En Mercado

910.000 euros por un Morales en Alemania

Un Cristo con la Cruz a cuestas atribuido a Luis de Morales se remata en 910.000 euros en la casa de subastas alemana Nagel. La pintura partía de 10.000 euros. Su composición sigue el modelo del Cristo de la tabla del Colegio del Patriarca  pero incluye las dos manos aferradas a la Cruz tal y como se ve en la obra atribuida al maestro renacentista del MNAC. Se sitúa como la segunda pieza más cara de Morales adjudicada en subasta.


La casa de subastas Nagel, con sede en Alemania, ha sorprendido hoy al mercado de maestros antiguos con la adjudicación de un Cristo con la Cruz a cuestas atribuido a Luis de Morales por 910.000 euros (sin comisiones). La pintura partía de 10.000 euros, pero su evidente calidad no ha pasado desapercibida.

Con este resultado se posiciona como la segunda obra más cara –en subasta– del Divino detrás de La Virgen del Sombrero adjudicada en Sotheby’s por 1,6 millones de euros en 2010. Le siguen el Nacimiento de la Virgen, también vendido en Sotheby’s, por 750.000 euros en 2003; un Ecce Homo que alcanzó 640.000 euros en Christie’s en 2000, y la Virgen del Sombrero de la colección Arango que tiene el récord para una venta de Morales dentro de nuestras fronteras con 550.000 euros de remate en Sala Retiro en 2012.

Compositivamente, esta obra inédita de Cristo con la Cruz a cuestas sigue el modelo realizado para San Juan de Ribera, que se conserva en el Real Colegio Seminario del Corpus Christi en Valencia. La principal variación respecto a este también es un elemento que le otorga un elevado valor en el mercado: se representan las dos manos en vez de una sola. Esa modificación se da de igual manera en el Portacruz atribuido a Morales del Museu Nacional d’Art de Catalunya.

En cuanto a su procedencia, en la parte trasera de la tabla se encuentra una etiqueta antigua en alemán que incluye el título, describe el marco y menciona la «Koll.: Marquis von Aguado». Esta referencia puede aludir a la colección del I marqués de las Marismas del Guadalquivir, Alejandro María de Aguado, quien reunió una excelente y amplia colección dispersa tras su venta en París en el siglo XIX. Además, en la trasera también aparece lo que podría ser un número de inventario: «6|68 X».

Este es un descubrimiento digno de celebrar y que sin duda los especialistas pondrán en contexto con el resto de la producción de un artista tan prolífico como Morales. De momento, podremos especular con el destino de la pieza. Héctor San José.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search