El ‘alma’ en el ojo de Bernardo Pérez, retrospectiva en el Hay Festival

El ‘alma’ en el ojo de Bernardo Pérez, retrospectiva en el Hay Festival

La Alhóndiga de Segovia acoge hasta el 10 de octubre la retrospectiva Compromiso con la realidad, del fotoperiodista Bernardo Pérez (Madrid, 1956), que reúne más de 700 instantáneas de los últimos 46 años, seleccionadas por el comisario Antonio Graell,  que ha contado con el apoyo de Víctor Lerena y Aurelio Martín. Las fotografías de Bernardo Pérez, casi todas publicadas en El País, constituyen un friso visual muy completo de los principales acontecimientos nacionales e internacionales, desde la política y sociales a la crónica cultural de unas décadas muy convulsas.

La exposición, organizada por el Hay Festival y el Ayuntamiento de Segovia, y promovida por la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV), permite acercarnos a la trayectoria de un fotógrafo de prensa, que ha tocado diferentes géneros, desde el retrato y los reportajes, pero siempre con el ojo atento para captar con su cámara lo que acontece, pendiente de la luz, pero sobre todo de contar en imágenes noticias de interés social.

Javier Marías a finales de diciembre de 2014 (publicada en El País). Fotografía de Bernardo Pérez Tovar
Un espectador fija su mirada en varias imágenes de la política nacional e internacional, con afectados de Bankia, contención policial en una manifestación y Julian Assange, entre otros temas captados por Bernardo Pérez. Foto de sala: Cortesía de la organización

Una de las características de las fotografías que resumen su vida profesional es la de estar comprometido con transmitir la veracidad de lo que capta con su cámara, hechas con libertad y al servicio de la información de un periódico diario como El País, del que forma parte desde hace más de cuatro décadas. Siempre ha estado atento a la evolución de los medios y ha sabido adaptarse a los continuos cambios en las redacciones para ofrecer nuevos formatos porque sabe que la fotografía “renueva  su importante papel y su peso cada vez que nos encontramos en el devenir del tiempo ante situaciones trascendentales que necesitamos aprehender como en este mismo momento ocurre y volvemos una y otra vez sobre ellas para formar criterio”.

Gran parte de esa afirmación se constata al recorrer la retrospectiva. Dotado de un lenguaje muy personal, cuida la calidad de las imágenes, para ofrecerlas a lectores atentos que respetan con rigor los hechos, una característica que siempre ha acompañado sus instantáneas.

El recorrido se estructura en tres salas, con las cerca de 700 fotografías, entre otras 45 imágenes interactivas, gracias a una aplicación creada por él a comienzos del siglo XXI. Estas fotografías contienen una marca de agua digital, invisibles para el ojo humano pero que pueden ser leídas por dispositivos digitales (móviles y tabletas). Estas últimas imágenes se convierten así en puertas de entrada a internet, dirigidas a contenidos como los videos que se podrán ver y que contienen más fotografías del mismo año o de la misma temática.

La  sala central, contiene una biografía y una cartela explicativa del contenido que introduce la muestra, y en un televisor con pantalla grande se pueden ver los retratos en carrusel de Gente con luz, una serie en torno a esas personas de las que emana un aura y a las que Bernardo Pérez de una forma empática ha sabido extraer rasgos de su personalidad.

Al fondo de la sala cuelgan una selección de 20 fotografías, nuevamente editadas, de los cuatro reportajes publicados en El País Domingo en 2010 dedicados a los “Agujeros negros del planeta”, escritos por Javier Ayuso con fotografías de Bernardo Pérez, que tuvieron foco en cuatro países como Bangladesh, Haití, República Centroafricana y Gaza, una mirada a entornos que no deberían existir para la dignidad humana. Hay retratos estremecedores como en de esa joven de Bangladesh con la cara desfigurada por el ácido que le vertieron en la misma pero donde el fotógrafo mantiene un respeto sin caer en el sensacionalismo.

De ahí se pasa a la sala principal, que es donde se recoge una antología temporal de su trabajo en el diario El País, con una foto emblemática como El niño de los periódicos, cartel de la exposición. A lo largo de dos largas paredes de más de 20 metros se suceden a la derecha fotografías de Política y Social, en orden descendente, de 2021 a 1976, y en la parte izquierda con la misma cadencia temporal otras tantas de Cultura y Sociedad hasta completar un friso relevante de lo acontecido para la memoria colectiva de varias generaciones de españoles, con retratos de Juan Goytisolo, Borges, María Kodama o el recientemente fallecido Javier Marías, uno de los mejores escritores españoles del último medio siglo. En ese espacio hay algunas fotografías muy especiales para Bernardo Pérez, reunidas en un atril, que documentan un viaje en tren que realizó desde la Patagonia hasta la frontera con los Estados Unidos.

Y en la tercera sala presenta un proyecto en curso, iniciado en 2021, con el titulo de Bar, imágenes en blanco y negro que nos hablan de las diferentes relaciones sociales que se establecen en estos lugares de encuentro. Viendo la exposición uno se da cuenta, aun más, que no todos tienen la capacidad para contarnos esas historias sin palabras como lo hace Bernardo Pérez, capaz de extraer imágenes que son el reflejo de la realidad que vivimos.

Dos visitantes contemplan una parte de "BAR", una serie fotográfica en curso que Bernardo Pérez comenzó en 2021. Foto de sala: Cortesía de la organización
Vista de sala con dos espectadoras junto a fotos de Borges, Olof Palme o Felipe González tras su triunfo en 1982. Fotografía: Cortesía de la organización