo en en el Guggenheim de NY. La obra que salió a la venta en la subasta, ha supuesto un record para el artista en cuanto al precio de venta, nada menos que $17,189,000 por una desconcertante escultura titulada “Him” que, vista desde atrás, parece que representa un niño pequeño en oración, pero por delante se descubre que es del líder del nacional socialismo en Alemania, Adolf Hitler.

Esta escultura, hecha con resina y pelo humano, está pensada para confundir al espectador. Primero se aprecia la inocencia y la vulnerabilidad de un niño, pero en cuanto se rodea la pieza, la identidad de esta es incuestionable. Es una manera de expresar la idea de que la cara del maligno no es siempre tan obvia. El mismo Cattelan remarcó: “Quise destruirla yo mismo. Cambié de idea mil veces cada día. Hitler es puro miedo; es la imagen de un dolor terrible. Duele hasta pronunciar su nombre. Y ese nombre ha conquistado mi memoria, vive en mi cabeza incluso siendo taboo. Hitler está en todas partes, frecuentando la historia; y todavía es inmencionable, irreproducible, envuelto en el manto del silencio. No intento ofender a nadie. No quiero iniciar un nuevo conflicto ni publicitar nada; simplemente quería que la imagen se convierta en un territorio de negociación o en un examen para nuestras psicosis”.

Bound to fail es el título que se le ha dado a esta subasta de arte de la postguerra, moderno y contemporáneo. Se sigue el hilo conductor del tema del fracaso, como aquello a lo que se arriesgan los artistas cuando van más allá de los límites desafiando el concepto de las bellas artes y el éxito comercial. Como vemos, Cattelan se lo toma al pie de la letra.

En estas pujas, también ocupó un lugar destacado el artista americano Jeff Koons, cuya obra “Una pelota total equilibrio cisterna” no quedó muy lejos del éxito de Cattelan. La pieza consiste en una bola de baloncesto que se encuentra suspendida en el centro exacto de una pecera prismática llena de agua. Esta pieza fue muy aclamada, y se vendió por un remate final de $15,285,000. Ana Robledano Soldevilla @ARobledano