En Actualidad

Faraones, Toulouse-Lautrec y Olga Picasso, ejes de CaixaForum Madrid


Si la pasada temporada el programa de exposiciones (De Chirico, Warhol, Músicas en la  antigüedad, Adolf Loos y Disney, el arte de contar historias) y otras actividades culturales de CaixaForum Madrid atrajeron a más de 775.000, en la 2018-2019 van a apostar por varias exhibiciones artísticas de primer nivel que sigan uniendo las necesidades de los ciudadanos y una oferta cultural dirigida a un público cada vez más amplio.  Dentro de las muestras que se celebrarán desde el otoño de 2018 al verano de 2019 cabría destacar la primera, Faraón. Rey de Egipto, a la que seguirán La pintura: el reto permanente, con fondos de la Colección «La Caixa» de Arte Contemporáneo; Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre; la original Ópera. Pasión, poder y política; y se cerrará con Olga Picasso, que ahondará en cómo la relación convulsa de Picasso con su primera esposa Olga Khokhlova tuvo un reflejo inherente en su obra. Se podrá ver desde el 12 de junio al 22 de septiembre de 2019.

En la presentación que ha tenido lugar esta mañana han intervenido la directora general adjunta de la Fundación Bancaria «la Caixa», Elisa Durán, quien destacó que «esperamos que durante 2018 se acerquen a CaixaForum Madrid entre 800.000 y 850.000 personas, siempre apostando por la calidad de la visita al centro cultural» y añadió que «cuidamos la oferta cultural, la pedagogía y la fidelización del público que se acerca a nuestras actividades para que el arte y la cultura mejoren la vida de las personas»; Ignasi Miró, director del Área de Cultura de la Fundación La Caixa, por su parte, ahondó en la propuesta expositiva e indicó que todas ellas ayudan a contextualizar la importancia de artistas como Picasso en un período poco conocido de su obra, la figura de Toulouse-Lautrec en una época de cambio, la importancia de la figura simbólica y terrenal de los faraones que lideraron el devenir de Egipto durante 30 siglos, lo emocional de un género total como la ópera y la reflexión de los creadores sobre la pintura en las últimas décadas del siglo XX, representados en la Colección «La Caixa» de Arte Contemporáneo. Estuvieron acompañados por la  directora de CaixaForum Madrid, Isabel Fuentes, quien desglosó los cuatro tipos de programas impulsados en Madrid: EduCaixa, CaixaForum Familia, público general y la novedad que está suponiendo y supondrá en esta temporada CaixaForum Found, que quiere atraer a personas vinculadas con la experiencia de la cultura más contemporánea, además de mencionar los ciclos de conferencias literarias, los conciertos de música, los talleres didácticos, el cine, entre diferentes tipologías de actividad organizadas por el centro cultural.

La Fundación «la Caixa» continúa su colaboración el British Museum, con el que acaba de renovar por cuatro años más (2020-2024) y el Museo del Louvre para organizar proyectos de colaboración y ahora con el primero de ellos presentará la exposición Faraón. Rey de Egipto, comisariada por Marie Vandenbeus y por Neal Spencer, que se inaugurará el 17 de octubre y permanecerá abierta hasta el 20 de enero.  La selección de 160 piezas permitirá un viaje apasionante por el universo de los faraones, líderes espirituales y terrenales que gobernaron Egipto desde el año 3100 a. C hasta la conquista romana en el año 30 d. C.

Los objetos presentes ilustran toda la dimensión simbólica y la ideología de la realeza egipcia pero también las realidades que habitaban detrás de dichos personajes, casi todos masculinos y alguno femenino como Cleopatra y otras. Ni todos los faraones fueron hombres ni todos eran egipcios como apuntó Ignasi Miró y eso es algo que pondrá de relieve esta exposición. Algunos de los reyes egipcios fueron venerados como Amehontep I, quien mandara construir las tumbas del Valle de los Reyes, mientras que otros habitaron en el olvido. Todos los relieves, bustos, estatuaria y joyas, las incrustaciones de colores o las tablillas de barro, o el arco de madera que se podrán admirar son piezas que fueron elaboradas para proyectar la imagen que quisieron proyectar entre sus súbditos y para la posteridad, de unos representantes de los dioses en la Tierra, que ejercieron un poder casi total.

La siguiente propuesta expositiva será La pintura: el reto permanente,  que reúne piezas de artistas  que iniciaron su trayectoria plástica en los años sesenta y setenta del pasado siglo, representados en la Colección de Arte Contemporáneo de La Caixa, entre los que conviene mencionar a Robert Ryman, los neoexpresionistas alemanes Polke y Richter, los españoles Juan Uslé y Ángela de la Cruz y otros como Agnes Martin, Tillmans o Richard Tuttle.  El eje central será ver cómo la pintura en la segunda mitad del siglo pasado supo expandirse como respuesta a la representación de otras disciplinas como la fotografía, la escultura, el grabado o la instalación. Esta exposición será comisariada por Nimfa Bisbe, jefa de colecciones de arte de «La Caixa, y se podrá ver desde el 31 de enero al 24 de marzo de 2019.

Uno de los hitos del programa quizá sea Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre, que contará con el comisariado de Phillip Denis Cate, director emérito del Zimmerli Art Museum de Nueva Jersey, y que reunirá más de 350 obras, procedentes de numerosos centros internacionales, que partiendo de lo que supuso Montmartre como polo de desarrollo cultural del París finisecular, y de la fuerza del artista nacido en Albi como punto central junto a pintores de la talla de Signac, Bonnard y Henri-Gabriel Ibels; escritores como Alphonse Allais y Alfred Jarry; músicos como Satie; cantantes como Aristide Bruant o bailarinas como Loie Fuller.

En este barrio parisino en las dos últimas décadas del siglo XIX fueron confluyendo movimientos artísticos de disciplinas muy variadas que ayudaron a construir el espíritu de Montmartre, lo que hizo posible definir la estética vanguardista posterior. En las pinturas, dibujos, grabados, esculturas, cartesles y fotografías o un teatro de sombras itinerante encontraremos un universo que ya forma parte de la memoria colectiva de París y de la cultura universal, y también ayudará a contextualizar la trayectoria de un artista singular como Henri Toulouse-Lautrec, que fue una figura decisiva en ese período histórico. Se podrá contemplar entre el 20 de febrero y el 19 de mayo de 2019.

En la temporada 2017-2018, CaixaForum organizó una muestra con fondos procedentes del Museo del Louvre titulada Músicas de la antigüedad y a través de los objetos expuestos se podía apreciar la importancia de la música para las antiguas civilizaciones. En esta ocasión, a partir de finales de abril y hasta junio da un paso más con Ópera. Pasión, poder y política, comisariada por Kate Bailey, conservadora del departamento de Artes Escénicas del Victoria & Albert Museum de Londres, que ha co-organizado la exposición. Y pretende ofrecer una experiencia inmersiva a través de ocho estrenos operísticos en ocho ciudades europeas, lo que supondrá un viaje apasionante de la evolución de este género total desde el siglo XVII hasta la actualidad. Para ello se apoyará en  tecnología multimedia con una puesta en escena innovadora que evocará ocho momentos álgidos en la historia europea de este arte mayor en los últimos cuatro siglos.

Desde la Venecia de Monteverdi en 1642 cuando se estrenó L’incoronazione di Poppea hasta Lady Macbeth de Mtsennks de Shostakóvich en Leningrado (1932-1934), pasando por los estrenos de Rinaldo de Händel en Londres(1711); Las bodas de Figaro de Mozart en Viena (1786); Nabucco de Verdi en Milán (1842); Tannhäuser de Wagner en París (1861); Pepita Jiménez de Albéniz en Barcelona (1896) y Salomé de Richard Strauss.

Y para concluir la temporada Olga Picasso, comisariada por Emilia Phillippot, conservadora de Pinturas y Dibujos del Museo Picasso de París, Joachim Pissarro, profesor de Historia del Arte y director del College Galleries de la City University of New York; y Bernard Ruiz-Picasso, copresidente de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte y nieto del genio malagueño. A través de las obras elegidas, entre pinturas, dibujos, documentos escritos y fotográficos, se podrá reconstruir la relación de Picasso con su primera esposa Olga Khokhlova, nacida en una ciudad ucraniana del Imperio ruso en 1891, que fue bailarina de los Ballets Rusos de Diaghilev y que conoció a Picasso en 1917.

Entre ellos hubo una relación emocional muy intensa, que impregnó algunas de las mejores creaciones de Picasso en ese período de entreguerras, conocido como período clásico en el que Olga sirvió como modelo de muchas de sus pinturas. En el recorrido previsto se podrá ver la evolución del pintor, desde las líneas finas y elegantes con cierta melancolía que definen la primera etapa de su relación con Olga, pasando por el período en que su esposa dio a luz a su hijo Paul, inspirando numerosas escenas de maternidad, que esbozan una relación serena, pero que fue cambiando a medida que en la vida del pintor fue entrando otra mujer, Marie-Thérèse Walter, que se convertirá en su amante. A partir de ese momento la figura de Olga se irá rompiendo en representaciones violentas que reflejaban la crisis de la pareja. Julián H. Miranda

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search