En Mercado

Feito y la abstracción en Ansorena

La sala ofrece, en su cita de los días 29 y 30 de septiembre, una destacada selección de piezas entre las que brillará de nuevo la de Fernando Zóbel


(Si quiere saber los resultados de la subasta, pulse aquí)

 

Los inicios de la abstracción en nuestro país están marcados fundamentalmente por dos grupos: Dau al Set, en la Barcelona de finales de los años cuarenta hasta mediados de los años cincuenta, con Tàpies, Tharrats, Ponç, Cuixart, Cirlot, yendo más allá de la práctica pictórica, y El Paso, en Madrid y Cuenca, por decirlo simplificadamente, con Millares, Saura, Feito, Canogar, Rivera…, desde 1957 hasta 1960, siendo puristas.

Pero, claro, ni las cosas ni los grupos ni nada sale de la nada. Ese salto hacia la abstracción, se había estado fraguando en contacto con las vanguardias, y más en concreto en el epicentro por aquella época aún, París. Por eso es interesante poder ver algunos ejemplos de los prolegómenos, por decirlo de alguna manera. En este contexto, me parece que son especialmente interesantes dos piezas que ofrece Ansorena, procedentes de ese camino parisino. La primera, la portada de su catálogo: una Composición, 1957 (O/L, 89 x 130 cm; lote 198), típica de los últimos años del canario Óscar Domínguez, con un espacio que parece alejarse y unas formas ya tremendamente simplificadas. Presente en la muestra de 1957 en la Galerie Rive Gauche de París, y en la antológica del MNCARS de 1996 (y con etiquetas de Cachet vente Etude Rheims, Paris Mº Binoche, Espace Cardin de París en 1979, y Leandro Navarro, Madrid), se ofrece por 85.000 euros. La segunda, del catalán Antoni Clavé, Valet. Poisson et Roi, 1957 (técnica mixta y collage sobre táblex, 54 x 65 cm; 211), muestra, con figuras aún reconocibles, la aparente confusión y las texturas que dominarán las décadas posteriores… Su precio: 38.000 euros.

Ahora sí es más fácil ver el salto a la abstracción, a los valores en sí mismos de la materia, de la luz y el color, la composición, sin una necesidad concreta de un argumento. Hemos llegado a Feito y a Canogar, dos representantes destacados de El Paso. Del madrileño Luis Feito (1929), mencionemos tres piezas importantes -de las cuatro que se ofrecen, ver-, con calidad y tamaño –y por pertenecer a sus mejores años, entre 1959 y 1962, ajustando mucho-, y precio… En blancos y negros, 212, 1960 (O/L, 80 x 80 cm; 197), por 45.000 euros; en blanco, negro y con un poco de marrón, 82012 (O/L, 81 x 100 cm; 262), por 55.000 euros; y en rojo y negro, la otra alternativa buscada también por sus coleccionistas, 308, 1962 (O/L, 130 x 162 cm; 220), por 50.000 euros. Baratos no son, como quizá alguno esperaría viendo la situación actual un tanto desestructurada del país, pero es obvio que estamos ante piezas sobresalientes en su producción. Y de Rafael Canogar (1935), un menor pero también interesante, Sin título, 1960 (O/L, 62 x 51 cm; 252), por unos mucho más atractivos 15.000 euros.

En esos años ya había otros pintores y escultores cuyo lenguaje era también abstracto, por supuesto, pero no formaron grupo y tuvieron menos brillo de inicio. Uno de esos adelantados fue Fernando Zóbel, conocido en los últimos tiempos por sus glamurosas y sonadas ventas en nuestro país y fuera de él, dada su vinculación con el mundo filipino y sus derivaciones chinas en Hong Kong, mucho más fuertes económicamente que nuestra precaria economía. No se pierdan su delicado Pequeño homenaje a Stravinski, 1975 (O/L, 120 x 80 cm; 261), que se ofrece por unos atractivos 55.000 euros de inicio y por tanto, no sería extraño en absoluto, que subiera unas cuantas pujas. Con menos fuerza en el mercado, y habiendo atravesado ciertos baches, destaca Paisaje cerca del mar, 1981 (O/L, 81 x 100 cm; 212), una tardía composición del valenciano Manuel Hernández Mompó por la que se piden 28.000 euros.

Hasta ahora hemos hablado de las dos dimensiones. Si incorporamos la tercera, el panorama cambia, y los reyes desde el inicio han sido los vascos, Jorge Oteiza y Eduardo Chillida. Del primero de ellos, es interesante el Portal para un sueño (acero patinado, 1/2, 31 x 40 x 42 cm; 208), edición de tres ejemplares numerados y sin numerar, realizada en 2001, pero –y aquí viene lo concerniente al inicio de la abstracción- siguiendo un modelo experimental de los años 50. Los 19.000 euros pedidos tienen más que ver con la opinión del vasco sobre el mercado del arte, sus sorpresivos enjuagues y reediciones de sus piezas y demás, que con su reconocida y muy valorada calidad técnica, verdaderamente superior.

Y ya que estamos, vean unas derivaciones figurativas más o menos actuales interesantes. Me refiero a las dos cabezas de Rafael Canogar: Romeo, 2006 (acero cortén, 4/7 + 3PA, 36 x 26 x 28 cm; 213) y Cabezas verdes, 2011 (7 + 3PA, 31 x 23,5 x 18,5 cm; 214), por 6.000 y 5.000 euros cada una; Pastor, 1987 (madera tallada, 90 x 27 x 30 cm; 207) y Xatia, 1993 (granito negro y bronce, 30 x 80 x 38 cm; 289) de Francisco Leiro –otro de los importantes representantes de la escultura en los ochenta y noventa-, por 6.000 y 4.000 euros; y La doble cara, 2018 (bronce patinado en metal plateado, 2/9, 24 x 23 x 16 cm; 210), de Manolo Valdés, por 20.000 euros.

En el siglo XIX, por ir terminando y comentar algo brevemente del segundo día, no se pierdan la impresionante y ambiciosa composición de Anselmo Guinea, La Ribera de Zorrotzaure, 1896 (O/L, 93 x 149 cm; 710), sin duda una de las grandes piezas del bilbaíno, con esos colores suyos tan personales. Claro, por eso se espera una venta que aporte los nada fáciles 65.000 euros mínimos pedidos.

Y en pintura antigua, la tabla con El expolio de Juan Correa de Vivar (541, 38.000 euros), el bodegón de El mes de junio de Antonio Ponce (542, 40.000 euros) o los paisajes de Lucas van Uden y David Teniers (545, 22.000 euros) y el de Jan Brueghel el joven (546, 24.000 euros), por citar sólo algunos. Amplia e interesante oferta, como han leído. Daniel Díaz @Invertirenarte

Óscar Domínguez. Composición, 1957. Salida y remate: 85.000 euros
Óscar Domínguez. Composición, 1957. Salida: 85.000 euros
Rafael Canogar. Sin título, 1960. Salida: 15.000 euros. Remate: 17.000 euros
Rafael Canogar. Sin título, 1960. Salida: 15.000 euros
Anselmo Guinea. La Ribera de Zorrotzaure, 1896. Salida: 65.000 euros. No vendido
Anselmo Guinea. La Ribera de Zorrotzaure, 1896. Salida: 65.000 euros
Antoni Clavé. Valet. Poisson et Roi, 1957. Salida: 38.000 euros. No vendido
Antoni Clavé. Valet. Poisson et Roi, 1957. Salida: 38.000 euros
Fernando Zóbel. Pequeño homenaje a Stravinski, 1975. Salida: 55.000 euros. Remate: 120.000 euros
Fernando Zóbel. Pequeño homenaje a Stravinski, 1975. Salida: 55.000 euros
Luis Feito. 212, 1960. Salida: 45.000 euros. No vendido
Luis Feito. 212, 1960. Salida: 45.000 euros
Jorge Oteiza. Portal para un sueño, 2011. Salida: 19.000 euros. No vendido
Jorge Oteiza. Portal para un sueño, 2011. Salida: 19.000 euros
Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search