En Mercado

El Museo de Brooklyn continúa desangrando su colección

Apenas un día después de subastar una decena de piezas en Christie’s el 15 de octubre, con las que obtuvo 6,6 millones de dólares, la institución privada americana anuncia que ofrecerá un nuevo conjunto de cuadros de Monet, Degas, Matisse y Miró el próximo día 28, esta vez en Sotheby’s. El objetivo final: recaudar los 40 millones que se propusieron en septiembre para salvar al museo, siempre amparados por la modificación de la ley que le permite el ‘deaccessioning’.  



Suma y sigue. El Museo de Brooklyn que hace unas semanas se despidió definitivamente de diez de sus cuadros, tiene que decir adiós ahora a Monet, Dubuffet y otros maestros modernos y contemporáneos. De esta forma, continúa su estrategia de venta de cuadros para salvaguardar la institución, que ya tiene que lamentar la pérdida de una Lucrecia de Lucas Cranach el Viejo (aunque puede que los cinco millones obtenidos por ella ayuden a sobrellevar la pena).

El pasado mes de septiembre ya aludíamos a esta práctica que se está convirtiendo en habitual dentro de los museos privados, especialmente de aquellos que necesitan urgentemente financiación para hacer frente al agujero de gastos provocado por la pandemia. La venta de fondos propios a la que han recurrido algunas instituciones es una medida drástica y polémica porque supone dejar escapar parte de su riqueza patrimonial, pero necesaria a juicio de sus responsables.

En aquel artículo decíamos que el Museo de Brooklyn era uno de los primeros en beneficiarse de las nuevas regulaciones estadounidenses de la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD en sus siglas en inglés), que desde abril de 2020 y hasta abril de 2022 no penaliza la venta de obras si son para «el cuidado de sus colecciones», deaccessioning es el término utilizado.

También alertábamos de que esta medida sin precedentes se extendería como la pólvora en estos tiempos convulsos y desgraciadamente así ha sido. Baste citar el Museo de Arte de Baltimore, el Museo de Everson en Siracusa o el Centro de Palm Springs de California como ejemplos, tal y como señala The Art Newspaper.

En el caso concreto del museo que aquí nos ocupa, parece que la solución ha sido satisfactoria. Prueba de ello es que piensa repetir la operación, aunque esta vez será Sotheby’s quien subaste las nuevas piezas seleccionadas. La idea es superar las cifras obtenidas el pasado 15 de octubre con la primera venta en Christie’s, en la que se recaudaron 6,6 millones de dólares, una cifra nada desdeñable aunque inferior a lo esperado.

El remate de su pieza estrella, Lucrecia, se convirtió en el mayor triunfo de la jornada de Old Masters, tras escalar desde los 1,8 millones iniciales hasta superar los cinco millones tras una intensa puja entre cinco compradores. Esta pintura acaparó más del 75 % de las ganancias totales del museo, que también consiguió un buen resultado por Orillas del Loue con rocas a la izquierda de Gustave Courbet adjudicado en el apartado de European Art Part I por 798.000 dólares (partía en 400.000).

Frente a estos dos lotes, que juntos superaron seis de los 6,6 millones totales, unos remates menores de las siete obras restantes que apenas rebasaron su precio inicial, como San Joaquín y santa Ana de Francesco Botticini que se adjudicó en 35.000 dólares (estimación 30.000-50.000) y una Virgen con Niño entronizada de Giovanni del Ponte que se quedó en 75.000 dólares, solo 5.000 dólares más que el precio de salida.

Algunas incluso tuvieron que venderse más baratas, como ocurrió con Mujer italiana de pie sosteniendo una jarra de Corot, cuyo comprador pagó 125.000 dólares, cuando se estimaba entre 200.000 y 300.000 dólares. Además, hubo un lote que quedó sin adjudicar.

Da la impresión de que el museo neoyorquino ha querido probar la acogida del deaccessioning permitido por la ley antes de atreverse con obras de mayor valor. Por eso la semana pasada solo ofreció un lote estrella en Old Masters y varias obras menores durante su ‘estreno’.

Ahora, y tras haber tanteado el mercado, prepara su segunda venta prevista para el 28 de octubre. Plantea así una nueva subasta en Sotheby’s más potente y suculenta, con nombres propios de récord como Degas, Matisse o Monet, cuyas obras parten por encima del millón de dólares (2,5 en el caso del impresionista). También se subastarán un par de obras de Jean Dubuffet estimados entre 2,5-3,5 millones cada uno, además de una mesa diseño de Carlo Mollino que sale por un precio inicial de 1,5 millones.

Según explica la propia casa de subastas en un comunicado, otras muchas piezas del museo saldrán a la venta a lo largo de otoño, dentro de las secciones de Arte Contemporáneo, Impresionista, Moderno e incluso en una venta especial dedicada a objetos de Fabergè que tendrá lugar en noviembre.

Anne Pasternak, directora del Museo de Brooklyn, reitera que «aunque resulta doloroso ver cualquier obra de arte abandonar nuestros fondos, su salida no socava en modo alguno los puntos fuertes de la colección”. Justifica estas operaciones por la falta de liquidez de la institución y mantiene que el dinero recaudado servirá para crear un Fondo de Cuidado de la Colección a medio/largo plazo.

La previsión de conseguir 40 millones de dólares se antoja complicado, pero parece que el tercer museo más grande de Nueva York está dispuesto a intentarlo. La duda es saber cuántas ventas especiales tendrá que organizar para conseguirlo. Sol G. Moreno

Da la impresión de que el museo neoyorquino ha querido probar la acogida del ‘deaccessioning’ permitido por la ley antes de atreverse con obras de mayor valor. Por eso la semana pasada solo ofreció un lote estrella en Old Masters y varias obras menores durante su ‘estreno’.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search