En Mercado

El marfil colonial, obtiene los mejores resultados de la subasta de Durán

La última licitación de la sala de la calle Goya estuvo protagonizada por una de las tendencias más afianzadas en el mercado de las artes decorativas, me refiero al arte colonial. Tendencia que ha supuesto algunas de las ventas más importantes en los últimos años en nuestro país. Siendo en esta ocasión la eboraria indoeuropea la que ha obtenido los mejores resultados, si bien no tuvieron importantes subidas, por su calidad destacaba el lote 818, una escultura de Cristo Crucificado de la escuela indo-portuguesa s. XVIII, en marfil tallado y policromado, sobre cruz de plata repujada y cincelada con motivos vegetales, sobre un pie de altar en madera tallada, por los 7.500 euros en que se había tasado. El resto de los lotes citados también encontraron comprador como las esculturas con iconografía de la Inmaculada Concepción del S. XVIII, en 800 con salida en 500 euros; por 550, el 801 en sus 350 euros de partida, el 802 de 500 euros a 550 , el 803 una pieza con policromía en ojos, labios y dorado en ribetes del manto, sobre peana de marfil tallada con cabeza de angelito subió de 400 euros a 600 y el 804 también tallada en marfil con restos de policromía en las cabezas de los angelotes y cabeza de la serpiente, en buen estado de conservación, con salida en 500 euros por 800 euros.

Se presentaba una selección de campanillas de Malinas fechadas en el S. XVI, siguiendo modelos del Taller de Malinas, reciben este nombre por proceder, en origen, de esa ciudad las características tipológicas son semejantes en todos los casos, fundidas en bronce, de pequeño tamaño decoradas con escenas figurativas de pasajes evangélicos, bíblicos e incluso mitológico, otro rasgo más significativo por su carácter documental es la inscripción en capitales latinas que recorre el pie, donde ya en latín o en flamenco, suele aparecer el año de fundición de la pieza y el nombre de del orfebre, estas piezas tuvieron bastante éxito y se exportaron a varios países europeos, sacándose moldes de originales importados con objeto de obtener copias idénticas por lo que existe una gran cantidad de “campanillas de Malinas” dispersa por museos y colecciones de todo el mundo, ya se trate de originales flamencos o de vaciados, como en el Museo de Valladolid, Convento de Franciscanas de Guadix, aquí se presentaban los lotes 872 a 885 que en su mayoría encontraron comprador como el lote 872 formado por cuatro campanillas realizadas en bronce, S. XVI, de 475 a 550, el 873 también compuesto por cuatro campanillas en bronce por sus 475 euros de salida, el 878 tres campanillas por sus 375 euros iniciales o el 884 tres campanas en bronce por los 375 de partida.

Una vez más la plata, que suele ser una apuesta sobre seguro en Durán, cosechando en esta ocasión notables ventas como el lote 649, un barco de plata española punzonada, ley 916, peso de 4.717 grs, cuya puja comenzó en 800 euros alcanzó la cantidad de 3.500 euros. Se vendió también por 2.500 euros el lote 692, una cubertería en plata español punzonada, Ley 916, con contrastes del orfebre Miguel Espuñes, peso de 6.067 grs , con mueble cubertero en madera plumeteada barnizada en tono de nogal. Mariano Santos @AntgOln

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search