En Mercado

Casi 600 millones de euros en Sotheby’s por la colección Macklowe

La casa de subastas bate récords en la venta de la primera mitad del conjunto de obras que reunieron Harry y Linda Macklowe. Los expertos han descrito las obras de la colección como las mejores de los mejores artistas en sus mejores años. Alberto  Giacometti, Mark Rothko, Andy Warhol, Cy Twombly y Pablo Picasso son algunos de los autores incluidos en la licitación. Con todos los lotes adjudicados y 596 millones de euros recaudados, se trata de la subasta con mejor resultado de la historia de Sotheby’s.

El pasado lunes Sotheby’s obtuvo el mejor resultado de su historia para una venta única: 596 millones de euros por los 35 lotes de la colección Macklowe. Además, también fue el mayor resultado global para una subasta en la que todas las obras ofrecidas pertenecen al mismo propietario. Esta acumulación de récords se ha debido al divorcio del matrimonio formado por Harry y Linda Macklowe.

La ex pareja compró durante décadas obras de los artistas más queridos y codiciados en el mercado: Giacometti, Rothko, Picasso, Pollock… Hace cinco años comenzaron los trámites de divorcio y las discrepancias en la división y valoración de su colección –con una diferencia de más de 30 millones de dólares– motivó la venta de las principales piezas para facilitar el reparto.

A un proceso personal descrito por otros medios como amargo y muy complejo, se unió la batalla entre las dos principales casas de subastas, Sotheby’s y Christie’s, para ver quien conseguía el consignement (el derecho a actuar como intermediarios en la venta). Esta competición tuvo como resultado un trato muy favorable para los dueños, ya que se alcanzó el compromiso de asegurar las ventas en su totalidad. En la práctica, esto quiere decir que la ganadora de la contienda, Sotheby’s, estuvo dispuesta a poner sobre la mesa un respaldo de más de 500 millones, que en caso de que cualquier lote quedase invendido, sería utilizado para hacer frente a un precio de reserva acordado con los Macklowe.

Este tipo de práctica –popularizada en las últimas décadas a raíz de las peleas de los dos gigantes del mercado por atraer a los propietarios con las mejores obras– es muy arriesgado, y en el pasado ha significado la pérdida de dinero para la casa de turno incluso en una subasta con un buen resultado aparentemente. Por ejemplo, de nada sirve vender el 80% de los lotes por encima de su estimación más alta si el 20% restante está asegurado por su precio de reserva y la suma es superior al porcentaje de beneficios de las adjudicaciones.

En esta ocasión, la apuesta no podría haberle ido mejor a Sotheby’s. No solo fue una venta «de guante blanco» –expresión que se refiere a la venta de la totalidad de los lotes– sino que, además, marcó récords: la subasta con mejores resultados en Sotheby’s y la venta con un único propietario con mejores resultados para cualquier casa a nivel global. Además, se batieron otros récords en los precios de las propias obras como con Número 17 de Jackson Pollock vendido por 54 millones de euros –su anterior mejor resultado era de 51 millones en 2013–, o con Sin título #44 de Agnes Martin por 15,6 millones de euros (su anterior récord era de 9 millones en 2016).

El plato fuerte de la noche fueron una pintura, No. 7 de 1951, de Mark Rothko y una escultura, La nariz, de Giacometti. Los dos contaban con unas estimaciones de 62 a 80 millones de euros y los dos acabaron en manos de coleccionistas que pujaban desde Asia. Sin embargo, el primero tuvo mejor fortuna con un remate de 73 millones de euros (el segundo mejor resultado para el artista). El giacometti lo adquirió Justin Sun –un inversor de criptomonedas y coleccionista de NFT afincado en Hong Kong– por 69 millones de euros. Sun anunció que donaría la pieza a ApeNFT, un fondo de propiedad fraccionada del que es socio a través de su fundación.

Estos espectaculares resultados pueden haber sido condicionados por una situación ajena al mercado –un complejo divorcio–, pero se convierten en sintomáticos por el clima general de revalorización del que estamos siendo testigos estos últimos meses en el terreno del contemporáneo. En un tono similar, también hemos asistido a la superación del récord del artista latinoamericano más cotizado. Hasta este martes la distinción correspondía a Diego Rivera. Su pintura, Los rivales, se vendió en 2018 por casi 9 millones de euros, pero el furor que despierta Frida Kahlo –que a estas alturas es más un icono que un personaje histórico– se ha materializado en la adjudicación por 31 millones de euros del autorretrato Diego y yo también en Sotheby’s.

La segunda parte de la venta Macklowe está prevista para mayo del próximo año y será interesante ver si el mercado responde con el mismo –o mayor– entusiasmo. Dado el clima general en el mercado de contemporáneo de primer nivel, parece casi garantizado que así será. Héctor San José.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search