En Actualidad

Gordillo presenta su particular ‘Memorándum’ del siglo XXI 

El Museo Universidad de Navarra inaugura la muestra más ambiciosa del artista, con más de un centenar de obras que repasan las dos últimas décadas de trayectoria del sevillano, ahora repartidas por toda la planta cero del centro y por la sala Torre del Museo. El propio Gordillo confiesa que es una exposición «hecha a capricho», donde se ve su proceso de trabajo «como a través de un microscopio».


Luis Gordillo tiene 86 años pero sigue manteniendo vivo su idilio con la pintura. Prueba de ello es la cantidad de trabajos inéditos que presenta en la exposición que hoy abre sus puertas en Navarra: hasta un 70% de las obras se exhiben aquí por primera vez. La última pieza, de hecho, está fechada en enero de 2021, es decir, que acaba de salir del taller del artista (que visitamos en el número ARS48).

Memorándum es una exposición que muestra los principales trabajos del autor sevillano desde el año 2000 hasta la actualidad, con especial atención a los cinco últimos años. Tampoco faltan obras emblemáticas o cuadros históricos, que ayudan a completar la visión global del proceso creativo del autor e ilustran cómo superpone, multiplica, recorta o repite hasta la saciedad un mismo objeto, hasta encontrar la variación definitiva.

«No se trata de una retrospectiva, sino de ofrecer luz sobre el desarrollo artístico de Gordillo. Somos un centro investigador y por eso queremos ofrecer una nueva perspectiva de uno de los pintores vivos más importantes de nuestro país», ha dicho el director Valentín Vallhonrat durante la presentación.

En realidad el proyecto se planteó hace más de dos años, cuando Sema D’Acosta propuso al artista organizar una exposición centrada en sus modos de trabajar, utilizando como punto de partida las obras recientes. «La idea inicial era plantear una muestra contraria a la retrospectiva donde Luis, ese tótem cultural, tuviese mucha presencia y participase de forma activa», ha explicado el comisario. Precisamente por eso, el recorrido no es cronológico, sino más bien «dialéctico, para entender los funcionamientos del artista».

Seis apartados componen la completa muestra, que por primera vez ocupa todos los espacios expositivos del Museo Universidad de Navarra. Una primera sala reflexiona sobre las «Caras-Carotas», elemento recurrente en la trayectoria de Gordillo. Le siguen varias estancias centradas en sus «Pinturas expandidas», esa dualidad entre «Pintura horizontal/pintura vertical» y la investigación en torno a la imagen, donde aúna fotografía, collage y dibujo. Capítulo aparte merecen los seis cuadros recientes que ilustran el «Periodo de confinamiento» o las series en las que predomina la división fragmentaria (recortes de periódico, cómics, cuadernos o juguetes infantiles se mezclan y dividen en parcelas).

*Más información en el artículo «Radiografía del alma» de Sol G. Moreno publicado en el número ARS48 de la revista.

Según el propio Luis Gordillo, se trata de una exposición “hecha a capricho” y “la más importante” del nuevo milenio. “En ella se ve mi proceso de trabajo como a través de un microscopio: moléculas que se van haciendo más complejas y fabricando cuerpos. Porque en mi pintura, cada día es más importante aglutinar los cuerpos pictóricos”.

Conmovido por la magnitud del proyecto y su resultado final, el artista confiesa que el título de la muestra, Memorándum, procede de la idea de “decir por fin la verdad, como en el notario”. Si bien también posee un matiz irónico, porque en el fondo se ríe de la excesiva importancia que se concede a menudo a dicha palabra. “Tiene el aroma de algo que se va acabando, aunque yo me veo trabajando por lo menos otra década más”.

La variedad de trabajos nuevos expuestos en el Museo Universidad de Navarra son el mejor ejemplo de que Luis Gordillo es un artista en activo que todavía tiene mucho que aportar a nuestra pintura. Su Memorándum puede visitarse hasta el 12 de septiembre. Sol G. Moreno

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search